El presidente de Ifema: La cumbre será referencia para eventos futuros en España

1 / 3
El presidente de Ifema, Clemente González Soler, durante la entrevista. EFE/Víctor Lerena

Madrid, 23 nov (EFE).- Mientras Ifema trabaja "contrarreloj" para preparar la cumbre del clima de la ONU, que arranca el 2 de diciembre en Madrid, el presidente de la institución ferial madrileña, Clemente González Soler, confía en que la organización sea un éxito y sirva de referencia "de cara a cualquier otro evento mundial que pueda celebrarse en España en el futuro".

En una entrevista con Efe, González Soler repasa los pormenores de la puesta a punto de la cumbre, la primera apadrinada por la ONU que tendrá lugar en el recinto ferial madrileño, y que ha supuesto todo un desafío para Ifema, forzada a materializar "en tres semanas" un proyecto que normalmente se prepara "en un año y medio".

"Tomamos la decisión de aceptar este reto porque creemos que es un evento muy importante para España, para Madrid y para Ifema", declara González Soler, a quien el Ministerio de Transición Ecológica le trasladó el 31 de octubre la propuesta de acoger la cumbre.

Sin embargo, la ONU pidió a Ifema que tuviera el montaje de la cumbre listo el 25 de noviembre, estrechando aún más el margen de actuación de la feria.

Se espera que unas 25.000 personas de 195 países acudan a la vigésimo quinta Conferencia de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP25), que se celebrará del 2 al 13 de diciembre bajo la presidencia de Chile, donde estaba previsto que se celebrara el evento antes de que la conflictiva situación sociopolítica del país andino provocara el cambio de sede.

Desde el pasado lunes, 1.500 montadores trabajan "a tope" en la infraestructura del evento, y González Soler espera que todo esté a punto, a más tardar, el día 27.

Aunque Ifema, recuerda su presidente, tiene abundante experiencia en la organización de acontecimientos multitudinarios (el año pasado, por ejemplo, el congreso farmacéutico CPhl tuvo más de 40.000 visitantes), las limitaciones de tiempo y los estrictos requerimientos de la ONU han sido considerables exigencias en esta ocasión.

Por ejemplo, Ifema deberá hacerse cargo de la producción audiovisual de la cumbre (cuya señal retransmitirá, como canal oficial, TVE), y para ello la ONU exigió que consiguiera "2.000 micrófonos y 800 pantallas para celebrar videoconferencias y transmisiones", indica González Soler.

Y también tendrá que ocuparse de garantizar la traducción simultánea de las conferencias a los seis idiomas oficiales de la ONU: árabe, chino, inglés, francés, ruso y español.

El despliegue humano necesario para cumplir con los requisitos de seguridad de Naciones Unidas es, asimismo, cuantioso: Ifema ha contratado a 300 operarios de vigilancia dedicados a la ocasión (para un total de 450), y contará con un refuerzo de un equipo de bomberos y 25 personas en su cuerpo médico.

Aunque es la primera vez que Ifema trabaja mano a mano con la ONU, González Soler asegura que la experiencia está siendo "muy interesante", y que los responsables de Naciones Unidas están "muy contentos" con el desempeño del equipo del recinto ferial y "se han quedado impresionados, por ejemplo, con la capacidad de wifi" del mismo.

La cumbre acaparará más de la mitad del espacio de Ifema: siete pabellones, con una superficie operativa de 100.000 metros cuadrados, a los que se añaden los 13.000 metros cuadrados del centro de convenciones Norte del recinto.

El área reservada al evento se repartirá en tres partes: la Zona Verde (un solo pabellón, abierto al público general); la Zona Azul (cinco pabellones, sobre los que la ONU se reserva la programación y el derecho de admisión); y el pabellón restante, dedicado a los alrededor de 1.500 periodistas de todo el mundo que se espera que acudan a la cita.

Aunque en Ifema ya había otras citas programadas para estas fechas, como la feria infantil Juvenalia o la exposición dedicada al faraón Tutankamón, el presidente recalca que "no se va a cancelar nada", y que los eventos previstos se reubicarán en otros pabellones dentro del mismo recinto ferial.

González Soler asevera que hay una "coordinación total" con las administraciones local y autonómica para asegurar la movilidad, y espera que la huelga de la Empresa Municipal de Transportes programada para el 3 de diciembre no suponga un problema.

A este respecto, recuerda que este mismo año hubo una huelga de taxis coincidente con la Feria Internacional de Turismo Fitur y pese a ello "se batió el récord de participantes".

"La cumbre del clima es el mayor evento mundial de cada año, y para nosotros es un honor que se celebre en Ifema", concluye González Soler, quien aprovecha para subrayar las posibilidades que ofrece el evento cara a que la sociedad española se conciencie respecto a la importancia de la sostenibilidad medioambiental. EFE

Por Juan Vargas