1 / 12

El desierto de Atacama

En la imagen, el desierto de Atacama, el más antiguo y árido de la Tierra. En el corazón de sus 105.000 kilómetros cuadrados de superficie, situados al norte de Chile, hay zonas en las que no se había registrado ninguna precipitación en los últimos 500 años. (Foto: Ivan Alvarado / Reuters).

Las primeras lluvias en 500 años en Atacama devastan su vida microbiana

Atacama, situado al norte de Chile, es el desierto más seco y antiguo de la Tierra. En su interior hay zonas en las que no se había registrado ninguna precipitación durante cinco siglos. Sin embargo, la situación ha cambiado en los últimos años, en los que ha llovido al menos en tres ocasiones en la región más árida de este desierto debido al cambio climático formando pequeñas lagunas efímeras hipersalinas.

Pese a ser una zona muy inhóspita, algunos microorganismos son capaces de sobrevivir allí adaptándose a las condiciones climáticas extremas, pero las lagunas formadas por las lluvias han alterado el equilibrio ecológico de la zona. De hecho, según un informe elaborado por un equipo liderado por científicos españoles del Centro de Astrobiología y publicado en la revista ‘Scientific Reports’, las precipitaciones registradas desde 2015 han devastado hasta el 85% de la vida microbiana del desierto de Atacama.

El estudio demuestra que el agua no ha traído vida a Atacama, como se podría esperar, sino la muerte para los microbios que se habían acostumbrado a vivir sin ella, que han sido incapaces de adaptarse a las nuevas condiciones.

Relacionado: La foto del iceberg perfecto que asombra a todo el mundo