La protesta sanitaria comienza a dar (tímidos) frutos: “Agradecemos que nos llamen”

Manifestación por la sanidad pública en Madrid, el 13 de noviembre de 2022.
Manifestación por la sanidad pública en Madrid, el 13 de noviembre de 2022.

Manifestación por la sanidad pública en Madrid, el 13 de noviembre de 2022.

Cuarenta y ocho horas después de la manifestación masiva celebrada en Madrid por la sanidad pública, la Consejería de Sanidad de dicha comunidad se ha reunido con el sindicato de médicos AMYTS para iniciar la negociación por la huelga de médicos SAR (Atención Rural) y SUAP (Urgencias de Atención Primaria) que comenzó el pasado 7 de noviembre.

El sindicato no lanza aún campanas al vuelo -“seguimos muy alejados de un posible acuerdo”-, pero reconoce haber “percibido un cambio completo en la actitud de la Dirección General de Recursos Humanos” de la Consejería que dirige Enrique Ruiz Escudero.

Esa es parte de la valoración que ha realizado ante la prensa Ángela Hernández, secretaria general de AMYTS, a la salida de la reunión del Comité de Huelga con la Consejería, este martes por la tarde. Hernández ha explicado que con el sexto plan que presenta el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso no ha habido aún acuerdo, pero en todo caso las partes se han emplazado a una reunión próximamente para continuar negociando.

Seguimos muy alejados de un acuerdo, pero percibimos un cambio completo en la actitud de la Dirección General de Recursos Humanos

Recordemos que este plan trata de reestructurar las hasta ahora llamadas urgencias extrahospitalarias (los SAR y los SUAP han pasado a ser 80 Puntos de Atención Continuada o PAC). Y aunque la denominación parezca farragosa, para AMYTS resulta muy importante, y además hay novedades.

Tal y como ha señalado Ángela Hernández, la Comunidad de Madrid plantea ahora “negociar sobre las bases de un plan” en el que se empiece a hablar de “atención continuada y no de urgencias extrahospitalarias”, y se distinga claramente entre los centros de atención continuada, “con médico, enfermera y celador”, y los puntos que tendrían “continuación de cuidados de enfermería, con enfermera y celador”, para los que aún no existe un nombre.

De este modo, 49 dispositivos tendrían un equipo completo de tres profesionales, y otros 29 centros carecerían de médico, pero estarían diferenciados: su denominación sería otra, no serían tratados como urgencias extrahospitalarias, ni habría médicos atendiendo por videollamada. Para casos de urgencia, se trasladaría una ambulancia de SUMMA 112.

Con esto se trata, según Hernández, de facilitar a la población la utilización de estos recursos y evitar el caos vivido en los últimos días tanto por parte de pacientes como por parte de sanitarios. También se reduciría la “inseguridad” de los profesionales de enfermería y celadores, que ahora se confiesan “desamparados”.

“Estamos emplazados a presentar una contrapropuesta”

Con todo, para AMYTS el plan de la Consejería resulta aún “bastante insuficiente”. El mayor punto de fricción, dice Hernández, es la “dotación” de dichos centros. “Estamos emplazados a presentar una contrapropuesta”, ha explicado la portavoz, que espera tenerla lista en las próximas horas. 

Con la dotación, AMYTS se refiere a la contratación (o no) de más médicos. Por las palabras de Hernández, se entiende que la Comunidad sigue enrocada en el mantra de que “no hay médicos”, cuando las organizaciones insisten en que se trata de una cuestión de oferta y demanda, de que la Administración tiene que mejorar las condiciones y, así, hacer más atractivos los puestos de trabajo (actualmente muchos sanitarios prefieren trabajar en otras comunidades o en el extranjero). “Si no se facilitan las condiciones para que haya médicos, no habrá. Ese es el punto de fricción”, zanja Hernández. “Ellos siguen diciendo que es ‘lo que hay’, nosotros decimos que así no puede ser”.

Si no se facilitan las condiciones para que haya médicos, no habrá. Ese es el punto de fricción

Así las cosas, la secretaria general de AMYTS ha recalcado que las partes siguen “muy alejad[a]s de un posible acuerdo, pero la disposición es buena, o eso queremos creer”, ha planteado.

La prostesta del domingo “ha ayudado”

Reconoce la cirujana que “sí ha ayudado” la masiva protesta que el domingo reunió a más de 200.000 personas marchando por las calles de Madrid, pese a que en el Partido Popular la calificaran de “fracaso”. “Llevábamos una semana de huelga y [desde la Consejería] no nos habían llamado a negociar. Ahora, nos han llamado, cosa que agradecemos”, ha admitido Hernández. “La respuesta de la ciudadanía y de la población fue emocionante, nosotros nos emocionamos muchísimo”, ha contado. “Que nos llamen ya supone un avance”.

Insiste Ángela Hernández en que los médicos no están en huelga por capricho, sino porque “ha fallado toda la negociación anterior”, de modo que el nuevo tono de la Consejería y el emplazamiento a futuras reuniones ya es algo “positivo” con respecto a sus encuentros y a su actitud anteriores.

Mientras tanto, AMYTS elabora su contrapropuesta y continúa, de momento, con la huelga, a la que por cierto se suman médicos y pediatras de Atención Primaria desde el próximo día 21. “Estamos a completa disposición de la Cosejería”, recalca Hernández. “Pero estamos aún muy lejos de un acuerdo”, apostilla.

Related...