El PSC y ERC empatan en escaños y el independentismo suma mayoría absoluta

Agencia EFE
·3 min de lectura

Barcelona, 14 feb (EFE).- El PSC ha ganado en votos las elecciones catalanas y ha empatado a 33 escaños con ERC, que tendrá opciones de formar un gobierno independentista de mayoría absoluta con JxCat y la CUP al sumar el 48% de los votos y 74 escaños, mientras que Cs se desploma y Vox irrumpe como cuarta fuerza con 11 diputados.

En unas elecciones marcadas por la pandemia y una abstención provisional del 46,44%, el liderazgo del bloque independentista ha pasado por un escaño de JxCat a ERC; un hito histórico ya que nunca en la actual etapa democrática los republicanos batieron ni a CiU ni a sus herederos en unas autonómicas.

No obstante, el independentismo deberá sumar a la CUP para gobernar y no ha logrado su aspiración de superar el 50% de los votos al quedarse en un 48,09%, a la vez que el estrecho margen de escaños entre ERC y JxCat apunta a una enconada negociación para dirimir qué partido presidiría la Generalitat.

El ganador en votos de esta noche, el PSC, ha confirmado su intención de presentarse a una investidura, pero sus opciones están limitadas por el veto suscrito por el bloque independentista en el último tramo de campaña en contra de la candidatura del exministro Salvador Illa, cuyo tirón electoral se ha confirmado.

Este veto independentista impediría la formación de un tripartito de izquierdas -PSC, ERC y Comunes- que sumaría exactamente los mismos escaños que los logrados por las tres fuerzas secesionistas.

Con el 99,01% escrutado, el PSC y ERC han empatado a 33 escaños, con victoria en votos de los socialistas y seguidos de JxCat con 32, que pierde 2 diputados respecto a las elecciones de 2017, marcadas por el impacto del 155 tras la frustrada declaración de independencia y por una participación récord de casi el 80%.

Por su parte Vox entra por primera vez en el Parlament con 11 escaños, la CUP sube de 4 a 9, los comunes conservan sus 8 diputados de hace poco más de tres años, Cs se desploma al perder 30 escaños y pasar de 36 a 6 y el PPC baja de 4 a 3 representantes.

Otro dato relevante de esta noche electoral es la desaparición del arco parlamentario catalán del PDeCAT, el partido heredero de la antigua CDC de Artur Mas, víctima de la atomización del voto independentista tras ocho años del denominado "procés".

En este bloque la candidatura de Pere Aragonés se ha impuesto a la de Laura Borràs, mientras que la CUP de Dolors Sabater gana protagonismo y será clave para sumar una mayoría parlamentaria secesionista que en términos parlamentarios no llega al 50%, aunque sí lo sobrepasa si se sumara a un PDeCAT ya extraparlamentario.

Donde sí se ha registrado un terremoto electoral ha sido en el bloque de centro-derecha, donde Cs se ha desplomado desde los 36 escaños de 2017 a 6, el PPC ha bajado de 4 a 3 y Vox ha irrumpido como un ciclón con 11 escaños, hasta el punto de sumar dos diputados más que Ciudadanos y populares juntos.

Tanto la recuperación de los anticapitalistas de la CUP como la irrupción de la extrema derecha representada por Vox auguran una subida de decibelios en el nuevo Parlament.

En las autonómicas de 2017 Cs fue el partido más votado con 36 diputados, pero el bloque independentista pudo sumar con el liderazgo de JxCat (34 escaños) y ERC (32) diputados, mientras que el PSC tuvo 17 escaños, CatComú-Podem 8, la CUP 4 y el PPC 4.

Pese a haberse registrado la participación más baja en unas autonómicas desde la restauración democrática, ésta ha sido superior a la que tuvieron las elecciones vascas y gallegas, celebradas también en el actual contexto de pandemia sanitaria.

Leandro Lamor

(c) Agencia EFE