El PSOE propone que los menores de 16 necesiten autorización judicial para cambiar de sexo

Manifestantes a favor de la Ley Trans, frente al Congreso (Photo: Europa Press News via Getty Images)
Manifestantes a favor de la Ley Trans, frente al Congreso (Photo: Europa Press News via Getty Images)

Manifestantes a favor de la Ley Trans, frente al Congreso (Photo: Europa Press News via Getty Images)

El PSOE sigue avanzando en sus enmiendas a la Ley Trans de cara a su presentación este lunes. En una de ellas, avanzadas por EFE, se recoge que los menores de 16 años necesiten una autorización judicial para poder cambiar de sexo en el registro.

El texto original contempla que los menores de 16 y mayores de 14 puedan cambiar de sexo en el registro “asistidos en el procedimiento por sus representantes legales”, sin la necesidad de que lo autorice un juez.

“Las personas menores de 16 años y mayores de 12 podrán solicitar la autorización judicial para la modificación de la mención registral del sexo en los términos del capítulo I bis del título II de la Ley 15/2015, de 2 de julio, de Jurisdicción Voluntaria”, dice el borrador de enmienda del grupo socialista.

Mantiene el derecho a la libre autodeterminación de género para los mayores de 16 años, tal y como indica el proyecto de ley que salió del Consejo de Ministros el pasado mes de junio y que se encuentra en el Congreso para su tramitación parlamentaria.

Será el lunes cuando los socialistas registren sus enmiendas definitivas a la futura norma, después de varias semanas prorrogando el plazo, lo que ha originado el enfado del Ministerio de Igualdad y su socio de Gobierno, así como de los colectivos LGTBI, que urgen a aprobarla cuanto antes.

Tanto el Consejo de Estado como el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) plantearon en sus informes la necesidad de que un juez interviniera en el cambio de sexo registral de los menores para velar por su interés superior y evaluar su grado de madurez y la estabilidad de la situación de transexualidad.

El informe del Consejo Fiscal avaló el proyecto de ley diseñado por el Gobierno, pero la mitad de los vocales firmaron un voto particular en el que subrayaban que solo con autorización judicial “se salvaguarda el superior interés del menor de edad garantizando plenamente la seguridad jurídica”.

Entre las 16 “preenmiendas” socialistas a las que ha tenido acceso EFE, el PSOE pide modificar el artículo 65 para eliminar de su título la violencia intragénero (la que tiene lugar dentro de la pareja LGTBI).

De esta forma, señala en su propuesta que, en caso de que exista una condena por un delito de violencia doméstica, una orden de protección o cualquier otra resolución judicial que acuerde una medida cautelar en favor de la víctima, ésta podrá solicitar la reordenación de su tiempo de trabajo, la movilidad geográfica y el cambio de centro de trabajo a sus empleadores, que deberán atender la solicitud en la medida de sus posibilidades organizativas.

En cuanto a la reversibilidad del cambio de sexo, el grupo socialista mantiene que pueda hacerse a los seis meses del cambio registral, pero defiende que sea también autorizado por un juez, requisito que en el proyecto no se exige.

Además, quiere reforzar la protección del colectivo LGTBI en el ámbito rural e incluye el estudio del “sexilio”, entendiendo éste como “el abandono de las personas LGTBI de su lugar de residencia por sufrir rechazo, discriminación o violencia, dándose especialmente en las zonas rurales”.

En este sentido, quiere que en el plazo de un año desde la aprobación de la norma, a través del Consejo de Participación de las personas LGTBI, se establezcan los mecanismos adecuados para recabar datos sobre la migración del colectivo dentro de España, y con ellos “se contemplará, en su caso, como causa de despoblación”.

En empleo, plantea eliminar la mención expresa a las personas trans, con especial atención a las mujeres de este colectivo, en los planes de igualdad y no discriminación .

Al tiempo, reclama que se favorezcan medidas de acción positiva para la contratación y el empleo estable de personas trans, dentro de los mecanismos de empleabilidad y planes de inserción de personas en riesgo de exclusión social.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.