Los problemas del reclutamiento masivo de Putin

Es poco probable que Vladimir Putin supere los desafíos estructurales fundamentales que supone la movilización de un gran número de ciudadanos rusos para continuar con su guerra en Ucrania, según una edición especial del Think Tank norteamericano Instituto para el Estudio de la Guerra para evaluar la campaña de reclutamiento rusa.

Según el Think Tank, Putin ya llevó a cabo al menos cuatro intentos de movilización durante el año pasado, probablemente agotando el número de reservistas disponibles listos para el combate antes de la llamada "movilización parcial".

Todo comenzó en otoño de 2021, cuando los militares rusos lanzaron una iniciativa llamada Reserva del Ejército de Combate Ruso con el objetivo de reclutar 100.000 voluntarios. El instituto afirma que aquel esfuerzo fracasó en gran medida.

Después hubo una convocatoria previa a la invasión; a principios de marzo de 2022 se produjo una tercera movilización, de menor envergadura, tras la invasión propiamente dicha. Más tarde, Putin lanzó un cuarto intento de movilizar a su población para la guerra en junio de 2022, acelerado en julio, con un llamamiento a la formación de "batallones de voluntarios"

El Kremlin ordenó a todos los "sujetos federales" de Rusia que generaran al menos un batallón de voluntarios cada uno y que pagaran las primas de alistamiento y combate con sus propios presupuestos. Este esfuerzo ha generado una serie de batallones de voluntarios, algunos de los cuales han combatido en Ucrania, aunque de forma deficiente, también según el instituto.

La última movilización se ha convocado después de que las fuerzas ucranianas hayan reconquistado ciudades y pueblos clave en la región nororiental de Járkov. Mientras continúa la contraofensiva allí, las fuerzas ucranianas empujan hacia la región de Lugansk, y los combates más intensos tienen lugar aquí, alrededor de Lyman.

El Ministerio de Defensa del Reino Unido, en su actualización diaria de inteligencia, dice: "La falta de instructores militares, y la prisa con la que Rusia ha iniciado la movilización, sugiere que muchas de las tropas reclutadas se desplegarán en la línea del frente con una preparación mínima pertinente. Es probable que sufran mucho desgaste".