¿Puede una servilleta luchar contra la violencia de género?

"Este cuerpo es mío, no se agrede, no se vende, no se mata. Se respeta". "No es no. Sí es sí. Insistir es acosar. Acosar es agredir". Son los lemas impresos en las servilletas de los bares en Bustarviejo, una localidad de Madrid. La idea se le ocurrió a una vecina que las vio en un bar extremeño, y le propuso al Ayuntamiento implantarlas en su pueblo. Diez bares se han sumado a la iniciativa para llevar estos mensajes a la calle. Y la idea funciona. Casi todos los vecinos la conocen y la apoyan. Las servilletas de toda la vida, que agradecían la visita al bar, ahora tratan de evitar agresiones machistas. Este año 20 mujeres han sido asesinadas. Si un trozo de papel ayuda a salvar a alguna, qué bien.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines