Tras "Prison Break", Amaury Nolasco regresa a la cárcel en "Hightown"

Miami, 14 may (EFE).- El actor puertorriqueño Amaury Nolasco pasó de ser el preso "amable" de "Prison Break" a convertirse en uno de los hombres más temibles de la cárcel donde comienza "Hightown", una serie oscura que gira entorno a una detective lesbiana de vida excesiva y una red de narcotráfico en el paraíso LGBTQ de EE.UU.

"Pues sí, estoy de nuevo en la cárcel. El libreto me cayó en las manos y me enamoré del guion fantástico que creó Rebecca Cutter. El personaje es fascinante”, explicó Nolasco en una entrevista virtual con Efe.

El actor, quien entre 2005 y 2017 apareció en 79 de los 90 episodios de la serie "Prison Break" como Fernando Sucre, afirmó que la cereza en el delicioso pastel que fue trabajar en "Hightown" fue "la oportunidad espectacular de trabajar con uno de los productores más reconocidos como lo es Jerry Bruckheimer", el creador de series como CSI y sagas de como "Bad Boys" y "Pirates of the Caribbean".

Pero más allá de la satisfacción profesional y el desafío intelectual, se nota que Nolasco se divirtió interpretando a Frankie Cuevas, al que describe como un hombre "multifacético", que por momentos no parece un villano, sino alguien "incomprendido".

"Frankie es un tipo muy carismático, pero es una persona a la que no quieres hacer enojar. Es un tipo dedicado a su familia, dedicado a su hijo, a su señora. Pero por encima de todo está su cartel", explicó al hablar del villano y líder de una red de tráfico de opiáceos.

"Si bien Fernando fue un bonachón, el enamorado empedernido, el amigo leal, el juego de Frankie es muy diferente. Su negocio y su prioridad es su negocio. Su imperio. Es alguien con el que no te quieres cruzar", subrayó.

El mayor reto que encontró fue el empatizar con él, pues "no quería hacer un villano clitchoso de 'uy, qué malo es'".

Por eso se empeñó en buscar su humanidad y convertirlo en un seductor, un hombre "que puede ser tu mejor amigo y de repente enseñar su peor lado", dijo.

EL LADO OSCURO DEL PARAÍSO

Nolasco aplaude también a la cadena de cable Starz por lanzar otra serie encabezada por una latina: "Me encanta que ellos se ocupan de desarrollar proyectos que reflejen cómo es Estados Unidos hoy", indicó.

La historia tiene lugar en la localidad de Provincetown, el último islote en la cadena de cayos que se conoce como Cape Town, en el noreste de Estados Unidos, a las afueras de Boston.

Es un lugar idílico de casitas de colores, con cercas blancas de madera y maceteras llenas de flores de primavera a otoño y repollos de todos los tonos en el invierno. También el área postal con más personas autoidentificadas como homosexuales de Estados Unidos.

Es el arenero de Frankie y donde se mete la detective Jackie Quiñones, interpretada por la actriz Monica Raymund, de madre dominicana.

El VOTO LATINO

La representación de los latinos en Hollywood y su activismo político son parte de las prioridades de Nolasco, que además suele ser de los primeros en prestar su popularidad para defender y ayudar a Puerto Rico, a la que describe como "Mi isla y mi corazón".

Allí nació de padres dominicanos y hasta estudió biología en la Universidad de Puerto Rico hasta que una mudanza a Nueva York le abrió el apetito por la actuación.

Ya en 1999 se había asentado en Los Ángeles y desde entonces no ha parado de trabajar, incluso como productor, si bien el último proyecto con ese rol le ha dado más trabajo que de costumbre, el documental electoral "Ours is a Future" (El nuestro es un futuro).

"Eva Longoria y este servidor lo llevamos trabajando mucho tiempo, desde la elección anterior y se nos quedó por la mitad (por la pandemia). No sé bien por qué, pero tengo fe que lo podamos retomar porque cada vez es más importante que los latinos salgamos a votar", indicó con las elecciones presidenciales de noviembre a la vuelta de la esquina en EE.UU.

"Mucha gente no se da cuenta de que nuestro voto sí cuenta y si votamos nos tienen que escuchar", destacó.

El único rol que logró completar antes del confinamiento es el de Manny, en la película "Till Death", protagonizada por Evangeline Lilly.

El resto de su futuro profesional está en blanco, pero no le angustia, pues para él estas semanas se definen con la palabra "reflexivo" y es más que suficiente.

(c) Agencia EFE