El lamento de los farmacéuticos estrangulados por el precio de los tests de antígenos

·6 min de lectura

La historia vivida con las mascarillas, cuando el Gobierno aprobó la regulación del precio de venta y los farmacéuticos denunciaron sus pérdidas al tener que venderlas por debajo del precio de coste, se repite. Esta vez el objeto de queja es el anuncio de Moncloa de la regulación del precio de los test de antígenos en 2,94 euros, que entrará en vigor este sábado para cortar del raíz la fluctuación al alza en las últimas semanas al dispararse la demanda. Anunciada la decisión, comenzaron a aflorar las protestas de un sector, el farmacéutico, que se lamenta de las pérdidas que les ocasiona esta medida, pero también de la imagen de cara a la ciudadanía de su profesión.

El Gobierno ha fijado el precio de los test de antígenos en 2,94 euros y los farmacéuticos se quejan de que tendrán que venderlos a pérdidas. (Foto: Getty Images)
El Gobierno ha fijado el precio de los test de antígenos en 2,94 euros y los farmacéuticos se quejan de que tendrán que venderlos a pérdidas. (Foto: Getty Images)

Dos hilos publicados en Twitter y que se han vuelto virales en las últimas horas dan una idea del sentir del sector, que se ha hecho notar también con declaraciones a diverso medios de comunicación estos días. Los farmacéuticos apoyan la regulación del precio. De hecho el pasado 10 de enero, el Consejo General de Colegio Farmacéuticos, publicaba un comunicado a favor de ellos. En él, señalaban que “los farmacéuticos aplauden y valoran positivamente la medida anunciada, como ya trasladamos al Ministerio de Sanidad a finales de diciembre” y apuntaban a que “la decisión de regular el precio en toda la cadena contribuirá a poner fin a una situación que hemos denunciado reiteradamente y de la que los farmacéuticos hemos sido víctimas”.

Entonces, si estaban a favor, ¿por qué cargan ahora contra la medida?, es posible que se pregunten muchos ciudadanos. La cuestión está en el cómo se ha llevado a cabao y en que ahora se muchos se encuentran que, después de haber hecho acopio de test de antígenos a un precio desorbitado para poder dar respuesta a la demanda de la población, están obligados a venderlos a un precio menor del coste. Es decir, a pérdidas. Y esa es su protesta.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Sergio (@sercruga), farmacéutico, contaba hace un par de día en un extenso hilo cómo se han sucedido los hechos de manera cronológica. “El 1 de diciembre vendíamos los tests de antígenos a 3,95€. Apenas se vendían. Si se tienen síntomas se acude al centro de salud y te lo hacen. A nadie le interesaban los tests aunque estuvieran baratos. Durante el puente, algún previsor se lleva tests, pero poco más”, comienza.

Entonces llegó el anuncio de la Comunidad de Madrid de que se daría un test gratuito para que los madrileños se los hiciesen antes de las reuniones familiares por seguridad y, “la psicosis se desata en toda España y no solo en Madrid”. Eso fue el 15 de diciembre. Ocurrió que de pronto todo el mundo quería un test, se disparó la demanda y no había oferta suficiente para cubrirla.

Este farmacéutico hace hincapié en que “no solo quieren tests, si no que además los quieren baratos cuando España había exportado a Alemania porque en España hace una semana nadie quería un test. Si además en España los hacen gratis. Los centros de salud empiezan a colapsar por aumento de casos”.

No solo los ciudadanos piden, también los centros de salud, por lo que la demanda se dispara aún más. “Después de 10 días”, continua en su relato sobre lo sucedido, “vuelven a aparecer tests en el mercado con cuentagotas y evidentemente el precio se ha multiplicado por 5 en algunos casos. La Comunidad que paga con dinero de otro los compra al precio que sea necesario. Algunas farmacias también porque hay mucha demanda”. En su caso concreto, decidió espera a que bajasen un poco y, aún así, pasados los días, los consiguió a “mejor precio” pero aún así costaban un 50% más caro que a comienzos de diciembre.

“La Administración sigue comprando tests al precio que sea porque lo necesitan. De urgencia y sin publicidad. Y llegamos a enero y tenemos que aguantar que la culpa es de las farmacias que encarecen el producto. Y a todo esto, los de los supermercados que no fueron capaces ni de conseguir papel higiénico, dando clases de abastecimiento y precios”, sentencia. Y ahí, en la falta de comprensión y en culpabilizar a la profesión, es donde reside parte de la queja actual del sector.

Su compañera de profesión, Cristina Carrillo, sintetizaba ese malestar en un solo tuit de cinco puntos que también ha generado muchas reacciones. “Te matas a buscar test de antígenos. Los consigues pero a un precio más alto. Quedamos de ladrones las farmacia por subir el precio aún siendo por los proveedores. Se fija el precio a 2,94 euros. A pérdidas con los test que compraste. ¿Y aún seguimos siendo los malos?”, resume en su tuit.

La queja de estos dos farmacéuticos ha sido respaldada por otros compañeros en los comentarios a sus tuits. Juan de Dios Jódar Pereña, por ejemplo, comentaba que”quizá no sea fácil de entender, pero yo compré a la desesperada 500 test el día 30 de diciembre un 250% más caros que los que había recibido el 14 de diciembre. El mismo test. Llevaba varios días sin poder dispensar ninguno, porque mis proveedores no disponían de ellos”.

Solo unos días más tarde, cuenta, el 3 de enero, “ya podía conseguirlos un 20% más baratos, pero no puedo bajar el precio, porque de los 500 (lo mínimo que podía comprar) aún me quedaban más de la mitad. A todo esto, esos 500 ya los he pagado, porque, aprovechando la escasez, te obligaban al pago adelantado”. Además, recuerda este farmacéutico que, como todo propietario de un negocio, vive del beneficio de los productos que dispensa y que con eso es con lo que paga los sueldos de sus empleados y los gastos de la farmacia.

El precio fijado por el Gobierno tampoco ha obtenido el apoyo de los enfermeros, aunque sus motivos son diferentes. Según recoge Infosalud, el Consejo General de Enfermería (CGE) valora que 2,94 euros es un precio “elevado si se compara con los países vecinos” y han querido manifestar que “no ha sido una medida suficiente”. Aunque valoran positivamente que se haya tomado la decisión de regular el precio de los test de antígenos, recuerdan que en Portugal se pagan 2,01 euros, en Alemania son 1,95 euros, Francia están a 1,75 euros y en Reino Unido los proporcionan gratis.

EN VÍDEO | El BOE publica el límite máximo del precio de los test de antígenos en 2,94 euros

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente