La futura prisión de Chinatown que ha puesto a los vecinos en pie de guerra

·4 min de lectura

La ciudad de Nueva York tiene un plan diseñado para cerrar la cárcel de Rikers Island con fecha 2027 y eso incluye la construcción de una nueva prisión al sur de Manhattan que ha puesto en pie de guerra a todo un vecindario. Las protestas de hace unos días por las calles de Chinatown, donde está proyectado su levantamiento, se saldaron con una decena de detenidos. Los vecinos ya avisan al alcalde que no se rendirán y seguirán adelante con sus protestas, como recoge Insider.

Chinatown lleva desde que se aprobó la construcción de una prisión en el barrio peleando porque el Ayuntamiento dé marcha atrás. Los camiones han empezado a llegar. (Foto: Andrew Lichtenstein/Corbis via Getty Images)
Chinatown lleva desde que se aprobó la construcción de una prisión en el barrio peleando porque el Ayuntamiento dé marcha atrás. Los camiones han empezado a llegar. (Foto: Andrew Lichtenstein/Corbis via Getty Images)

Una de las personas detenidas durante las acciones de la pasada semana, definidas por la ABC como la "última resistencia", fue Grace Lee, quien no pudo evitar señalar en sus declaraciones a Insider que “hay una ironía simbólica en estar recluida en la cárcel hoy mientras protestaba por una cárcel”. La marcha que le llevó temporalmente entre rejas tenía como propósito interrumpir el paso de los camiones de construcción con destino al lugar destinado a levantar el complejo carcelario, cuyos trabajos, empezando por la demolición de los edificios aún en pie en el lugar, ya están en marcha.

No es una lucha nueva la de los vecinos de Chinatown. Llevan cuatro años saliendo a la calle, organizando mítines e incluso llegando a los tribunales (cosa que no descartan de nuevo tras el último fallo que anuló uno anterior favorable a sus intereses). Pero nada ha parado el plan de levantar en su barrio una prisión horizontal que en un principio se proyectó con una altura de 137 metros y que después fue rebajada a 91 metros. Aún así, se cree que será la más alta del mundo.

El nuevo complejo carcelario será uno de los que sustituya a la defenestrada Rikers, conocida como Las tumbas, donde las condiciones no son aceptables y se ha convertido en un verdadero problema. La idea es cerrar esta cárcel ubicada en una isla, con multitud de problemas tanto de seguridad como de violencia, y distribuir a sus 5.000 detenidos en cárceles más pequeñas. Una de ella, la de Chinatown, que tendrá capacidad para unas 800 personas. Sin embargo, según alertan los detractores del proyecto, no es la solución. Porque, argumentan, el problema actual es endémico. No es tanto de Rikers en sí como del sistema penitenciario. Y eso es algo que la construcción de nuevas cárceles no puede atajar.

El Concejo Municipal aprobó en 2019 un plan de ocho mil millones para hacer este cambio y hasta ahora nada lo ha frenado. Hubo manifestaciones en contra en marzo, en abril y las lleva habiendo desde mucho antes. Neighbors United Below Canal (NUBC), asociación de vecinos del Bajo Manhattan, se opone desde el principio y varios legisladores les han apoyado en sus reivindicaciones. En este sentido, el instituto de salud NYU Center for the Study of Asian American Health ya planteó algunos problemas sobre salud.

“Esta cárcel está ubicada muy cerca de uno de los únicos espacios verdes en Chinatown, Columbus Park, que miles de residentes usan regularmente. Comprometer la calidad del aire en todo el vecindario es realmente preocupante e inquietante”, resume Lee. También está el hecho de que el lugar elegido para la construcción está situado en una zona con muchas casas con habitantes de entre 80 y 100 años que se pueden ver afectados por la contaminación generada por la demolición y construcción.

El hecho de que el actual alcalde, Eric Adams, quien criticó en campaña el plan de su antecesor en el cargo y apoyó las reivindicaciones de Chinatown en sus quejas, no haya hecho nada una vez en la alcaldía tampoco ha gustado a los vecinos.

Evelyn Yang, esposa del excandidato presidencial y alcalde Andrew Yang, arrestada en la última protesta manifestaba así su descontento en declaraciones a la ABC: "Escuchar al alcalde Adams en sus propias palabras llamar a la cárcel el odio institucionalizado contra Chinatown y hacer la promesa el año pasado con su campaña a la gente de Chinatown de que no permitiría que esta cárcel se levantara si él fuera alcalde... y luego dar marcha atrás en su palabra... ¿Cómo te atreves a hacer esta promesa a las personas que han sufrido tanto y luego darles la espalda?".

EN VÍDEO | Joven de 21 años aclamado por ayudar a la policía a atrapar al tirador del metro de Brooklyn

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente