La psicología que explica por qué los hermanos se distancian cuando son adultos

Brittany Wong
El príncipe Harry y el príncipe Guillermo, en una imagen de noviembre de 2019.

El mundo (o al menos la parte que presta atención a la familia real británica) se quedó estupefacto cuando el príncipe Enrique y Meghan Markle, duques de Sussex, anunciaron que iban a dar un paso atrás como miembros de la realeza y con todo lo que ha venido después. La pareja manifestó que asumiría menos funciones, sin dejar de “apoyar completamente” a la reina Isabel II. 

Para muchos espectadores —o al menos para los que tienen hermanos—, lo más importante era el drama humano en torno a esta historia. Aunque pocos puedan identificarse con la pompa y el rígido protocolo de la vida royal, muchos hemos experimentado el dolor inesperado de distanciarse de un hermano ya de adultos.

Últimamente se ha hablado mucho de que había tiranteces entre el príncipe Guillermo y el príncipe Enrique desde que este último se casó con Markle hace un año y medio. (El gélido lenguaje corporal de los hermanos en sus últimos encuentros —y la revelación de Enrique hace dos meses de que tenía “días buenos y días malos” con su hermano— alimentó aún más los rumores).  

Ahora, Enrique —un hombre que ha tenido que soportar que lo llamen “el repuesto del heredero” a lo largo de sus 35 años de vida— quiere alejarse un paso más de la monarquía y forjar su propio camino con su nueva familia… una decisión que, aparentemente, Guillermo ha aceptado a regañadientes.  

“Toda la vida he abrazado a mi hermano y ahora ya no puedo hacerlo; somos dos entidades separadas”, se supone que dijo Guillermo a un amigo cercano hace poco, según recoge The Sunday Times. “Eso me entristece”.

Cualquiera que haya visto crecer a los hermanos estará también un poco triste, como Guillermo. No hace falta que seas un monárquico acérrimo, ni siquiera fan de la familia real, para sentir algo de tristeza al ver que los hijos de la difunta princesa Diana han emprendido caminos por separado.

“Dado que todos seguimos la historia de su madre, creo que el...

Sigue leyendo en El HuffPost