El PSOE se juega mucho más de lo que creía por espiar en Cataluña

·4 min de lectura
El líder de ERC, Gabriel Rufián (izda) camina por delante del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (c) en medio de la crisis por el espionaje en Cataluña. (Photo By Eduardo Parra/Europa Press via Getty Images)
El líder de ERC, Gabriel Rufián (izda) camina por delante del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (c) en medio de la crisis por el espionaje en Cataluña. (Photo By Eduardo Parra/Europa Press via Getty Images)

No es un calentón pasajero, ni un agujero que se puede tapar fácilmente con un parche, ni un asunto menor que se pueda solucionar sin que afecte al conjunto de la acción política. El espionaje a medio centenar de políticos y líderes independentistas catalanes es el torpedo más dañino que ha impactado hasta ahora en la nao Moncloa. Y el PSOE se juega mucho más de lo que creía. Muchísimo más.

Han tardado una semana en darse cuenta, pero ya se han percatado de la cruda realidad que los hechos. Y hasta el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha abandonado el discreto segundo plano en el que tan a gusto navega para dar explicaciones por primera vez desde que estallara el escándalo del espionaje. La duda que queda es saber si movido ficha a tiempo o ya es demasiado tarde.

Porque mañana se vota en el Congreso la convalidación o derogación del decreto anticrisis. Y el Gobierno no tiene garantizada a estas horas la mayoría necesaria. Y escuchando el grado de irritación de buena parte de los socios de investidura, esta vez no parece que las posiciones vayan a cambiar con gestos o concesiones puntuales. Porque, básicamente, no es posible.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Fíjense en la frase que esta mañana ha pronunciado Sánchez en el Congreso: "Nos vamos a atener a la ley. Porque todo lo que se ha hecho por parte del Centro Nacional de Inteligencia es ateniéndose escrupulosa y rigurosamente a la ley". En otras palabras, Sánchez viene a arquear los hombros para decidir que, legalmente, debe defender el funcionamiento de los servicios secretos del Estado.

A ERC, uno de los grupos parlamentarios con más espiados en sus filas, no le bastan esas explicaciones y justificaciones. Y reclama saber si el PSOE ordenó esos seguimientos. Y para ello su portavoz Gabriel Rufián no ha tenido reparos en insinuar que está dispuesto a colocar a los socialistas al mismo nivel que al PP de Jorge Fernández Díaz: "Cuando no se limpian las cloacas, se llenan de ratas", ha alertado.

Al grupo catalán solamente le puede contentar alguna que otra dimisión. Y en la quiniela hay un nombre que sobresale por encima del resto. El de la ministra de Defensa, Margarita Robles, bajo cuyas responsabilidades se encuentra el Centro Nacional de Inteligencia (CNI). Y está jugando fuerte con las cartas que tiene. Demasiado fuerte. En el PSOE, de hecho, sospechan que Pablo Iglesias está susurrando al oído de Rufián qué movimientos debe dar en el hemiciclo mientras él los da fuera de la vida pública con ataques a la ministra de Defensa como éste: "Convenza usted a sus subordinados de que dejen de espiar sin autorización judicial (...) Y si no lo están haciendo, pues explíquelo y que depuren el aparato del Estado de elementos contrarios a las leyes y a la democracia. Y si no es usted capaz de hacerlo, váyase a su casa o váyase al PP, que le va a recibir con los brazos abiertos", ha afirmado.

Asociar al PSOE con el PP es, como ven, una de las principales líneas de ataque. Incluso mediante chascarrillos ingeniosos como cuando Rufián le ha dicho este miércoles a Pedro Sánchez que le pida "el teléfono al señor Casero". ¿Por qué? Pues muy sencillo. O el PSOE da explicaciones convincentes y ofrece, por ejemplo, la cabeza de Robles, o pacta con el PP. Porque en ERC están dispuestos a tumbar el plan anticrisis del Gobierno que incluye, entre otros, la bajada de la luz y los carburantes que el Gobierno aprobó hace un mes vía decreto pero que mañana precisan del visto bueno de la Cámara Baja para no decaer.

En vídeo | Aragonés amenaza a Sánchez con perder el apoyo de ERC si no da explicaciones

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente