El PSOE pone rumbo a las elecciones con Madrid y Valencia como grandes retos

·6 min de lectura

Madrid, 19 sep (EFE).- El PSOE pone rumbo a las elecciones municipales y autonómicas de mayo de 2023 con el inicio este lunes del proceso de primarias en algunos ayuntamientos y comunidades autónomas y con dos grandes retos: recuperar Madrid y mantener el Gobierno valenciano, uno de los más amenazados por el PP.

La celebración del Consejo Político Federal del PSOE, que reunió el pasado sábado en Zaragoza al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con los barones socialistas, sirvió para empezar a trabajar los contenidos de los próximos programas electorales, pero fue sobre todo un acto simbólico.

El propio Sánchez dijo que el objetivo era mostrar "la fortaleza de un partido en forma, unido, que sale en todos y cada uno de los municipios y de los territorios a ganar las elecciones y a ser la primera fuerza política en este país".

Y es que el PSOE quiere evitar a toda costa un nuevo traspiés tras su derrota en las elecciones autonómicas del pasado mes de febrero en Castilla y León y sobre todo tras el mazazo sufrido en junio en Andalucía, tradicional feudo socialista donde el PP ganó por mayoría absoluta.

La debacle andaluza fue un revulsivo para el PSOE, que el mes de julio renovó a sus portavoces y a otros cargos de responsabilidad tanto en la Ejecutiva Federal como en el Congreso de los Diputados.

Estos cambios, demandados internamente, han abierto una etapa de optimismo en el PSOE, reforzada con la intervención de Sánchez en el debate del estado de la nación celebrado en julio en el Congreso y con el reciente cara a cara en el Senado entre Sánchez y el líder del PP, Alberto Núñez Feijóo.

"Pedro es una roca", comentaba de forma muy gráfica uno de los líderes territoriales del PSOE el sábado en Zaragoza.

Ahora el gran reto del PSOE es mantener estos buenos ánimos hasta la celebración de las elecciones municipales y autonómicas de mayo de 2023 y de las generales, previstas para finales de ese año, y convencer al electorado de que el PP de Feijóo "no es lo que parece".

Por ello, desmontar al "personaje Feijóo" y su "aparente moderación" es una de las prioridades para el PSOE, según coinciden diversas fuentes socialistas, que consideran que el PP ha tocado ya techo en las encuestas, después de que muchas de ellas lo situaran como primera fuerza.

Ante las elecciones municipales y autonómicas, las más inmediatas, el PSOE juega con la baza de que actualmente tiene mayor poder territorial que el PP.

Por ejemplo, en el caso de las comunidades autónomas el PSOE cuenta con nueve presidentes y dos vicepresidentes autonómicos, y asegura que también es "el partido más fuerte en los gobiernos locales", ya que "más de 20,6 millones de españoles tienen un alcalde o alcaldesa socialista".

EL PSOE EMPIEZA A ELEGIR A SUS CANDIDATOS

El proceso de primarias, que comienza este lunes en algunas comunidades y ayuntamientos con el plazo de presentación de candidaturas para las próximas elecciones, es un signo evidente de las fortalezas y debilidades territoriales del PSOE.

El primer hecho a tener en cuenta es que en mayo de 2023 habrá elecciones municipales en toda España y autonómicas en todas las comunidades salvo en Andalucía, Castilla y León, País Vasco, Galicia y Cataluña, aunque el PSOE no descarta que termine habiendo un adelanto electoral en Castilla y León, donde gobierna el PP con Vox.

Además, el PSOE no prevé la celebración de primarias en aquellas comunidades autónomas o ayuntamientos gobernados por un socialista que desee volver a presentarse, excepto si la militancia reúne un número de firmas suficiente para forzar la competición con algún candidato alternativo.

Es lo que ha ocurrido en Gijón, cuya alcaldesa, la socialista Ana González, ha decidido finalmente dar un paso atrás y no optar a la reelección.

A nivel autonómico, en cambio, no habrá primarias en ninguna de las comunidades gobernadas por el PSOE: Aragón (Javier Lambán), Asturias (Adrián Barbón), Baleares (Francina Armengol), Canarias (Ángel Víctor Torres), Castilla-La Mancha (Emiliano García-Page), Extremadura (Guillermo Fernández Vara), La Rioja (Concha Andreu), Navarra (María Chivite) y Comunidad Valenciana (Ximo Puig).

El PSOE aspira a volver a ganar en todas estas comunidades autónomas, aunque es consciente de la necesidad de que los partidos a su izquierda sumen, así como de la presión que el PP está ejerciendo en Aragón y principalmente en Baleares y la Comunidad Valenciana.

De hecho, diversas fuentes socialistas reconocen que una de las grandes batallas se librará en la Comunidad Valenciana, donde la coalición con Compromís ha jugado una mala pasada al PSOE, especialmente tras la imputación de la exvicepresidenta Mónica Oltra por el supuesto encubrimiento de los abusos sexuales por parte de su exmarido a una menor tutelada por la Generalitat.

Pese a ello, en el PSOE aseguran que Ximo Puig "está fuerte" y confían en que siga al frente del Gobierno tras las elecciones.

Donde sí habrá primarias será en las comunidades autónomas de Murcia, Cantabria y Madrid, una de las plazas más deseadas para el PSOE y en la que lo previsible es que el candidato sea el líder de los socialistas madrileños, Juan Lobato.

Sánchez apostó directamente por él durante su intervención el sábado en el Consejo Político Federal del PSOE al señalarlo como futuro presidente de la Comunidad de Madrid.

"Vamos a ayudarte, necesitamos al socialismo en Madrid también", le dijo.

La principal incógnita sigue siento la candidatura del PSOE al Ayuntamiento de Madrid, otro de los centros de poder que más se le resisten a los socialistas, pero donde en esta ocasión la dirección regional está marcando la estrategia a Ferraz, que aceptó por ejemplo retrasar las fechas de las primarias, según señalan fuentes del partido.

Estas mismas fuentes aseguran que el nombre ya está decidido y añaden que no quieren desvelarlo aún para dar ahora todo el protagonismo a la candidatura de Lobato para la Comunidad de Madrid.

El secretario de Organización del PSOE y número tres del partido, Santos Cerdán, descartó la posibilidad de que el poeta Luis García Montero fuera el candidato para Madrid capital, pero otras fuentes socialistas ni confirman ni desmienten esta opción.

Estas fuentes tampoco descartan la posibilidad de que sea un ministro o exministro socialista e insisten en que el candidato tiene que ser una persona con prestigio social, que tenga el cariño del público y del propio partido, y con ambición.

En el Ayuntamiento de Madrid el proceso de primarias se ha retrasado dos meses respecto al calendario general previsto por el PSOE, de forma que la presentación de candidaturas pasa de los días 19 y 20 de septiembre al 21 y 22 de noviembre, y la votación en primera vuelta del 9 de octubre al 11 de diciembre.

No es el único caso, también habrá retraso por ejemplo en Las Palmas de Gran Canaria, donde cobre fuerza el nombre de la ministra de Sanidad, Carolina Darias, como candidata, o en Cantabria, donde el vicepresidente socialista Pablo Zuloaga aún no ha desvelado aún si se presentará.

Sol Carreras

(c) Agencia EFE