El PSOE federal, tocado tras la arrolladora victoria del PP en Andalucía

·5 min de lectura
Pedro Sánchez y Juan Espadas, el pasado 17 de junio, en un mitin en Sevilla. (Photo: Europa Press News via Getty Images)
Pedro Sánchez y Juan Espadas, el pasado 17 de junio, en un mitin en Sevilla. (Photo: Europa Press News via Getty Images)

Aunque los socialistas niegan una lectura nacional de las elecciones andaluzas, el PSOE de Pedro Sánchez sale tocado para afrontar el nuevo ciclo electoral tras la histórica mayoría absoluta del PP en la comunidad más poblada de España en la que siempre habían sido hegemónicos.

Los sondeos y encuestas auguraban peores resultados para el PSOE en Andalucía, por debajo incluso de los 30 escaños, por eso haber llegado a esta cifra supone un respiro para los socialistas, que dicen estar tocados pero no hundidos tras esta derrota electoral, ya que destacan que a diferencia de Madrid han logrado conservar el segundo puesto.

El mayor golpe ha sido perder frente a un PP que ha obtenido un resultado histórico en Andalucía al ganar por encima de la mayoría absoluta, con 58 escaños, lo que evita que los populares tengan que depender de Vox para formar gobierno.

Esto desmonta la tesis que había defendido el PSOE durante toda la campaña, al advertir de que en Andalucía sólo había dos opciones: o un gobierno progresista encabezado por los socialistas o un gobierno de coalición del PP y Vox, como había ocurrido en Castilla y León.

Los populares se han hecho fuertes en Andalucía en unas elecciones especialmente simbólicas, al enfrentar por primera vez al PP de Alberto Núñez Feijóo con el PSOE de Sánchez.

Sin embargo, en el PSOE niegan una lectura nacional de los comicios en Andalucía al insistir en que son unas elecciones autonómicas y señalar que queda más de un año para las generales, previstas para finales de 2023.

No contemplan además ninguna remodelación en el Gobierno, como ocurrió tras la debacle en Madrid.

Fuentes socialistas lamentan que el electorado progresista no se haya movilizado en Andalucía, pero confían en que se activará para las elecciones generales, ya que en este caso no querrán arriesgarse a perder el Gobierno.

En Andalucía el PSOE ganó los anteriores comicios autonómicos todavía bajo el liderazgo de Susana Díaz pero bajó ampliamente su representación hasta los 33 escaños, lo que permitió al PP hacerse con las riendas de la Junta en un gobierno de coalición con Cs y el apoyo externo de Vox.

En este caso, el PSOE ha obtenido el peor resultado de su historia al bajar hasta los 30 escaños y perder en todas las provincias, incluida Sevilla, que era la única plaza fija para los socialistas en las autonómicas y la ciudad en la que hasta hace poco ejercía como alcalde el candidato para la Junta, Juan Espadas.

Pese a ello, en la sede del PSOE en Ferraz aseguran que están relativamente tranquilos con unos malos resultados que esperaban por la marcha de la campaña y que achacan a la desmovilización del electorado socialista y a la falta de tiempo para construir una alternativa a Moreno Bonilla.

Se conforman con haber “salvado los muebles” en una comunidad autónoma donde ya habían perdido el gobierno, aunque esta derrota es un mal punto de partida para los socialistas ante el nuevo ciclo electoral, con las municipales previstas en mayo de 2023.

No obstante, miembros de la Ejecutiva descartan que los resultados en Andalucía tengan repercusión en las elecciones municipales ya que aseguran que los ciudadanos votan en clave distinta en función del tipo de comicios.

Destacan además que el PSOE cuenta con “alcaldes muy asentados” y defienden que la gestión de la pandemia servirá para consolidar gobiernos en la “mayor parte de municipios”, un trabajo que achacan en buena parte a los recursos recibidos por el Ejecutivo de Pedro Sánchez.

“Vertebramos este país, o en el Gobierno o como alternativa de Gobierno”, sostienen las mismas fuentes, que recuerdan que en las autonómicas catalanas el PP estuvo a punto de perder su representación.

Ya esta mañana, Felipe Sicilia, el portavoz socialista, ha estado en la Cadena SER y ha reconocido que hay que “analizar resultados” y “revisar proyectos”, tras la bajada de apoyos. “Espadas no ha tenido tiempo para consolidarlo, sólo han sido siete meses”, ha defendido como una de las claves de su fracaso, aunque también se ha referido a la pandemia de coronavirus. Y pone los ojos en las siguientes elecciones, las municipales. “Tenemos que movilizar”, insiste.

“Nos pusimos un objetivo”, la movilización del electorado, “y no lo hemos conseguido”, asumía anoche Espadas.

La noche electoral

Sánchez siguió el escrutinio de las elecciones autonómicas desde Moncloa, como suele hacer habitualmente en este tipo de elecciones, y en un tuit ha dado la enhorabuena a Juanma Moreno Bonilla por su resultado y a Espadas “por el gran trabajo realizado”.

En la sede del PSOE de Ferraz estuvieron los ministros Félix Bolaños, María Jesús Montero, Carolina Darias y Diana Morant junto a la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra; el secretario de Organización, Santos Cerdán; el secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, Rafael Simancas; y otros diputados y miembros de la Ejecutiva.

El PSOE analizará con calma los resultados de las elecciones andaluzas en la Ejecutiva Federal prevista este lunes con la presencia de Sánchez, al que no le ha funcionado agitar el fantasma de Vox para tratar de vencer al PP.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

Vídeo | El PP logra una histórica mayoría absoluta en Andalucía

undefinedundefinedundefined

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente