El PSOE negocia ampliar en el Senado el uso de las lenguas cooficiales

·4 min de lectura

Madrid, 23 jun (EFE).- El Senado acordó en septiembre de 2021 abordar una reforma del Reglamento de la Cámara para extender el uso de las lenguas cooficiales a todas las actividades de la Cámara y ahora el PSOE negocia cómo aplicarla, con los grupos más partidarios, aunque sin llegar al extremo de universalizar el empleo de estos idiomas.

Mientras el pleno del Congreso acaba de rechazar este jueves por amplia mayoría -con los votos del PSOE, PP, Vox y Cs- una propuesta de los nacionalistas para autorizar el empleo del gallego, el catalán y el vasco en la Cámara Baja, el Senado tiene pendiente desde hace nueve meses un mandato del pleno para ampliar la utilización de estas lenguas.

La norma que rige el funcionamiento del Senado permite a los senadores dirigirse al hemiciclo en sus propias lenguas exclusivamente cuando se trata del debate de mociones, pero no pueden hacerlo al abordar iniciativas legislativas, ni en las sesiones de control, ni en los debates celebrados en comisión, salvo la de Comunidades Autónomas.

Ahora el grupo socialista, mayoritario en la Cámara Alta, admite acometer esa ampliación del derecho a usar las lenguas cooficiales españolas, pero modulando a la baja la propuesta de reforma aprobada en septiembre a partir de una iniciativa promovida por el portavoz de Junts per Catalunya, Josep Lluís Cleries.

Para ello, según señalan a Efe fuentes socialistas, el PSOE sondea con los grupos nacionalistas del Senado la posibilidad de autorizar discursos en gallego, catalán y el euskera en debates plenarios que vayan más allá de las mociones; también en alguna comisión más, donde podría implantarse de forma paulatina.

La propuesta de reforma de Cleries que ha quedado "dormida" en la Comisión de Reglamento tras ser admitida por el pleno el pasado 22 de septiembre, planteaba cambiar el artículo 84.5 de la norma.

Solicitaba permitir a los senadores "intervenir en los plenos, en las comisiones y en toda la actividad parlamentaria en cualquiera de las lenguas que tengan el carácter de oficiales en alguna Comunidad Autónoma de acuerdo con la Constitución y el correspondiente Estatuto de Autonomía".

También incorporaba otra modificación para amparar el "normal uso oral y escrito" de estos idiomas en las publicaciones de iniciativas y en la presentación de escritos en el Registro.

Calculaba el senador Cleries que todos estos cambios supondrían un coste extra anual para la institución de 950.000 euros por la necesidad de reforzar los servicios de intérpretes y de traducción de los que dispone la Cámara Alta desde que en 2011 se permitió por vez primera intervenir en el pleno usando las lenguas cooficiales.

La reforma está pendiente de que concluya el plazo de enmiendas, que se ha ido ampliando semana a semana en lo que en la práctica supone una congelación de la iniciativa a la espera de que los grupos avancen en algún acuerdo que la haga viable.

Pero el período ordinario de sesiones acaba con el mes de junio y la siguiente ampliación ya tiene fecha tope para el 6 de septiembre.

Será la última, según subrayan fuentes del grupo socialista, que busca ahora pactar una modificación reglamentaria que pueda salir adelante en el próximo período de sesiones, ya a partir de septiembre.

Y aunque el PP votó en contra de la propuesta, el PSOE afirma que le gustaría contar con el grupo popular bajo el supuesto de que los cambios no serán tan ambiciosos como proponía la iniciativa de JxCAT.

De momento, los socialistas están hablando con los representantes de las fuerzas independentistas y nacionalistas que sí parecen dispuestas a renunciar a preguntar en sus lenguas a los miembros del Gobierno en los plenos de control para no restar agilidad al debate, reconocen a Efe varios portavoces.

Pero para las discusiones de leyes no se apean de sus reivindicaciones e insisten en que debe autorizarse el debate en todas las lenguas, al igual que en las comisiones.

Pese a ello, en el grupo socialista se muestran moderadamente optimistas en cuanto a la posibilidad de pactar un acuerdo que no llegue tan lejos, ampliando el estatus actual y reconociendo, eso sí, el derecho a hablar en las lenguas vernáculas en alguna comisión concreta, como puede ser la de Entidades Locales.

El portavoz de JxCAT, Josep Lluís Cleries, explica a Efe la situación de forma gráfica: "La pelota está ahora en su tejado" porque, remarca, a los socialistas les toca "mover ficha" y presentar sus enmiendas. A partir de ahí, se verá en qué queda la reforma.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente