Esto es lo que te puede pasar cuando eres político y te tomas a broma el racismo

·6 min de lectura

El asesinato del ciudadano afroamericano George Floyd a manos de la policía de Mineápolis en mayo de 2020 levantó una ola de protestas a nivel internacional y revitalizó el movimiento Black Lives Matter (Las Vidas Negras Importan) con manifestaciones masivas por todo el mundo pidiendo el fin del racismo en las prácticas policiales y la discriminación institucional. Una situación a la que no ha sido ajeno el mundo del deporte.

En el año 2016 en un gesto muy simbólico, el jugador de fútbol americano Colin Kaepernick se arrodilló durante el himno estadounidense en protesta por la segregación racial. Muy sonado fue también el boicot de los jugadores de la NBA a la competición para exigir reformas policiales o, más recientemente en esta Eurocopa la decisión de varios combinados como Bélgica o Inglaterra de plantar la rodilla en el suelo para concienciar sobre el racismo.

Bukayo Saka, jugador de Inglaterra, y Priti Patel, secretaria de Interior del Reino Unido. (Getty).
Bukayo Saka, jugador de Inglaterra, y Priti Patel, secretaria de Interior del Reino Unido. (Getty).

Sin embargo, estos gestos no han logrado acabar con los ataques racistas en los campos de juego. El último ejemplo ha tenido lugar entre Italia e Inglaterra, cuando los tres jugadores ingleses que fallaron los penaltis recibieron todo tipo de insultos en redes sociales. Los descalificativos aludiendo a la raza, especialmente sobre Bukayo Saka, de apenas 19 años, han puesto de relieve por un lado la necesidad de seguir con la pedagogía, pero también la importancia del mensaje que transmiten los políticos. Y aquí es donde ha quedado señalada la ministra de Interior británica, Priti Patel, pero también lanza un aviso de navegantes a lo que puede llegar en España.

Los ataques racistas contra los jugadores ingleses han tenido una respuesta contundente por parte de la Asociación Inglesa de Fútbol, el primer ministro británico, Boris Johnson, o la propia Patel. Sin embargo, el mensaje de la secretaria de Interior por Twitter contrasta con su actitud ante la inmigración en Reino Unido y su connivencia ante los ataques a refugiados y migrantes que tratan de alcanzar el país a través del Canal de la Mancha, como han denunciado diversas ONGs, que han señalado el odio de la extrema derecha como “respuesta directa a una narrativa del gobierno peligrosa”.  

"Estoy disgustada de que los jugadores de Inglaterra que han dado tanto por nuestro país este verano hayan sido objeto de viles abusos racistas en las redes sociales.No tiene cabida en nuestro país y yo apoyo a la policía para que los responsables rindan cuentas".

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Antes de estos descalificativos sobre los futbolistas, Patel había calificado las protestas del Black Lives Matter como espantosas y había defendido el derecho de los hinchas ingleses a abuchear a los jugadores arrodillados en el campo de juego previo a los partidos. 

Además, cabe recordar que su ministerio está detrás de las deportaciones masivas que se están llevando a cabo, como la de 50 jamaicanos a finales del año pasado, muchos de ellos residentes en Reino Unido desde su infancia, como reporta The Guardian .

Por todo ello, el mensaje de la ministra británica tras la derrota de Inglaterra en la Eurocopa ha sido tachado de hipócrita. Muchos le han recordado sus políticas racistas y sus mensajes de tolerancia con actitudes de discriminación racial.

Entre ellos, el jugador del Aston Villa, Tyrone Mings, que no ha dudado en contestar a Patel a través de las redes sociales.

"No puedes avivar el fuego al comienzo del torneo etiquetando nuestro mensaje contra el racismo como política de gestos y luego fingir estar disgustada cuando sucede exactamente aquello contra lo que estamos haciendo campaña”.

Mings pone el foco en un asunto que domina el debate político en los últimos meses. La responsabilidad de un cargo público cuando muestra tolerancia a ataques racistas y su consecuencia directa en las redes sociales y en las calles. Patel se ha mostrado abiertamente contraria a los mensajes antirracistas en el deporte y ha relativizado la importancia de los discursos de odio. Ahora lamenta los ataques racistas a jugadores. 

Una situación de la que no está exento ningún país. En España, Vox ha deshumanizado a menores con el acrónimo “menas” y los ha convertido en un problema que hasta la irrupción de su discurso xenófobo no existía. El tristemente célebre cartel comparando el dinero que supuestamente recibe un menor no acompañado frente al que recibe “tu abuela” no ha sido más que uno de los múltiples mensajes racistas de este partido.

Paralelamente, solo en lo que llevamos de 2021 hemos vivido al menos un asesinato racista en Murcia, el apuñalamiento a una mujer migrante también en Murcia, un ataque a un centro de menores no acompañados en Badalona, ataques racistas en Torredembarra o la agresión de un hombre a un niño extranjero de 12 años en Guadalajara.

No parece casual el aumento de delitos de odio que estamos viviendo. De acuerdo al Informe de la Evolución de los Delitos de Odio del Ministerio del Interior, que recoge el total de delitos e incidentes de odio registrados por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, en 2019 –último publicado– estos aumentaron casi un 7%, con más de 1.700 faltas de odio.

El racismo en el deporte español

Lo cierto es que en España se pueden vivir situaciones similares. Por ejemplo, en los Juegos Olímpicos de Tokio, que se van a celebrar este mes de julio, y en los que hay varios deportistas negros representando a España, como es el caso por ejemplo, de Usman Garuba.

Ni siquiera hace falta salir del fútbol para pensar en dos jugadores jóvenes muy talentosos que ya han defendido la camiseta española como Ansu Fati o Iñaki Williams, y que podrían enfrentarse a ataques de odio en el próximo Mundial de 2022 debido a que la formación de Abascal difunde discursos de odio contra su raza.

Ansu Fati con la selección española. (Photo by GABRIEL BOUYS/AFP via Getty Images)
Ansu Fati con la selección española. (Photo by GABRIEL BOUYS/AFP via Getty Images)

El ejemplo de Patel debería servir como aviso para sociedades y Gobiernos en que en el racismo no hay matices y que la trivialización suele conducir a la legitimación y más en redes sociales, donde los mensajes de odio se expanden rápidamente.

EN VÍDEO | Una joven marroquí se hace popular respondiendo con ironía a los ataques racistas que recibe en Tik Tok

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente