Los Princesa de Asturias regresan a la plena normalidad con Ucrania como telón de fondo

La familia real, este viernes en los premios Princesa de Asturias. (Photo: Carlos Alvarez via Getty Images)
La familia real, este viernes en los premios Princesa de Asturias. (Photo: Carlos Alvarez via Getty Images)

La familia real, este viernes en los premios Princesa de Asturias. (Photo: Carlos Alvarez via Getty Images)

La 42ª edición de los Premios Princesa de Asturias, celebrada este viernes en el Teatro Campoamor de Oviedo, ha sido la de la vuelta a la plena y total normalidad. Las las restricciones sanitarias debido al coronavirus en los dos años anteriores obligaron a dos ceremonias totalmente atípicas –en 2021 el aforo fue del 60% y en 2020 se realizó en el Hotel Reconquista— y la de este año ha sabido a lo de siempre. “Nos reconforta y nos anima”, ha destacado el rey durante su discurso.

Otra de las novedades ha sido el cambio de fecha, puesto que normalmente los premios se entregan el tercer viernes de octubre, pero se aplazaron por el calendario escolar de la princesa Leonor, que el lunes cumplirá 17 años, en su internado de Gales.

El acto ha comenzado puntual, tras la llegada de los reyes Felipe y Letizia y sus hijas, junto a la reina emérita doña Sofía. Juntos, han saludado a los ovetenses en la entrada mientras sonaban las gaitas, y han hecho lo mismo con las autoridades en el vestíbulo. En ese impasse, la reina Letizia ha aprovechado para hacer de madre y atusar el pelo de la estrella de la jornada, Leonor, antes de su gran momento.

También con su estilo la reina ha cedido el protagonismo a la heredera, optando por un Carolina Herrera sobrio, alejado de los estilismos despampanantes que había lucido en los días previos. Siguiendo con la moda, la princesa lució un vestido en blanco y negro de Michael Kors.

El dramaturgo Juan Mayorga, premio Princesa de Asturias de las Letras ofreció el primer discurso de la tarde, en el que contó una anécdota de su hija pequeña, Raquel, quien antes de saber escribir se sorprendía de que las letras no fueran infinitas y que apenas unas pocas permitieran decir todas las palabras.

Mayorga ha resaltado que apenas unos pocos “dibujos”, que son las letras, puedan ser fuente tanto de felicidad como de daño.

La ceremonia también ha dejado sorpresas, como la actuación fuera de guión de Carmen Linares y María Pagés, que comparten el premio a las Artes.

No podían faltar las referencias a Ucrania, como las que ha dejado patentes el periodista polaco Adam Michnik. El Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades ha calificado de “criminal agresión” la del régimen de Putin a su país vecino, que para él es “en realidad una guerra contra todo el mundo democrático”.

“Putin no puede ganar”, ha señalado, y ha marcado como “deber de todos los demócratas” ayudar a Ucrania, sin perder de vista que “Putin no es Rusia”.

“La guerra en Europa se prolonga ya ocho interminables meses. Está causando un daño inmenso, irreparable que trae el recuerdo y la pesada sombra de otros tiempos. Representa un gran fracaso para la humanidad”, ha resaltado el rey Felipe. “La guerra jamás va a destruir la cultura”, ha subrayado, y tampoco  “la libertad o la dignidad de los seres humanos”.

El monarca, durante su intervención, también pidió “lealtad” a la Unión Europea. El proyecto común, “de progreso, de libertad, de equidad, de respeto, de derechos humanos, de principios democráticos”, ha desgranado, “no debe desfallecer”.

Recogidos todos los galardones —que este año han recaído además en el arqueólogo mexicano Eduardo Matos Moctezuma (Ciencias Sociales); la emprendedora británica Ellen MacArthur (Cooperación Internacional); los científicos expertos en inteligencia artificial Demis Hassabis, Yann Lecun, Yoshua Bengio y Geoffrey Hinton (Investigación Científica y Técnica); el arquitecto japonés Shigeru Ban (Concordia) y la Fundación y el Equipo Olímpico de Refugiados (Deportes)—, la princesa Leonor, visiblemente nerviosa, pronunció un discurso en el que se resaltó que le impresiona y le interesa el trabajo de todos los premiados, puesto que le ayuda a “entender mejor el mundo”.

La princesa ha mandado un mensaje a todos los jóvenes, a quienes ha animado a “mantener el entusiasmo” y a aprender de los que más saben en una situación actual “que no es fácil”.

Para cerrar la ceremonia, el rey ha reconocido también los logros de todos los homenajeados: “Sois una muestra de lo que se puede conseguir cooperando por la unidad”.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR