El presidente iraní promete domar una inflación galopante en medio de sanciones y protestas

AP - Vahid Salemi

Cuatro meses después del inicio del movimiento de protesta, mientras la situación económica sigue deteriorándose, el presidente iraní, Ebrahim Raisi, ha intentado tranquilizar a la población presentando un proyecto de presupuesto para el año que comienza el 21 de marzo, centrado en la lucha contra la inflación y la defensa de la moneda iraní.

Con Siavosh Ghazi, corresponsal de RFI en Teherán

"Mejorar los medios de subsistencia de la población, controlar la inflación, reducir los gastos del Estado, el crecimiento económico y el empleo" son las prioridades del presupuesto, dijo el presidente iraní a los diputados.

La economía iraní, afectada por las sanciones estadounidenses desde 2018, está sumida en una grave crisis con una inflación oficial que supera el 46%, mientras que la de los bienes de consumo diario alcanza el 70%.

"El enemigo intenta imponer condiciones difíciles y desesperación a la población", pero "el gobierno y el parlamento deben dar esperanza a la gente", afirmó Raisi.

A finales de diciembre, el jefe del banco central dimitió después de que el rial perdiera cerca del 25% de su valor en dos meses, cayendo de 330.000 por dólar a 430.000. El domingo, la moneda nacional cotizaba en torno a los 450.000 riales, un nuevo mínimo histórico.

Las protestas de los últimos meses han agravado aún más la situación. Desde septiembre, la moneda iraní ha perdido más del 30% de su valor, lo que repercute directamente en todos los productos.

Las nuevas sanciones impuestas a Irán por Estados Unidos y los países europeos desde el inicio del movimiento de protesta han agravado aún más la situación.


Leer más sobre RFI Español