¿Me puedo vacunar frente a la COVID-19 si estoy embarazada, amamantando o quiero ser madre?

·10 min de lectura

Encontrar un verdadero consenso en Europa no siempre es fácil. La crisis del coronavirus lo ha vuelto a dejar en evidencia con los debates sobre el uso de las mascarillas, las normas de distanciamento social, el cierre de escuelas y muchos otros protocolos surgidos a raíz de la emergencia sanitaria.

Sin embargo, los países europeos sí parecen estar de acuerdo en un tema: la recomendación a las mujeres embarazadas de vacunarse contra la COVID-19.

Solo hay unos pocos estudios sobre los efectos de la vacuna en las mujeres embarazadas -y en el feto-, pero los científicos opinan que el riesgo de contraer la enfermedad del COVID-19, tanto para la madre como para el niño, es mayor que los posibles peligros de la vacunación.

"La COVID-19 durante el embarazo también supone un riesgo para el bebé. Las mujeres embarazadas que se infectan con COVID-19 durante el embarazo tienen un mayor riesgo de parto prematuro y sus hijos un mayor riesgo de acabar necesitando cuidados intensivos. Estos son hechos que conocemos hoy en día", explica la Organización Mundial de la Salud (OMS) en relación con una recomendación de vacunación para las mujeres embarazadas.

España, pionero en preconizar la vacunación a embarazadas

En julio, España fue uno de los primeros países de Europa en recomendar la vacunación de las mujeres embarazadas y en periodo de lactancia con vacunas de ARNm, es decir Pfizer o Moderna, "en cualquier momento" de la gestación.

"En base a los datos disponibles -que no muestran efectos adversos sobre el embarazo- y a las recomendaciones de otros países, se propone que las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia sean vacunadas con vacunas de ARNm cuando sea apropiado según el grupo prioritario al que pertenezcan, en cualquier momento del embarazo".

La ministra de Sanidad española, Carolina Darias, dijo en julio que era necesario "trabajar en la concienciación sobre la vacunación de las mujeres embarazadas".

¿Y los efectos secundarios?

Según la recomendación de la Sociedad Alemana de Ginecología y Obstetricia (DGGG) "la vacunación no muestra diferencias en el perfil de efectos secundarios en comparación con las mujeres no embarazadas".

En su recomendación, la DGGG se basa en un registro de Estados Unidos en el que se recogen más de 100.000 perfiles de mujeres embarazadas. En consecuencia, no hay pruebas de que se produzcan complicaciones más frecuentes (abortos, mortinatos, partos prematuros, restricción del crecimiento fetal, malformaciones, muerte neonatal) tras la vacunación de la COVID-19.

¿Está protegido el bebé por la vacunación?

Según los expertos, es muy probable que el feto también esté protegido contra el coronavirus si la madre está vacunada. En las mujeres embarazadas vacunadas con ARNm se forman anticuerpos contra el Sars-Cov-2, que en la prueba -al igual que en las mujeres no embarazadas- son "significativamente más altos" que después de una infección. Estos anticuerpos producidos por la madre también podrían detectarse en el recién nacido.

¿Es necesario interrumpir la lactancia tras la vacunación?

El ARNm de la vacuna no se encuentra en la leche materna tras la evaluación de la DGGG. Por lo tanto, no es necesario interrumpir la lactancia. Hay indicios de que los niños amamantados pueden desarrollar defensas inmunitarias como resultado de la vacunación de la madre, ya que los anticuerpos formados por la vacunación han sido detectados en la leche materna.

Vacunar a las personas en contacto

Además de vacunar a las mujeres embarazadas, la principales autoridades sanitarias de Alemania, tanto el Instituto Robert Koch como la Comisión Permanente de Vacunación (STIKO) y la DGGG, recomiendan que se vacune a las personas que están cerca de las mujeres embarazadas (parejas, médicos, matronas).

Quiero quedarme embarazada, ¿debo vacunarme?

En el portal de la COVID-19 de la Clínica de Múnich se informa a las mujeres que quieren tener hijos de que la vacunación contra la Sars-CoV-2 no produce problemas de fertilidad ni en el hombre ni en la mujer.

