Primark plantea un ERTE en las tiendas de cuatro comunidades autónomas

Agencia EFE
·2 min de lectura

Madrid, 13 nov (EFE).- La dirección de la cadena textil Primark ha planteado un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) por causas de fuerza mayor en algunas tiendas cerradas de Cataluña, Asturias, Castilla y León, y Andalucía, lo que afecta a todos los empleados de estos establecimientos.

La empresa ha informado de que se trata de una medida de carácter temporal que finalizará una vez que las tiendas puedan reabrir.

Primark abonará a los trabajadores en ERTE un complemento no salarial como mejora voluntaria sobre el importe de la prestación de desempleo, hasta el 80 % de la retribución fija mensual.

La compañía ha aclarado que, en las conversaciones con los sindicatos mantenidas durante la semana pasada, planteó un ERTE por causas organizativas que finalmente no prosperó.

Primark planteó un ERTE por causas organizativas y de producción para sus 7.000 trabajadores en España, que se aplicaría en las tiendas que cierren temporalmente por la pandemia de la covid-19 o que disminuyan sus ventas.

La negociación con los representantes sindicales se cerró el pasado martes sin acuerdo y CCOO dijo entonces que las ventas no son causa suficiente sin tener en cuenta su repercusión sobre la situación económica de la empresa.

Según CCOO, la negociación entre los representantes sindicales y la compañía se cerró sin acuerdo debido a que Primark se negó a usar otro indicador diferente al número de ventas en sus tiendas para plantear los ERTE.

No obstante, Primark ha anunciado este viernes estos ERTE por causas de fuerza mayor en algunas de los locales en las cuatro regiones citadas y recuerda en una nota que su prioridad es "la seguridad y el bienestar de empleados y clientes".

El pasado marzo Primark llevó a cabo un ERTE por fuerza mayor que afectó al 98 % de sus 7.000 empleados durante los tres meses que duró el estado de alarma.

En abril la cadena textil aplicó otro ERTE por causas productivas al personal de alta dirección, lo que afectó al 2 % restante de su plantilla, es decir, cerca de 200 directivos y mandos intermedios, a los que redujo la jornada entre el 10 % y el 50 % hasta el 31 de julio de 2020.

(c) Agencia EFE