Un preso palestino interrumpe su huelga de hambre tras 100 días

·2 min de lectura
Un grupo de palestinos sostiene carteles que exigen la liberación del detenido Maher al-Akhras durante una manifestación en Hebrón, Cisjordania, el 3 de noviembre de 2020
Un grupo de palestinos sostiene carteles que exigen la liberación del detenido Maher al-Akhras durante una manifestación en Hebrón, Cisjordania, el 3 de noviembre de 2020

El palestino Maher al Akhras, detenido desde hace cerca de cuatro meses en Israel, decidió el viernes por la noche terminar su huelga de hambre, que duró más de 100 días, indicaron su esposa y personalidades políticas.

En un mensaje video, el diputado árabe israelí Ahmed Tibi afirmó que Al Akhras puso fin a su huelga de hambre, una información confirmada a la AFP por la esposa del huelguista, cuyo estado de salud causaba preocupación en los Territorios palestinos.

Al Akrhas, de 49 años, fue detenido a finales de julio por las fuerzas israelíes en su domicilio en el norte de Cisjordania ocupada, por sospechas de ser un miembro del Yihad Islámico, un grupo armado palestino.

El palestino inició una huelga de hambre para protestar contra su detención, que consideraba arbitraria.

"Se muere a fuego lento ante mis ojos y no puedo hacer nada", había declarado el viernes temprano a la AFP la esposa del preso, Taghrid al Akhras. 

"¿Qué se puede hacer cuando vemos a nuestros seres más queridos morir ante nosotros?", se preguntaba Taghrid Al Akhras, junto a su esposo, desde el hospital Kaplan, cerca de Tel Aviv.

"Sufre fuertes dolores de cabeza y calambres" y "tiene dificultad para expresarse", indicó por teléfono, precisando que su marido rechazaba ingerir otras cosa que no fuese agua.

Sus abogados reclamaron varias veces su liberación, o su hospitalización en un establecimiento palestino, sin éxito.

En un comunicado, el ministerio israelí de Relaciones Exteriores sostuvo el viernes que Israel "hacía todo lo que estaba en su mano para garantizar la salud" de Al Akhras, a la vez que afirmó que las huelgas de hambre eran "usadas" con "fines políticos por terroristas".

"¿Qué daño puede presentar cuando ni siquiera puede levantarse de su cama?", lanzó la esposa de Al Akhras, que explica que le dieron permiso para visitarle dos meses después de su detención.

Este caso ha conmocionado a los territorios palestinos y a los árabes israelíes, varios de los cuales se manifestaron delante del hospital Kaplan.

"El deterioro del estado de Maher al Akhras podría provocar violencia. ¡Se lo advierto!", había dicho el jueves en la Knéset (Parlamento israelí), el jefe de la Lista Conjunta de partidos árabes israelíes, Ayman Odeh.

Tras el deterioro de su estado de salud, Al Akhras fue trasladado al hospital Kaplan a principios de septiembre. Debía ser transferido de nuevo a una clínica militar de Ramla (centro), pero la justicia israelí bloqueó este traslado.

mab/cgo/gl/bfi/bc/mis/jz