El proyecto del Plan Hidrológico del Guadalquivir recibe 381 alegaciones

El presidente de la CHG espera que "el texto quede aprobado antes de que finalice el 2011"

SEVILLA, 19 (EUROPA PRESS)

La Propuesta de Proyecto del Plan Hidrológico del Guadalquivir, elaborado por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), ha recibido 381 alegaciones desde el 15 de diciembre de 2010 hasta el pasado 14 de julio, tras ampliarse el periodo de consulta pública inicial que finalizaba el 15 de junio.

El presidente del CHG, Joaquín Castillo Sempere, ha anunciado este martes durante una rueda de prensa celebrada en Sevilla que durante estos más de siete meses la propuesta inicial ha recibido 381 alegaciones elaboradas por administraciones públicas, usuarios del agua, y otras plataformas y entidades ciudadanas.

En este sentido, Castillo Sempere ha manifestado que el Plan Hidrológico es "un elemento dialéctico con intereses encontrados", por lo que el problema en su elaboración radica en "intentar llegar a una síntesis entre los intereses por un recurso limitado como es el agua, a lo que hay que añadir el objetivo de proteger y mejoras los caudales".

Asimismo, ha reconocido que "nadie estará sumamente contento" con esta propuesta, si bien precisa que el Plan Hidrológico del Guadalquivir es "una aproximación a la realidad, que se revisará en 2015, para cuando se intentará acercarnos a la situación real de la Demarcación". "Nunca llegaremos a una cuenca perfecta, pero es el camino que queremos seguir", afirma.

Castillo Sempere ha anunciado que espera que tras el estudio, análisis y respuesta de todas las alegaciones recibidas y su posterior incorporación al texto, éste pasará por el Consejo de Aguas de la Demarcación. Una vez aprobado por éste, será la Administración General del Estado la que tramite el Plan como Real Decreto Legislativo. "La CHG quiere tener el Plan Hidrológico antes de que acabe el año aprobado, es nuestro deseo", confiesa.

Por otro lado, el presidente ha aclarado que a las 381 contabilizadas hasta ayer, podrían sumarse algunas más, pues hasta el último momento han estado llegado a cualquiera de los puntos de registros de sugerencias. De este total, ha subrayado que predominan las alegaciones remitidas por ciudadanos, a título individual o a través de plataformas. En este mismo bloque, se incluyen las recibidas desde asociaciones ecologistas y conservacionistas. Asimismo, ha destacado la gran importancia de las organizaciones del sector agrario.

En comparación con etapas anteriores del proceso participativo, se han recogido un importante aumento de alegaciones de diferentes entes públicos, tanto locales como regionales, principalmente organismos de la Junta de Andalucía, la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha o de la Junta de Extremadura.

También, la CHG ha recibido escritos elaborados por agentes del sector industrial, empresas energéticas y empresas de abastecimiento de aguas, así como de organizaciones de consumidores, colegios profesionales, grupos ecologistas y conservacionistas y algunas aportaciones de carácter personal.

En definitiva, el presidente ha resaltado la gran variedad de temas abordados, que aportarán una información valiosa al texto, que en algunos casos ha sido cuestionado con el objeto de mejora. En este sentido, el jefe de la Oficina de Planificación Hidrológica, Victor Cifuentes, ha comentado que las cuestiones planteadas se han diferenciados en cinco grandes bloques.

ALEGACIONES Y SUGERENCIAS

Así, las alegaciones de carácter formal y normativo, que engloba las sugerencias para adaptar el Plan Hidrológico de la Demarcación al nuevo marco normativo y competencial, referencias al proceso de tramitación del Plan como Real Decreto Legislativo o quejas sobre la incorporación de planes, programas y referencias legislativas relacionadas, ascienden a un 56 por ciento. Por otro lado, las quejas de control y la gobernanza supone el 55 por ciento. En ellas, se recogen la solicitud de incorporación y desarrollo de estudios para la mejora del conocimiento de la realidad de la Demarcación, medidas para la mejora del control de los recursos hídricos como la mejora en infraestructura de control, actualización del registro de derechos de aguas o control y vigilancia del Dominio Público Hidráulico, entre otros. Además, algunas entidades han mostrado su disconformidad con la nueva organización de los Sistemas de Explotación y cuestionan la propuesta para la recuperación de costes y el proceso participativo.

El tercer bloque, referente al programa de medidas, supone el 47 por ciento de las quejas, donde destacan la incorporación de nuevas actuaciones al mismo, como nuevas infraestructuras, modernización de regadíos, medidas de control de la demanda y de contaminación. El 82 por ciento de las alegaciones hacen referencia a aspectos de carácter cuantitativo, donde las sugerencias presenta "un carácter totalmente opuesto en torno al sistema de concesiones actual, reclamando en algunos casos mayores garantías, nuevas concesiones o la paralización total de las mismas". Las quejas de carácter cualitativo se elevan al 50 por ciento y se caracterizan por solicitar mejoras para el seguimiento y definición de las masas de agua, ampliación de zonas protegidas y una mayor incorporación de los efectos del cambio climático.

Por último, Cifuentes ha apuntado que también se han recibido alegaciones puntuales sobre Cobre las Cruces, Almonte-Marismas, el dragado del Guadalquivir o el embalse de Melonares. Además, los caudales ecológicos, que se mencionan en el 40 por ciento de las alegaciones, en algunos casos se consideran exageradamente grandes y en otros casos ridículos. Además, se considera insuficiente el proceso de participación.

El presidente, de otro lado, ha manifestado que el Plan Hidrológico del Guadalquivir, en el ámbito de la Directiva Marco de Aguas, posibilita la consonancia y el cumplimiento con las políticas europeas. Así, se alcanza el objetivo de mantener y mejorar el medio acuático de la Unión Europea, obligando a sus Estados a alcanzar el buen estado de todas las masas de agua antes de 2015.

El Plan, cuyos trabajo se iniciaron en 2007, es la piedra angular sobre la que se apoya la gestión de los recursos hídricos para alcanzar los fines de conseguir el buen estado y la adecuada protección del dominio público hidráulico y de las aguas, la satisfacción de las demandas, y el equilibrio y armonización del desarrollo regional y sectorial, incrementando las disponibilidades del recurso, protegiendo su calidad, economizando su empleo y racionalizando sus usos en armonía con el medio ambiente y los demás recursos naturales. Además, resalta que el Plan Hidrológico es el principal elemento de información y participación para la implantación de la Directiva Marco de Aguas.

Por otro lado, Castillo Sempere ha destacado el proceso participativo, iniciado en 2007, que se ha desarrollado en la elaboración del Plan Hidrológico. El mismo ha contado con tres fases, iniciándose con la consulta pública de los documentos iniciales provisionales. Más tarde, se publicó el 'Esquema Provisional de Temas Importantes', y durante la tercera fase, la Propuesta del Proyecto del Plan Hidrológico de la Demarcación.

Además, se han puesto en marcha diferentes estrategias para incentivar la participación, como Internet o un plan de comunicación a través de los medios. La participación activa ha sido potenciada mediante 17 jornadas y talleres de trabajo. Por último, ha indicado que el equipo redactor del texto se ha apoyado en la Mesa de Información y Seguimiento.

85,9% DE AGUA EMBALSADA

La capacidad total de embalse en el ámbito territorial de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir es de 8.106 hectómetros cúbicos, de los que actualmente se cuenta con 9.863 hectómetros, lo que supone el 85,9 por ciento del total. El presidente espera que tras la temporada de riego se cuente con el 72 por ciento, una cifra "muy buena".

PUBLICIDAD