La prevención del suicidio, un reto, aunque iniciado, pendiente en España

·3 min de lectura

3.941 personas se quitaron la vida en España en 2020, la cifra más alta desde que en 1906 comenzaron los registros. Es, desde hace décadas, la primera causa de muerte no natural en el país y la primera de cualquier naturaleza en jóvenes. El 10 de mayo el Gobierno activó una línea de atención telefónica para ayudar a quienes están pensando en suicidarse, la primera iniciativa pública al respecto. Un primer paso con muchos desafíos por delante.

Las más recientes cifras del Instituto Nacional de Estadística son abrumadoras: en 2020 murieron, cada día, 11 personas por suicidio. Un aumento del 7,4% con respecto al año anterior. Además, por cada persona que muere, 20 más lo intentan. Es decir, unas 79.000 personas al año.

La línea 024 de atención a la conducta suicida que activó el Gobierno de España en mayo de este año recibe, desde su puesta en marcha, entre 600 y 700 llamadas diarias. Es una señal clara de que era un servicio muy necesario en el país.

Hasta este año solo existían en España iniciativas privadas, sin ánimo de lucro, que se encargaban de abrir una línea de escucha a las personas con ideaciones o conducta suicida. Una de ellas es de la Asociación La Barandilla que cuenta con el ‘Teléfono contra el suicidio’. Creado en 2018, fue el primer número enfocado exclusivamente en combatir el suicidio en el país.

Para Covadonga, psicóloga clínica y voluntaria que atiende las llamadas que recibe este teléfono, las cifras de muertes por suicidio “son escalofriantes”. Los factores que llevan a una persona a tener ideaciones suicidas son muy variados: “económicos, familiares, de soledad”, pero principalmente son el sufrimiento y la desesperanza.

Faltan recursos sanitarios y un plan nacional de prevención del suicidio

Carmen de la Fuente Ares, superviviente de suicidio y cuya hija fue diagnosticada con un trastorno grave de personalidad, critica la falta de especialistas en salud mental en la sanidad pública. Según ella, el país trata a los pacientes “como si fueran invisibles”.

Para ella es escandaloso que, tras un intento de suicidio, la cita con el psiquitara no llegue hasta “dentro de tres o seis meses”. Unos tiempos de espera comunes en España donde solo hay 9,7 psiquiatras y 6 psicólogos clínicos por cada 100.000 habitantes, cifras muy por debajo de la media europea.

Según la Fundación Española para la Prevención del Suicidio, las carencias del sistema de salud son parte de las mútilples existentes. Pero quizás la más grave para su presidente, Andoni Anseán, sea la falta de una estrategia de prevención del suicidio estatal. Un documento que varias asociaciones que se dedican a luchar contra las conductas suicidas llevan pidiendo años. Según el psicólogo, "hay mucha tarea que hacer a nivel de educación, de servicios sociales, de formación de profesionales, de educación emocional, de cultura general, de sensibilización en los medios de comunicación".

España solo cuenta con el recientemente aprobado Plan de Salud Mental 2022-2024, que también abarca algunas estrategias de prevención del suicido. A esta estrategia le han dedicado 100 millones de euros. Un presupuesto que es mínimo, comparado con lo invertido en concientizar sobre la violencia de género o sobre los accidentes de tráfico, pese a que el suicidio causa 2,7 veces más muertes que las sucedidas en las carreteras del país.

Hablar del suicidio ayuda a prevenir muertes

Todos los involucrados en la prevención del suicido –psicólogos, supervivientes, políticos– insisten en la necesidad de visibilizar el problema desmintiendo los mitos que existen relativos al suicidio y hablando de ello para que deje de ser un tabú.

Covadonga, la psicóloga clínica del ‘Teléfono contra el suicidio’ asegura que hablar de ello, evita que las personas se quiten la vida: “hay que primero pasar por las palabras porque, si no pasas por las palabras, llegas al acto”.

Para Carmen, el mensaje es de esperanza y hace un llamado a que quien esté en una situación de sufrimiento busque ayuda en cualquiera de los recursos disponibles, allá donde estén. Porque, con ayuda, las muertes por suicidio son evitables.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente