Los probióticos y sus efectos en la piel: ¿qué beneficios tienen realmente?

·4 min de lectura

Hemos escuchado muchísimo que los probióticos -generalmente contenidos en algunos tipos de yogur y en el repollo agrio o chucrut- benefician nuestra salud digestiva. Según explica la Clínica Mayo, los probióticos son alimentos o suplementos que contienen microorganismos vivos cuyo objetivo es mantener o mejorar la microbiota normal del organismo, y aunque sus beneficios se siguen investigando, su consumo no presenta efectos secundarios frecuentes.

Además, la misma institución sugiere que la mejor manera de mantener el equilibrio del microsistema de bacterias que influye en nuestra salud intestinal, es ayudando a que crezcan los microbios que están allí nutriéndolos con prebióticos, y sumar nuevos microbios al sistema. 

Lo mismo ocurre con la piel, y la industria cosmética está adelantando investigaciones al respecto. Esta fórmula de cuidar y preservar estos microorganismos que hacen vida en nuestro cuerpo y contribuyen con su funcionamiento se ha convertido en un tema de gran interés para el mundo de la belleza.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

Desde marcas independientes, hasta gigantes del mercado como Lancôme, Dior y L'Oréal han lanzado productos con microorganismos que favorecen la microbiota del órgano más extenso de nuestro cuerpo: la piel, con el fin de retrasar su envejecimiento, mantener su correcto equilibrio para evitar afecciones como el acné, el eccema o la resequedad.

En este sentido, la dermatóloga Mary-Margaret Kober, consultada por el portal especializado Healthline, explica que la microbiota de la piel “regula la inflamación y actúa como barrera contra los patógenos”, y es que las bacterias juegan un papel fundamental en frenar o disminuir la intensidad de infecciones cutáneas.

La especialista también firma un estudio publicado en el Journal of Drugs in Dermatology que sugiere que los probióticos inciden en el retraso del envejecimiento de la piel, pues sus efectos a nivel molecular demuestran una ralentización de las manifestaciones de vejez en la piel. También se menciona que los informes revisados para dicha investigación, arrojan que “los probióticos pueden restaurar el pH ácido de la piel, aliviar el estrés oxidativo, atenuar el fotoenvejecimiento, mejorar la función de barrera de la piel y mejorar la calidad del cabello”.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

Por otra parte, un artículo científico publicado en la revista Piel. Formación continuada en dermatología, sugiere que el efecto de los probióticos en la piel está relacionado con su efecto en el sistema intestinal. "…La modificación de la microflora intestinal mediante el uso de probióticos podría tener repercusiones positivas en la piel. La enfermedad más estudiada al respecto es la dermatitis atópica, en que el uso de probióticos tendría mejores resultados para prevenir la afección, más que en el tratamiento".

Adicionalmente, se menciona que los prebióticos -que alimentan a las bacterias de la microbiota- actúan benéficamente en el colon del huésped estimulando selectivamente el crecimiento y la actividad de un número selectivo de bacterias, y es un método que se ha propuesto para modificar la flora intestinal buscando su equilibrio, y que al aplicarlo en la flora cutánea podría arrojar beneficios en el tratamiento del acné, pues “la administración de un prebiótico podría producir inhibición selectiva de Propionibacterium acnes y preservación y estimulación de la flora beneficiosa para la piel”. Aunque suena casi a fórmula mágica, aún se requieren más investigaciones que consoliden estas recomendaciones.

Cómo apuntarse al amplio universo de los probióticos para la piel

En primer lugar, es necesario que antes de consumir un suplemento alimenticio, complejo vitamínico, por más inocuos que parezcan, se consulte con el médico especialista.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

Luego, es necesario comprender que no hay tratamiento que haga efecto si no nos cuidamos por dentro con una alimentación balanceada y una hidratación adecuada, fundamental para la salud de la piel. Y, en este mismo sentido, es importante tener una rutina de cuidado de la piel sana y adecuada. Si frotamos la piel frecuentemente, usamos productos abrasivos, maquillaje de mala calidad, implementos que puedan dañarnos mecánicamente y no usamos protección solar, no habrá microbio bueno que nos ayude.

Con relación al uso de cosméticos, estos suelen mencionar en sus etiquetas el contenido de probióticos, mientras que ingredientes nutritivos como calcio, magnesio, azúcares y aminoácidos funcionan como prebióticos, el alimento para bacterias felices. Sin embargo, es importante insistir en que el dermatólogo es quien mejor podrá indicar qué tipo de probiótico es conveniente para cada necesidad de la piel.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

EN VIDEO: El truco más sencillo con una lechuga para eliminar las bolsas de los ojos

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente