Varios pueblos de la Sierra Norte se quedan incomunicados por la nieve

Agencia EFE
·3 min de lectura

La Hiruela, 9 ene (EFE).- Varios pueblos de la Sierra Norte de Madrid, como La Hiruela, Puebla de la Sierra y Prádena, se encuentran esta mañana incomunicados tras las fuertes nevadas que comenzaron la tarde de ayer, con todas sus entradas y salidas bloqueadas por la nieve.

El alcalde de Puebla de la Sierra, Aurelio Bravo, ha señalado a Efe que los quitanieves "no han pasado en toda la noche" por su municipio, de forma que hay una cantidad acumulada de más de 40 centímetros y "no se puede salir ni se puede entrar".

Bravo apostilla que las máquinas quitanieves "no han llegado a estos pueblos en toda la noche", porque terminaron sus labores en Buitrago y no pudieron acudir a otros pueblos como Puebla de la Sierra, Prádena o La Hiruela.

El bloqueo de esta localidad ha impedido, incluso, que una familia del pueblo pudiera celebrar un entierro previsto para esta mañana.

En cuanto a servicios, uno de los dos bares de la localidad (que también vende productos de primera necesidad) está actualmente cerrado, mientras que el otro "seguramente abrirá solo para dar el pan". Por ello, "todos los vecinos deben estar en su casa", recalca el edil.

El mayor problema, agrega Bravo, es que el pueblo lleva desde Nochebuena sin sal, puesto que ha sido imposible conseguirla por cualquier vía en la última semana.

Por ello, "es preferible no limpiar las calles", porque ello implica la formación de hielo, "y, al no tener sal, es más peligroso".

La situación es la misma en La Hiruela, cuyo alcalde, Ignacio Merino, ha confirmado a Efe que las quitanieves tampoco han pasado por sus carreteras en toda la noche, de forma que se han acumulado hasta 30 centímetros de nieve.

"La situación es extraordinaria en toda la región, así que tampoco podemos decir nada al respecto", apostilla el regidor, quien apunta que ha hablado esta mañana con los coordinadores de la Comunidad de Madrid para pedirles ayuda, aunque la respuesta ha sido que "están todos trabajando a tope en otras zonas, y que llegarían cuando pudieran".

También en La Hiruela se quedaron sin sal hace semanas, aunque tienen alguna cantidad menor que consiguieron este jueves, a nivel particular.

Pese a todo, la situación es "tranquila" y piden a los vecinos que permanezcan en sus casas, y que les informen si tienen alguna necesidad con las que se les pueda ayudar.

En el pueblo más pequeño de Madrid, Madarcos, apuntan que su situación "no es de las más complicadas en el norte", porque las nevadas no han sido tan copiosas y acumulan alrededor de 10 centímetros de nieve, según ha detallado a Efe su alcaldesa, Eva Gallegos.

Por ello, aunque no han pasado las quitanieves, el escenario es más llevadero y "la gente está tranquila", especialmente los mayores, que "han vivido esto y más, y saben perfectamente lo que tienen que hacer".

Lo peor, concluye, es que hay un poco de ventisca, lo que puede dificultar la situación y la salida de los vecinos.

(c) Agencia EFE