Qué puedes hacer si tu pareja y tú no veis el mismo peligro en el coronavirus

·7 min de lectura
Pareja enfadada (Photo: PIXELSEFFECT VIA GETTY IMAGES)
Pareja enfadada (Photo: PIXELSEFFECT VIA GETTY IMAGES)

No existe nadie en el mundo que esté de acuerdo siempre con su pareja, pero la pandemia ha puesto bajo el foco ciertas facetas de las relaciones que antes no eran tan visibles y en las que muchas parejas tienen puntos de vista muy diferentes.

Desde el principio de la pandemia, en muchos hogares ha habido conflictos en torno a los riesgos y las medidas de seguridad. Antes había más gente convencida de seguir las directrices de las autoridades sanitarias y tomar las precauciones adecuadas para reducir la propagación del virus.

Sin embargo, ahora que estamos en una fase diferente, las restricciones han disminuido a medida que ha aumentado el acceso a las vacunas. Algunas personas consideran que, mientras estén vacunadas, deberían poder reanudar su vida prepandemia en todos los sentidos. Mientras tanto, sus parejas quizás se sientan menos cómodas con ciertas conductas a medida que los casos siguen aumentando y los científicos dan la voz de alarma sobre nuevas variantes.

“En este momento de la pandemia, nos enfrentamos a un número enorme de microdecisiones, desde si debes comer en un restaurante hasta si debes o no ponerte la vacuna de refuerzo o vacunar a tus hijos pequeños”, comenta Damona Hoffman, asesora de citas y presentadora del podcast Dates & Mates. “Era más fácil para las parejas que no estaban de acuerdo cuando las restricciones eran más estrictas y claras. Ahora se ven obligadas a enfrentarse al mismo desacuerdo cada vez que salen de casa”.

¿Qué puedes hacer si tu pareja y tú estáis vacunados pero seguís sin estar de acuerdo respecto a los riesgos específicos? Estos son los consejos de los psicólogos.

Es normal estar en desacuerdo

“Puedes dar por sentado que tendréis vuestras diferencias”, señala Terri Orbuch, profesora de Sociología de la Universidad de Oakland y autora de Secrets to Surviving Your Children’s Love Relationships: A Guide for Parents. “De esta manera, es menos probable que te frustres y te decepciones si la realidad no cumple con tus expectativas”.

No es necesariamente algo malo si tu pareja y tú veis el mundo de manera distinta.

“A medida que los problemas de la pandemia evolucionen, también lo harán las diferencias entre tu pareja y tú”, avisa Orbuch. “Y, dado que la pandemia tiene giros nuevos y distintos de lo que todos hemos experimentado en nuestra vida, es posible que no dejes de descubrir nuevos puntos de vista de tu pareja que no se parecen a los tuyos”.

Habla de tus preocupaciones

“Haced una lista de las cosas con las que no estáis de acuerdo, empezando por las más importantes”, aconseja la neuropsicóloga Sanam Hafeez.

Organizar tus preocupaciones de antemano puede facilitar una conversación más productiva. No lo trates como una lista de reproches, sino como un esquema que te ayudará a comunicarte.

“Hablad de vuestras diferencias con calma”, propone Orbuch. “No insultéis. Eligid un buen momento para hablar. Hablad en primera persona sobre vuestros pensamientos, no en segunda con reproches. Por ejemplo: ‘A mí me da miedo cuando quedas con tus amigos sin mascarilla’”.

Hoffman destaca la importancia de responsabilizarte de tus propios sentimientos y de tu grado de comodidad personal, en lugar de intentar demostrar que tienes razón.

“Es posible que tu pareja se adapte para tu comodidad”, señala. “Sin embargo, es poco probable que un sermón tuyo sirva para que cambie su estilo de vida”.

Recuerda que estáis en el mismo equipo

A lo largo de vuestras conversaciones, es fundamental recordar que tu pareja y tú estáis en el mismo equipo. Esto debéis tenerlo en cuenta sobre todo si tenéis hijos y de verdad os importa su salud y bienestar.

“Recomiendo a las parejas que dibujen un diagrama de Venn”, propone Mabel Yiu, terapeuta matrimonial y familiar. “Está el círculo del ‘tú’ y el del ‘yo’, y esos dos círculos se solapan parcialmente. Está bien que haya espacio para cada uno, pero centraos en ese trozo que se solapa”.

También recomienda que os preguntéis si estáis dispuestos a poner en peligro la relación por este desacuerdo, para ayudaros a recordar vuestros objetivos comunes y a tener una conversación equilibrada. Aunque tengáis puntos de vista diferentes, demostrad que os respetáis y os apreciáis.

“Para que una relación sobreviva, no podéis convertir vuestro día a día en un continuo desacuerdo”, comenta Hoffman. “Evaluad vuestro riesgo en la pandemia y con qué os sentís cómodos en este momento, sin olvidar que a medida que la situación evolucione, también podríais cambiar vuestra perspectiva. Una vez que sepas cómo te sientes en ese preciso momento, tienes que encontrar la forma de decírselo a tu pareja”.

(Photo: Jasmin Merdan via Getty Images)
(Photo: Jasmin Merdan via Getty Images)

Intenta entender la perspectiva de tu pareja

Al igual que esperas que tu pareja te escuche cuando le cuentas tus preocupaciones, es importante que también escuches e intentes comprender su punto de vista.

“Muestra compasión y empatía”, dice Yiu. “Hay que aceptar y respetar que habrá diferencias”.

Orbuch explica que no hay dos personas que vean el mundo exactamente igual, pero sí pueden intentar comprender mejor sus diferencias.

“Intenta comprender la perspectiva de tu pareja”, dice. ”¿Por qué se siente así? ¿Cómo podéis respetar la perspectiva del otro y seguir respetando vuestra respectiva comodidad?”.

Haceos preguntas y comparad vuestras formas de reaccionar a la nueva información a medida que la situación evoluciona.

Buscad formas de comprometeros

“Aunque vuestros desacuerdos parezcan insalvables, hay formas de comprometeros”, afirma Hafeez. “Por ejemplo, si uno de los dos no quiere viajar en avión, ¿es hasta que acabe la pandemia o hasta hasta que se alcance una determinada incidencia baja?”.

Hay que hablar de incidencias, plazos y expectativas a largo plazo. Hafeez también aconseja hablar sobre las razones que justifican los distintos niveles de miedo al coronavirus.

“Las personas que temen por su seguridad pueden tener traumas pasados”, comenta. “Del mismo modo pero a la inversa, alguien que se muestra muy reacio a cumplir las normas de salud pública puede estar rebelándose contra una infancia con unos padres controladores”. Conocer el origen del problema debería ayudar a abordar los distintos puntos de vista con más compasión y menos frustración”.

Como pareja, podéis buscar actividades que puedan realizarse sin un grupo numeroso para que el miembro de la pareja con menos miedo no sienta que está perdiendo el tiempo.

“Y para la persona con más miedo, quizás una visita al médico le ayude a entender qué actividades son más seguras para alguien de su grupo de edad y salud general”, propone Hafeez.

Si uno de los miembros de la pareja quiere ir a una reunión en la que no hay muchas restricciones, tal vez el otro miembro pueda llegar a un acuerdo para establecer una cuarentena a su regreso o hacerse una prueba de coronavirus. Se trata estar abiertos a la adaptación y de hacer pequeños ajustes.

“El virus y la forma de reaccionar ante él hacen aflorar la carga emocional de muchas personas”, afirma Hafeez. “El objetivo es tener un hogar tranquilo y seguro en el que se pueda disfrutar de la vida. Las relaciones implican un compromiso y los asuntos más importantes quizás requieran negociaciones y cierto margen de maniobra por parte de ambos miembros de la pareja”.

Mantén tus cuidados personales

“No dejes que esa ansiedad te invada y afecte a tu bienestar”, subraya Orbuch. “Mantén tus cuidados personales. De lo contrario, será más difícil lidiar con las diferencias y el estrés de las discusiones”.

Date cuenta de la energía física y mental que supone vivir en una pandemia y gestionar al mismo tiempo los conflictos de la relación. Si estas discusiones te alteran los nervios, no pasa nada por hacer una pausa.

“Respira hondo”, recomienda Yiu. “Tómate 20 o 30 minutos y rebaja la tensión de la situación, pero asegúrate de retomar la conversación. Cálmate, pero termínala”.

Si no llegáis a ningún acuerdo, nada te impide trazar tus propios límites.

“Los límites son muy importantes”, indica Hoffman. “Si traicionas tus propias creencias o tu sensación de seguridad por tu pareja, habrá resentimiento. No puedes controlar las acciones de tu pareja, pero puedes decirle cómo te afectará a ti en la relación si no está dispuesta a hacer unos ajustes”.

Si empiezas a ver mayores diferencias o sientes que tu pareja no te escucha y transgrede continuamente tus límites, puede que sea el momento de analizar seriamente vuestra situación, sobre todo si tenéis hijos y a ti empieza a preocuparte su seguridad.

“Sentirse a salvo es crucial para confiar en la relación”, dice Hafeez. “Si discutís todos los días, deberíais buscar ayuda profesional”.

Este artículo fue publicado originalmente en el ‘HuffPost’ Estados Unidos y ha sido traducido del inglés por Daniel Templeman Sauco.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente