La Guardia Civil dice que no pudo evitar la muerte en Jumilla ante la violenta pelea

Agencia EFE
·2 min de lectura

Murcia, 4 may (EFE).- El apuñalamiento del joven que resultó muerto en la madrugada del pasado sábado en Jumilla (Murcia) de varios navajazos no pudo ser evitado por agentes de la Guardia Civil debido a la “extrema violencia” con la que actuaron los participantes en el enfrentamiento, que este cuerpo policial califica de “riña tumultuaria”.

Así se recoge en el atestado que el instituto armado entregó en el juzgado de instrucción que investiga los hechos y que ordenó este lunes el ingreso en prisión del presunto autor material del crimen y de sus padres, al tiempo que otro juzgado enviaba a un centro de menores a un hermano del primero y también hijo de los segundos.

Las diligencias del caso, a las que ha tenido acceso EFE, indican que los agentes actuantes no pudieron contener la situación, para añadir que “la actitud de todos los intervinientes fue desafiante, desobedeciendo de forma grave y reiterada las indicaciones y órdenes que se les daban, llegando incluso a amenazarlos de muerte”.

Y añade que los guardias civiles también fueron agredidos y tuvieron que ser atendidos de sus lesiones en el centro de salud de Jumilla.

Se recoge igualmente en el atestado que los agentes intentaron separar a los implicados, “los cuales actuaron con extrema violencia, siendo imposible contener su actitud e intenciones de agredir a Kevin M.”, en referencia al joven que falleció tras recibir varias puñaladas asestadas con una navaja.

Esa arma blanca fue recogida por los guardias civiles en el lugar de los hechos, observando que la misma, que simula una llave, llevaba manchas de sangre.

Las diligencias señalan como presunto autor material del apuñalamiento al mayor de los dos hermanos detenidos, de 19 años de edad, y al referirse al menor dice que pudo dificultar que la víctima pudiera escapar de la agresión al propinarle, presuntamente, varios golpes.

La detención del supuesto autor material se llevó a cabo en el hospital de Yecla al que había acudido para ser atendido de sus heridas.

(c) Agencia EFE