¿Problema o remedio ambiental?: los patinetes buscan hueco en las urbes del futuro

Agencia EFE
·3 min de lectura

Madrid, 16 nov (EFE).- La micromovilidad en el diseño de las ciudades del futuro, como los patinetes eléctricos, se antoja pieza clave para curar la maltrecha salud ambiental del transporte, aunque, estos medios de desplazamiento, pertrechados bajo una etiqueta sostenible, no siempre reducen la contaminación a nivel global.

Los patinetes eléctricos de alquiler emiten más gases de efecto invernadero durante su ciclo de vida -desde su fabricación hasta que acaban como residuos- sobre todo si sustituyen al coche, ha señalado a EFE Iván López Fernández, profesor de Ciencias de la Educación de la Universidad de Málaga.

López ha explicado que "la corta vida útil de estos aparatos" propicia un alto impacto en su proceso de fabricación y de extracción de materiales, como el aluminio para el cuadro de mandos, acción que implica mucha energía y gran consumo de agua, y del litio para las baterías.

Otros aspectos en los que el experto ha enfatizado son las diferencias de sostenibilidad entre patinetes de alquiler y personales: estos últimos no requieren furgonetas, generalmente de diesel, para recargar la batería, sustituyen, en mayor medida trayectos realizados en transporte más contaminantes, como el coche, y su vida útil es más larga al estar menos expuesto al vandalismo.

A este respecto, el profesor ha detallado que un estudio reciente de la universidad alemana de Bochum propone medidas para reducir el impacto ambiental en esta fase, como por ejemplo, el uso de baterías desmontables en lugar de fijas, para no transportar el patinete entero para recargarlo, o el uso de vehículos eléctricos en lugar de diésel para la recogida de las mismas.

Para López, la duración, en general, de los patinetes ha ido incrementándose paulatinamente desde la irrupción en el mercado de los primeros modelos, por lo que cabe esperar, que su sostenibilidad se perfeccione en los próximos años: "Se ha avanzado mucho, pero todavía el diseño futuro debe ser aún más duradero y disponer de componentes ecológicos".

El experto ha resaltado, que otros medios de micromovilidad sostenible como las bicicletas, incluidas las eléctricas, son menos contaminantes, "sacan mucha ventaja a los patinetes eléctricos".

Estudios realizados del impacto de los patinetes de alquiler -medido en equivalente a emisiones de CO2 por pasajero y kilómetro- arrojan un total de 125 gramos y 131 gramos de CO2 respectivamente, mientras que en las bicicletas eléctricas el impacto apenas llega a 25 gramos por pasajero y kilómetro.

En este punto, López ha incidido en que las bicicletas son el medio de "transporte idóneo, el más ecológicos", porque permiten ajustar el nivel de esfuerzo, y además tienen un impacto ambiental durante su ciclo de vida, 25 veces menor que el de los patinetes eléctricos de alquiler.

"Incluso, ha añadido, el impacto de las eléctricas es dos veces y medio menor que el de los patinetes eléctricos de uso personal".

Otros datos respecto al perfil de los usuarios de ambos dispositivos apuntan que los que conducen patinetes abarcan un segmento de población más amplio que los de las bicicletas, es decir, hay personas que usan los patinetes, pero que nunca han usado ni usarán las bicis.

Para el profesor, esta conclusión implica que los dos pueden ser medios de transporte "complementarios", y que uno no sustituya al otro, aunque recalca que en la actualidad la bici tiene muchas mas ventajas en todos los sentidos que los patinetes en movilidad en las ciudades .

Además de la contaminación, hay otros factores relacionados con los patinetes que podrían condicionar su futuro, como la seguridad, la convivencia con los peatones en la vía pública y a largo plazo, las consecuencias sobre la salud al limitar la actividad física, ha concluido Iván López.

Elena Sánchez Laso

(c) Agencia EFE