El propietario del Manchester City pagará el desplazamiento de sus aficionados a la final de Champions

·2 min de lectura
El centrocampista español Ferrán Torres celebra el cuarto gol del Manchester City (el tercero suyo) en el partido liguero contra el Newcastle disputado el 14 de mayo de 2021 en esa ciudad al noreste de Inglaterra

El Manchester City anunció este martes que su propietario, el jeque Mansour Bin Zayed al Nayan, pagará los gastos de desplazamiento de los aficionados que acudan a la final de la Liga de Campeones, el 29 de mayo en Oporto.

City dispone de 6.000 entradas para su partido frente al Chelsea, que podría permitirle ganar la más prestigiosa de las competiciones europeas por primera vez en su historia.

La final, que debía inicialmente disputarse en Estambul, no se jugará allí debido a una serie de casos de covid-19 en Turquía y fue desplazada a Portugal, donde la situación es mejor, pero los aficionados de los dos clubes deberán entrar y salir del territorio en el espacio de 24 horas, mostrando a su entrada un test negativo reciente.

Esta "iniciativa tiene como objetivo aliviar la carga financiera que pesa sobre los aficionados que han sido, o lo son todavía, sometidos a las condiciones difíciles debidas al impacto de la pandemia", explica el City en su comunicado.

Con 23.000 millones de libras (26.000 millones de euros) de fortuna estimada, el jeque Mansour es uno de los más ricos propietarios deportivos en el mundo y ha querido así recompensar la fidelidad de los aficionados que acudan a Oporto en el desplazamiento oficial del club.

"Pep (Guardiola) y el equipo han hecho una temporada tan buena, que su clasificación a la final de la Liga de Campeones tras una temporada tan complicada representa un momento verdaderamente histórico para el club", explicó, citado en el comunicado.

"Es por tanto increíblemente importante que el máximo de aficionados posible tenga la oportunidad de asistir a este partido especial", añadió.

Unas semanas después de la participación de los Citizens en el proyecto abortado de una Super Liga europea disidente, promovida por una docena de clubes europeos muy ricos y que había provocado el enfado de los aficionados de los seis clubes ingleses, este gesto podría servir tal vez para limar asperezas.

Manchester City estuvo entre los primeros clubes en renunciar a este proyecto, menos de 48 horas después de que fuera presentado.

pi-hap/psr