"No observamos ningún aumento de la infertilidad, ni de la tasa de abortos espontáneos, ni de la tasa de malformaciones debido a la vacunación", se lee allí.

La clínica también señala un matiz de advertencia: "Lo que estamos observando en nuestras clínicas son complicaciones severas de la COVID-19 en mujeres embarazadas, y por lo tanto, madres jóvenes que han estado en cuidados intensivos durante varias semanas y no pueden ver a su hijo".

La DGGG también señala que en las mujeres embarazadas -si no están vacunadas- se observan síntomas graves de la COVID-19 con mayor frecuencia. Tienen que recibir cuidados intensivos seis veces más y necesitan ventilación asistida hasta 23 veces más.

Las mujeres embarazadas que contraen la COVID-19 tienen un riesgo 26 veces mayor de morir durante el parto, y el riesgo de parto prematuro es de hasta el 80% para las que padecen la enfermedad.

Según el Instituto Paul Ehrlich, "la mejor seguridad posible para la exclusión de daños en los órganos reproductores y la alteración de la reproducción en los seres humanos está garantizada en el marco de la aprobación de un medicamento". Por ello, se recomienda expresamente la vacunación si se quiere tener hijos, para que la protección exista ya al principio del embarazo.

Alemania

En Alemania se ha tardado un poco más que en otros paíse europeos en recomendar la vacunación a embarazadas. Desde el 17 de septiembre la STIKO recomienda la vacunación de las mujeres embarazadas a partir del cuarto mes de embarazo con una vacuna de ARNm, es decir, con Comirnaty de BioNTech/Pfizer o Spikevax de Moderna.

Por lo tanto, las mujeres embarazadas deben ser vacunadas con dos dosis con un intervalo de tres a seis semanas (BioNTech / Pfizer) o de cuatro a seis semanas (Moderna).

Según la STIKO, las mujeres en periodo de lactancia también cuentan "explícitamente como grupo objetivo a vacunar", y se les aplican las mismas recomendaciones que a las embarazadas.

¿Por qué se ha dudado tanto en recomendar la vacunación? En Alemania, la Comisión Permanente de Vacunación (STIKO) decide si la vacunación tiene sentido para los individuos y la población.

En este contexto, los expertos esperaron hasta poder evaluar datos suficientes sobre el riesgo de enfermedades graves por infección de COVID-19 en el embarazo y sobre la eficacia y seguridad de la vacunación en mujeres embarazadas y lactantes.

"Una recomendación debe basarse siempre en una buena base de datos", explicó la STIKO, razón por la cual había esperado antes de hacer un llamado explícito a la vacunación de esta parte de la sociedad.

Las mujeres embarazadas que residen en Alemania ya pueden vacunarse frente a la COVID-19 en consulta con un médico.

Austria

Austria califica de "evidente" el efecto de la vacuna COVID-19 para las embarazadas. El Comité Nacional de Vacunación (NIG) recomienda la vacunación con vacunas de ARNm: "Hasta el momento, solo existe una experiencia limitada con el uso de las vacunas COVID-19 en mujeres embarazadas; por ello, se prefieren las vacunas de ARNm a la hora de vacunar".

Suiza

Aproximadamente al mismo tiempo que Alemania, la Oficina Federal de Salud Pública (BAG) y la Comisión Federal de Vacunación (Efik) aconsejaron la vacunación contra el coronavirus para todas las mujeres embarazadas, "incluidas las que no tienen enfermedades previas o se encuentran en situaciones especiales de riesgo". La vacunación sólo debe realizarse en el segundo o tercer trimestre de embarazo con una vacuna de ARNm (Moderna o BioNTech / Pfizer). La Sociedad Suiza de Ginecología (SGGG) había solicitado la recomendación por adelantado.

La vacunación también se aconseja para las personas en contacto con las mujeres embarazadas.

