Presidente saliente prorruso de Moldavia reconoce derrota ante candidata proeuropea

·3 min de lectura
El presidente saliente prorruso de Moldavia, Igor Dodon, en una rueda de prensa el 15 de noviembre de 2020 en Chisinau, Moldavia

Presidente saliente prorruso de Moldavia reconoce derrota ante candidata proeuropea

El presidente saliente prorruso de Moldavia, Igor Dodon, en una rueda de prensa el 15 de noviembre de 2020 en Chisinau, Moldavia

El presidente saliente prorruso de Moldavia, Igor Dodon, reconoció este lunes su derrota en la segunda vuelta de la presidencial del domingo y felicitó a su rival, la proeuropea Maia Sandu, cuyo triunfo en esta ex república soviética marca un revés para Moscú.

"El recuento preliminar muestra que mi adversaria ganó esta elección", declaró Dodon. "La felicito", agregó, denunciando sin embargo un número "sin precedentes" de violaciones electorales y la "injerencia de líderes occidentales".

Con el 100% de los votos escrutados, Sandu, que promete una lucha sin cuartel contra la corrupción, obtuvo el 57,75% de los sufragios contra el 42,25% de Dodon, acusado de corrupción durante su mandato de cuatro años, según datos de la Comisión Electoral Central publicados en su página web.

La victoria de Sandu, de 48 años y primera mujer que se convierte en presidenta de esta exrepública soviética que desde hace años oscila entre aspiraciones europeístas y acercamiento a Moscú, puede no ser bien vista por Rusia, que teme perder su influencia en la región.

En un país acostumbrado a las crisis políticas y las protestas post electorales, el candidato perdedor pidió calma a sus seguidores. "No necesitamos desestabilización", alegó.

- Felicitaciones de Bucarest y Moscú -

"Construiremos una política extranjera equilibrada" en Moldavia, declaró la candidata ganadora, mientras llamaba al "diálogo pragmático con todos los países", sobre todo la Unión Europea, Estados Unidos y Rusia.

"Quiero que se deje de asociar a Moldavia con la pobreza, la corrupción y la emigración", añadió Sandu.

Una hora después de que Dodon reconociera su derrota, el presidente ruso Vladimir Putin felicitó a Maia Sandu y deseó que "se desarrollen relaciones constructivas entre nuestros países", afirmó un comunicado del Kremlin.

Rusia mantiene un ojo vigilante y una influencia en esta antigua república soviética. El ejército ruso se encuentra desplegado en Transnistria, un territorio secesionista prorruso de Moldavia.

Rumania, país miembro de la Unión Europea con nexos históricos y un idioma común con Moldavia, felicitó a Maia Sandu. Así como la pro occidental Ucrania.

"Los moldavos escogieron la vía europea y democrática", escribió en Twitter el presidente rumano Klaus Iohannis, mientras su homólogo ucraniano Volodímir Zelenski afirmó haber "empezado la mañana con una agradable conversación telefónica con Maia Sandu".

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, declaró que los moldavos habían "elegido el camino de la justicia, la lucha de verdad contra la corrupción y una sociedad más justa".

- Descenso de la influencia rusa -

En un contexto de protestas en lo que Rusia considera como su zona de influencia, con manifestaciones en Bielorrusia y Kirguistán, Moscú apoyaba abiertamente a Igor Dodon.

La victoria de Sandu augura "un descenso claro de la influencia rusa", declaró a la AFP el director ejecutivo del Instituto de Política Europea y de Reformas en Chisinau, Iulian Groza.

Sandu, que goza de prestigio en materia anticorrupción "hará avanzar las reformas" y podrá "defender los intereses nacionales mediante el diálogo con Rusia", añadió.

Formada como economista, Sandu trabajó para el Banco Mundial en Chisinau entre 1998 y 2005, y más tarde en Washington entre 2010 y 2012. Ministra de Educación entre 2012 y 2015, tuvo un breve periodo como primera ministra en 2019.

Moldavia es uno de los países más pobres de Europa. Con 3,5 millones de habitantes, y amputada de una parte de su territorio, Transnistria, hasta el 40% de su población emigró buscando mejores condiciones de vida.

Encajado entre Ucrania y Rumania, Moldavia vivió en 2015 un gigantesco escándalo de corrupción que supuso la desaparición de mil millones de dólares, el equivalente al 15% de su PIB, de las cuentas de tres bancos.

La candidata Sandu había dado la sorpresa en las elecciones presidenciales cuando llegó en cabeza a la primera vuelta gracias al apoyo de la diáspora, que se repitió en la segunda vuelta, consiguiendo el 92% de los votos de los moldavos que viven en el extranjero.

ant/tbm/mar/grp/mar