¿Pueden provocar daños las mamografías?

Nuevas pautas del Colegio Americano de Médicos indican a partir de qué edad deberían iniciarse las mamografías de forma regular, y por qué un ‘diagnóstico excesivo’ no es bueno

Con la detección precoz del cáncer se pueden descubrir pequeños focos cancerosos en la mama, microtumores que no se ven a simple vista, ni palpándose. Pero no todas estas células cancerosas son peligrosas. La mayoría desaparecen espontáneamente. (Foto: Getty)

El objetivo de la mamografía de detección (como el de la autoexploración) es detectar tumores antes, cuando es más fácil de tratar. Idealmente, esto debería significar que se diagnostican menos mujeres cuando los tumores son más grandes, crecen rápidamente y son más difíciles de atacar.

Sin embargo, los daños de un examen de detección excesivo pueden incluir pruebas de seguimiento invasivas innecesarias y tratamientos para el cáncer de tumores que nunca hubieran progresado o conducido a la muerte, lo que también se conoce como diagnóstico excesivo.

Y es que aunque la mamografía no es una intervención quirúrgica ni conlleva dolor, puede acarrear algunos inconvenientes: los falsos positivos, el sobretratamiento y un exceso de radiación. Entonces, ¿podría resultar inútil -y hasta peligroso- someterse a pruebas de detección precoz del cáncer de mama?

Sin embargo, la detección precoz también puede causar importantes daños colaterales que anulan el beneficio e incluso provocan, al final, un aumento del riesgo de morir de cáncer o de enfermedad cardíaca en las mujeres que gozan de buena salud y que se someten a ellas. (Foto: Getty)

“Desafortunadamente, actualmente no se puede distinguir la diferencia entre los cánceres de mama con diagnóstico excesivo en comparación con los cánceres que serán perjudiciales para las mujeres, por lo que recomendamos el tratamiento para todos”, señalan los expertos.

El cáncer de mama es más común a medida que las mujeres envejecen y algunos de los daños de las pruebas de detección, como los falsos positivos, son menos frecuentes en las mujeres mayores, lo que hace que el beneficio aumente y los daños se reduzcan a medida que las mujeres envejecen.

Debido a esto, cada vez se empieza a recomendar la evaluación a partir de los años 50. Así, para la mayoría de las mujeres de 40 a 49 años de edad, los daños potenciales de las mamografías de detección superan los posibles beneficios, de acuerdo con las pautas del Colegio Americano de Médicos publicadas en ‘Annals of Internal Medicine’.

La mayoría de las mujeres mayores de 50 años se deben realizar mamografías cada dos años, según las nuevas pautas establecidas por el Colegio Americano de Médicos. Este modelo se sigue en casi todos los países europeos. (Foto: Agence Photographique BSIP / Getty)

Este sobrediagnóstico desencadena todo un protocolo de tratamiento inútil en mujeres que gozan de buena salud: tumorectomía (extirpación quirúrgica) o incluso mastectomía (amputación del seno), rayos (radioterapia), quimioterapia… con todo lo que implica en términos de dolor, riesgos, efectos secundarios (aumento del riesgo de muerte por cáncer o enfermedad cardíaca) y traumas psicológicos. En muchos casos en vano.

Una vez que las mujeres comienzan a hacerse mamografías, deben continuar hasta la edad de 74 años, edad en la que deben de interrumpirse en aquellas en las que tienen una esperanza de vida de 10 años o menos.

Es decir, que el screening debe realizarse cada dos años en mujeres entre los 50 y los 74 años, ya que a partir del decalustro es dónde se sitúa la mayor incidencia de este tumor. Éste es precisamente el protocolo que se indica en España, donde, acorde con Europa, se comienza con el cribado periódico a los 50, salvo algunas autonomías donde se adelanta a los 45, como la Comunidad Valencia, Navarra y Castilla-La Mancha; a pesar de que “no hay evidencias científicas” para adelantar la primera revisión.

Es más, una investigación publicada en la revista del National Cancer Institute concluyó que la mamografía de detección no resulta de utilidad para las mujeres menores de 40 años y sus posibles daños podrían superar los beneficios. No solo se trata de la preocupación y la angustia que un resultado ‘falso positivo’ puede generar, sino también del daño potencial causado por la radiación y el resto de pruebas invasivas e innecesarias.

Sin embargo, los expertos matizan que no en todos los casos es así, y que cuando una mujer da falso positivo, sobre todo en el rango de edad recomendado para las mamografías regulares, hay que analizar el caso. Así lo explica en La Vanguardia, la investigadora Marta Román, bioestadística del servicio de Epidemiología del hospital del Mar y del instituto de investigación IMIM. “Si, son falsos positivos. Realmente no había ningún tumor. La mitad de los tumores que aparecen en este grupo están en la mama contraria a la del falso positivo, así que esa duda que llevó a más pruebas no se refería a una lesión que luego se convirtió en tumor”, aclara la investigadora. “Pero sí indica que hay una susceptibilidad biológica a tener más lesiones. Una propensión a la anomalía. Pero no en esa lesión concreta que causó la revisión de la prueba”.

En lo que no hay dudas es en el caso de tener antecedentes familiares; en este escenario, el primer control debe hacerse 10 años antes de la edad en que el familiar tuvo cáncer de mama.

“Es importante que todas las mujeres hablen con su médico, a partir de los 40 años, discutan los beneficios y los daños, y compartan sus valores y preferencias individuales, y participen activamente en la discusión y la decisión sobre cuándo comenzar el examen de detección de cáncer de mama que sería lo mejor”, concluyen los expertos del Colegio Americano.

¿Estás de acuerdo en que haya una ‘edad ideal’ para las mamografías o crees que la decisión debe ser individual y consensuada con el médico?

También puede interesarte:

De los 50 a los 30: la ‘nueva’ edad de mayor riesgo para el cáncer de mama

Demanda al fabricante de sus prótesis mamarias tras desarrollar una forma rara de cáncer

¿Qué relación hay entre la comida y el cáncer de mama?

Así puedes reducir el riesgo de desarrollar un tumor maligno

Cáncer de mama y pseudoterapias: nunca más

Diagnóstico cáncer de mama: ¿Y ahora qué hago?

Los factores ambientales detrás del cáncer de mama

El cáncer de mama no es sólo cuestión de sexo y edad