Italia

El 24 de septiembre, el Gobierno de Roma recomendó la vacunación de las mujeres embarazadas y en periodo de lactancia "en el segundo y tercer trimestre, y en el primero solo después de evaluar los posibles riesgos y beneficios". Lo mismo se aplica a las mujeres en periodo de lactancia.

Francia

En Francia, las mujeres a partir del segundo trimestre (semana 16 de amenorrea) tienen acceso prioritario a la vacunación contra la COVID-19. La vacunación es posible desde el primer trimestre. Las vacunas recomendadas actualmente son las dos de ARNm, Pfizer o Moderna.

Si la primera dosis se administró al principio del embarazo, cuando aún no se conocía la gestación, no hay pruebas de que sea problemático para la madre o el desarrollo del feto, independientemente de la vacuna.

Según Francia, no hay estudios sobre la migración de las vacunas a la leche materna. Sin embargo, teniendo en cuenta la velocidad a la que el organismo descompone los ARN de las vacunas y los mecanismos biológicos de captación de los ARNm de las vacunas, no se esperan efectos relacionados con las vacunas en los bebés y niños amamantados por una mujer vacunada.

La decisión a favor o en contra de la vacunación debe tomarse en relación con la lactancia y, especialmente, en presencia de factores de riesgo, en estrecha consulta con el médico, la matrona o el ginecólogo.

Hungría

En Hungría se permite vacunar a las mujeres a partir del segundo trimestre de embarazo. La primera dosis debe administrarse después de la semana 12 de embarazo y la segunda antes de la semana 36. También se recomienda la vacunación frente a la COVID a las madres lactantes.

Bélgica

Tal y como anunció el Conseil Supérieur de la Santé el 21 de abril de 2021, basándose en los datos científicos y en la situación actual de los datos en ese momento, se recomienda que las mujeres embarazadas se vacunen sistemáticamente contra el COVID-19. "Las mujeres embarazadas tienen un mayor riesgo de desarrollar COVID-19 grave y dar a luz prematuramente".

Si la embarazada padecen patologías como obesidad antes del embarazo, hipertensión arterial, diabetes, etc., la vacunación es aún más recomendable.

El Consejo Superior de Salud (CSS) no se opone a la vacunación sistemática de las mujeres que quieren quedarse embarazadas. No hay indicios de que aumente el peligro.

Todas las mujeres en periodo de lactancia pueden vacunarse, especialmente si trabajan en el sector sanitario o pertenecen a otros grupos de riesgo que deben ser vacunados de forma prioritaria.

Países Bajos

También en los Países Bajos se recomienda que las mujeres embarazadas, las que están amamantando y las que quieren tener hijos se vacunen contra el coronavirus. "Si está embarazada, puede vacunarse contra el coronavirus con total seguridad. La vacuna no es perjudicial ni para usted ni para el niño que lleva en su vientre", dice una hoja informativa emitida por el Gobierno.

Rusia: el único país con vacuna antivectorial

En Rusia, desde finales de junio, se aconseja a las mujeres embarazadas que se protejan con la vacuna Sputnik V contra una infección de grave por COVID-19.

En agosto, el director del Instituto Estatal de Epidemiología y Microbiología Gamaleya de Moscú, Alexander Gintsburg, declaró que la vacunación con Sputnik-V era normal en las mujeres embarazadas y que la vacuna no tenía ningún efecto sobre los recién nacidos, aparte de transmitirles los anticuerpos de la madre.

Sin embargo, las autoridades lamentan que la cobertura de vacunación contra el coronavirus entre las mujeres embarazadas en Rusia sea baja.

La vacunación se recomienda a partir de la semana 22 de embarazo, en algunos casos desde la 18. Se recomienda encarecidamente que se vacunen sobre todo las mujeres con enfermedades preexistentes, como diabetes, obesidad o problemas renales.

De las cuatro vacunas aprobadas en Rusia, Sputnik V, EpiVacCorona, CoviVac y Sputnik Light, solo Sputnik V está aprobada para las mujeres embarazadas. Sputnik V es una vacuna llamada vectorial como las vacunas desarrolladas por AstraZeneca y Johnson & Johnson, lo que quiere decir que no es una vacuna de ARNm.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente