El presidente de Ecuador afirma que los manifestantes buscan sacarlo del poder

·2 min de lectura

Quito, 20 jun (EFE).- El jefe de Estado de Ecuador, Guillermo Lasso, aseguró este lunes que no permitirá que se imponga el caos en el país durante las manifestaciones contra el Gobierno por la carestía de la vida que, en su opinión, "buscan botar (sacar) al presidente".

"Estoy aquí para proteger a los ciudadanos. Lucharé siempre por defender la democracia y a la voluntad del pueblo ecuatoriano. No permitiré que se imponga el caos", escribió Lasso en su cuenta de Twitter.

El mandatario acompañó el mensaje con un video con su voz en el que se lo aprecia en reuniones con líderes indígenas en distintos momentos de su Gobierno, y en el que apuntó que desde su administración ha "tendido la mano" y "llamado al diálogo, pero ellos no quieren la paz", dijo sin referirse a ninguna persona en particular.

"Ellos buscan el caos, quieren botar al presidente. Yo estoy aquí, yo no voy a escapar, pero yo estoy aquí para proteger a cada una de sus familias, sobre todo, a los más pobres", indicó Lasso.

"Democracia o caos, esa es la gran batalla. La batalla por la democracia", añadió.

El video incluye imágenes de las protestas de octubre de 2019, lideradas por la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (Conaie), una de las principales convocantes de las manifestaciones que comenzaron el pasado lunes, contra el alto costo de la vida, entre otros asuntos.

En los disturbios de 2019, que comenzaron por un decreto que eliminaba históricos subsidios a la gasolina -luego derogado para aplacar las protestas-, murieron una decena de personas y más de 1.500 resultaron heridas, de ellas 435 miembros de las fuerzas de seguridad.

Ecuador quedó paralizado en gran medida del 3 al 13 de octubre de 2019 por los disturbios centrados principalmente en el centro de Quito y el bloqueo de vías cruciales del territorio nacional.

Este lunes, los manifestantes intentan llegar a la capital ecuatoriana para mostrar su rechazo a las políticas del Gobierno, mientras grupos de Derechos Humanos exigen la derogatoria del estado de excepción decretado por Lasso el pasado viernes en las tres provincias donde se han registrado más protestas.

De esta forma el Gobierno quiere evitar que se repitan las concentraciones de octubre de 2019, cuando miles de indígenas llegaron al centro de la capital y se concentraron en la Casa de la Cultura Ecuatoriana y en el colindante parque El Arbolito, donde hubo fuertes enfrentamientos con las fuerzas de seguridad.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente