El Puente impulsa La Palma y su volcán como destino turístico

·4 min de lectura

Medios locales y nacionales se han hecho eco este fin de semana de las dos caras de una realidad que el puente de Todos los Santos ha puesto más en evidencia que nunca en La Palma tras más de 40 días de erupción sin tregua del Cumbre Vieja. Por un lado, los habitantes de la isla desalojados, que miran al volcán con preocupación sin saber si su casa seguirá allí cuando todo esto acabe. Por otro, los miles de turistas que se agolpan en uno de los miradores para contemplar el espectáculo de la lava.

Se han habilitado autobuses al mirador de la iglesia de Taluya, en La Palma, para los miles de turistas llegados a la isla para contemplar la erupción del volcán. (Foto: Europa Press via Getty Images)
Se han habilitado autobuses al mirador de la iglesia de Taluya, en La Palma, para los miles de turistas llegados a la isla para contemplar la erupción del volcán. (Foto: Europa Press via Getty Images)

Un amplio reportaje de El País recoge cómo este fin de semana ‘largo’, que incluye el lunes como festivo, ha convertido a la isla canaria en un hervidero de turistas con el mirador de la iglesia de Tajuya (El Paso) como lugar predilecto para ver la erupción. Para facilitar la movilidad de los 10.000 turistas llegados al lugar, estimación dada por Miguel Ángel Morcuende, director técnico del Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias (Pevolca), el Cabildo ha habilitado autobuses que los trasladan hasta el mirador. La espera para subirse a uno de ellos puede llegar a superar la hora debido a la alta afluencia.

Desde las instituciones han alentado en cierta manera el turismo como una forma de apoyo a la economía de la isla. “Agradecemos que vengan tantos turistas. Hemos pedido apoyo, y esto lo es, para solventar parte de los problemas que tenemos en la isla. Esto confirma lo que hemos dicho todos los días, que la isla es segura”, declaraba en rueda de prensa este mismo sábado Morcuende, 

En aras de la seguridad, explicaba también que “hemos desviado el tráfico y habilitado la lanzadera para mejorar la seguridad de las personas. Estamos tratando de evitar que haya víctimas ante un evento como el que nos ocupa y preocupa”.

La alta ocupación de la isla ha llegado incluso hasta la prensa internacional. En Infobae, medio argentino, se hacían eco de que en Booking, uno de los sitios más populares para hacer reservas, se indicaba que para este puente la ocupación hotelera era del 99%. Para el finde semana siguiente, también supera el 90%. También cuesta conseguir un billete para el ferry. Hay que puntualizar que no todas las plazas hoteleras están disponibles para los turistas. Hay vecinos que han tenido que abandonar sus casas que han sido realojados en hoteles. También hay periodistas y personal del servicio de emergencias desplazado a La Palma. Y a eso hay que sumar que hay alojamientos que, debido a su situación, permanecen cerrados.

En una isla donde el turismo supone el 20% del PIB, que este se mantenga activo pese a todo, no deja de ser una noticia positiva en medio de la tragedia. Además de que contribuye a enviar el mensaje que han repetido en más de una ocasión desde las instituciones: La Palma es segura. El problema, la paradoja, está en la doble cara de la erupción. La que protagonizan quienes acuden hasta allí para contemplar el espectáculo de la lava saliendo de la tierra y quienes lo han perdido todo.

El mirador de la iglesia de Tajuya es uno de los lugares desde donde mejor se aprecia la erupción. (Foto: REUTERS/Borja Suarez)
El mirador de la iglesia de Tajuya es uno de los lugares desde donde mejor se aprecia la erupción. (Foto: REUTERS/Borja Suarez)

En algo de lo que se han quejado algunos lugareños en testimonios recogidos a lo largo de los más de 40 días de crisis volcánica y que tienen efectos, dicen, como la subida de los alquileres. En declaraciones a El Independiente recogidas por Infobae, Juan Pablo González, gerente de Ashotel reconocía que “es importante que la isla vaya recuperando la normalidad, pero está colapsada y algunas carreteras cortadas por la lava. Lo que menos se necesita ahora mismo es turistas en coche que obstaculicen el tránsito de los servicios de emergencia”.

En ese mismo sentido, la mañana de este lunes, el medio local El Time, publicaba una información bajo el título ‘Entre el “quédese en casa” y el “haga turismo de volcán”’ donde se incidía, precisamente, en la paradoja en la que está instalada la isla desde hace mes y medio. En su reportaje, contraponen la imagen de carreteras con colas larguísimas y vecinos a los que se les pide “confinamiento voluntario”. Y, añadía el texto, “son esas contradicciones a las que un día sí y otro también se enfrenta la sociedad palmera”.

EN VÍDEO | Miles de turistas llenan La Palma para ver el volcán de Cumbre Vieja

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente