Nuevas protestas en Sudán dejan un muerto y una veintena de heridos

·5 min de lectura

Los manifestantes salen a las calles un día después de que la ONU convocara a un diálogo para resolver la crisis política y social de forma pacífica, pero la petición fue rechazada por grupos de oposición que criticaron la gestión de la misión en el país.

Durante una nueva jornada de protesta en Sudán, una persona murió y otras 20 resultaron heridas este domingo en nuevos choques entre las fuerzas de seguridad y manifestantes que piden el retorno de un gobierno civil y la retirada de los militares en Sudán.

Los manifestantes intentaron llegar nuevamente al Palacio Presidencial de la capital, Jartum, que alberga a Abdelfatah al-Burhan, el presidente del Consejo Soberano y líder militar sudanés artífice del golpe de Estado del 25 de octubre.

Los nuevos enfrentamientos dejaron una veintena de heridos y provocaron la muerte de un joven de 26 años, quien falleció por el impacto en el cuello de un bote de gas lacrimógeno lanzado por las fuerzas de seguridad, según denunció el Comité de Médicos sudanés, un sindicato opositor que registra y documenta los muertos y heridos en las protestas.

Este deceso se suma a la lista de 62 fallecidos desde el inicio de las protestas que han ocurrido en ciudades aledañas como Um Durman y Jartum Norte. Allí, cientos de personas salieron a las calles pese al despliegue oficial, portando banderas sudanesas y coreando consignas contra el "Gobierno militar" y a favor del regreso de un "gobierno democrático civil".

Los trabajadores de los hospitales de Jartum también se manifestaron en contra de la represión oficial hacia su labor. En un comunicado que entregaron a la oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos en Sudán, denunciaron "el asalto por parte de las fuerzas de seguridad a los hospitales y el arresto de personal médico".

Un portavoz de la policía consultado por Reuters dijo que se esperaba una declaración de las fuerzas de seguridad y declinó hacer más comentarios.

Los militares argumentan que el golpe de Estado es una "corrección" necesaria para estabilizar la transición a las elecciones, que parte de un acuerdo de reparto de poder entre los militares y civiles luego del derrocamiento del expresidente Omar al-Bashir en 2019.

ONU convoca a diálogo para resolver la crisis

Volker Perthes, jefe de la misión de la ONU en Sudán, anunció el sábado 8 de enero el inicio de un "proceso político intrasudanés" para resolver la crisis política y social de forma pacífica.

El proceso busca "apoyar a las partes sudanesas para alcanzar un acuerdo sobre una salida de la actual crisis política y sobre una ruta sostenible hacia la democracia y la paz", según un comunicado de la Misión Integrada de Asistencia para la Transición en Sudán, UNITAMS.

"Es hora de acabar con la violencia y comenzar un proceso constructivo", afirmó la UNITAMS, que prometió que el diálogo que busca intermediar sería "inclusivo".

Agregaron que los invitados serán "todos los actores clave civiles y militares, incluidos los movimientos armados (que firmaron el año pasado un acuerdo de paz con el Gobierno de transición), la sociedad civil, los grupos de mujeres y los comités de resistencia", estos últimos quienes convocan a las manifestaciones.

Las Fuerzas de la Libertad y el Cambio, la alianza de partidos políticos y asociaciones civiles con la que los militares habían pactado una hoja de ruta hacia unas elecciones democráticas dieron la bienvenida a la convocatoria.

La ONU indicó que apoyaría "cualquier esfuerzo internacional" que ayude a "combatir el golpe y establecer un estado civil y democrático", agregaron, aunque todavía no habían recibido detalles sobre la iniciativa de la UNITAMS.

La convocatoria de Perthes se da un día después de que el secretario general de la ONU, António Guterres, conversó por teléfono con el líder militar de Sudán, Abdelfatah al-Burhah, según el Consejo Soberano.

Según la nota, Guterres y Al-Burhan, coinciden en "la necesidad de completar las estructuras e instituciones del período de transición y acelerar la formación de un gobierno civil".

Abdalá Hamdok, el primer ministro que fue depuesto por el golpe de octubre y que contaba con el apoyo de la alianza civil, fue puesto en el cargo nuevamente un mes después tras negociar con los militares, algo que generó el rechazo de quienes alguna vez lo apoyaron, pero renunció el 2 de enero al no conseguir un acuerdo entre civiles y militares para formar un nuevo gobierno.

Opositores sudaneses rechazan diálogo

Pero la convocatoria no ha sido bien recibida: la Asociación de Profesionales, una alianza de sindicatos independientes que reúne la mayor parte de la oposición sudanesa, rechazó este domingo el proceso político intrasudanés.

"Afirmamos nuestro total rechazo a esta iniciativa, que busca impulsar la normalización con los criminales del Consejo Militar golpista y su autoridad fascista”, dijeron en un comunicado.

La organización recordó que para superar la crisis, exigen el ​​"derrocamiento por completo del Consejo Militar golpista", así como llevar a sus miembros a la Justicia por "las masacres que han cometido contra el indefenso y pacífico pueblo sudanés".

La Asociación reclamó que los movimientos que ha hecho el jefe de la misión de la ONU son "controvertidos y contradictorios con las tareas asignadas a la misión que dirige", ya que, según ellos, anteriormente "intentó consolidar y movilizar el apoyo al acuerdo de sumisión entre el presidente de la Junta Militar Abdelfatah al-Burhan y el entonces primer ministro depuesto, Abdulá Hamdok, para legitimar el golpe de Estado del 25 de octubre".

Las potencias mundiales y regionales respaldaron la iniciativa de la ONU.

Estados Unidos, Reino Unido, Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos instaron a los sudaneses a "aprovechar esta oportunidad para restaurar la transición del país a la democracia civil", de acuerdo con el documento de construcción de 2019 que establece las bases para un gobierno de transición.

También ante la Organización de Naciones Unidas, países como Estados Unidos, Reino Unido, Albania, Francia y Noruega pidieron una reunión del Consejo de Seguridad para abordar la situación en Sudán, encuentro que podría suceder entre el martes y el miércoles próximos.

Con EFE y Reuters

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente