Publica un vídeo manipulando una extraña criatura marina sin saber que era potencialmente mortal

El usuario de TikTok @julianobayd compartió en su cuenta un tierno vídeo acompañado de un insecto que a priori parecía inofensivo pero cuya peligrosidad fue detectada casi al instante por los usuarios de la red social china, que le escribieron rápidamente en la sección de comentarios que se alejase del animal para evitar cualquier sintomatología o efecto secundario adverso.

El joven se encontraba en una playa de Australia cuando se topó con este pequeño ser con el que se puso a juguetear en un pequeño charco realizado por él mismo en la orilla del mar sin pensar en el peligro que esto podía suponer para su salud. Incluso en uno de sus vídeos bromeaba con que esa mini babosa azul se trataba en realidad de un pokemon por su color tan brillante y exclusiva rareza.

Esta peculiar criatura que combina varias tonalidades de color se trata de un dragón azul, conocido técnicamente como “glaucus atlanticus”, una especie de molusco que mide apenas entre 3 y 4 centímetros de largo pero cuya picadura puede causar una grave urticaria e incluso la muerte.

En su parte dorsal, el animal presenta una mezcla entre el azul plateado, azul pálido, azul oscuro y hasta el negro. Su cuerpo es plano, aunque muestra seis apéndices que se ramifican en rayos y sus dientes se asemejan a unas pequeñas espadas. Esta especie se localiza en diversos mares del mundo, aunque impera en los de aguas templadas y tropicales, como las del este y costa sur de Sudáfrica, Europa, Mozambique o como sucede en este caso, a lo largo de la costa de Australia.

Una de sus principales características es que flotan boca abajo sobre la superficie del océano, aunque esto no significa que se mantengan ahí todo el tiempo. A pesar de que suelen vivir mar adentro, las olas pueden arrastrarles hasta la orilla, algo potencialmente peligroso, porque pueden ser descubiertos por los humanos y que estos se acerquen a ellos atraídos por su belleza.

La alimentación del dragón azul se basa en depredar a otros organismos de mayor tamaño como la carabela portuguesa, una especie marina similar a la medusa cuya picadura puede ser muy peligrosa. De ella suele adquirir su veneno, ya que en su cuerpo cuenta con inmunidad frente a esta sustancia. Lo que sí puede hacer es seleccionar y almacenar las toxinas para reservarlas y recogerlas en sacos especializados en las puntas de sus dedos, fabricando así un veneno más fuerte y potencialmente mortal.

No obstante, las consecuencias que acarrea tocar a este animal no suelen ir más allá de síntomas como una picadura dolorosa o reacciones cutáneas como dermatitis, eritema o pápulas urticarianas. Además, puede provocar hiperpigmentación posinflamatoria aunque su pinchazo solo sería mortal en caso de tener alergia al veneno o de exponerse demasiado tiempo junto al animal.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente