El presidente de Cuba denuncia amenazas e injerencias de Estados Unidos

Miguel Díaz Canel Bermúdez, presidente cubano. EFE/ Ernesto Mastrascusa/ Archivo

La Habana, 26 nov (EFE).- El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, denunció este martes amenazas de Estados Unidos contra la isla y lamentó que el Gobierno de Washington instigue a sus diplomáticos a violar el Derecho Internacional.

Díaz-Canel afirmó en su cuenta de Twitter que a Cuba no le "amedrentan" las amenazas de EE.UU. y afirmó que son parte de su "política injerencista contra #Cuba".

"Es deplorable que instigue a sus diplomáticos a violar el Derecho Internacional y las propias leyes de #EEUU", añadió, y aseguró que #Cuba no renunciará a su soberanía e independencia".

El mensaje del gobernante cubano coincidió con las acusaciones del canciller de la isla, Bruno Rodríguez, quien sostuvo que las "acciones ilícitas de la Embajada de #EEUU en #Cuba constituyen una intromisión en los asuntos internos" del país caribeño que buscan "atentar" contra su orden constitucional.

"Violan la Convención de Viena, el acuerdo de restablecimiento de relaciones y las leyes cubanas y estadounidenses", escribió el ministro de Relaciones Exteriores en su cuenta oficial de la misma red social.

Rodríguez dijo que el Secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, "aplaude golpes de Estado e ignora asesinatos, actos de barbarie, represión y violaciones de los #DDHH por parte de sus aliados".

Además acusó a Pompeo de llamar a su Embajada en Cuba a "intervenir en los asuntos internos de un país soberano", que afirmó "no lo permitirá".

La semana pasada las autoridades cubanas acusaron a EE.UU. y a su misión diplomática en La Habana de estar detrás de una campaña de calumnias y descrédito contra la isla relacionada con la detención del opositor José Daniel Ferrer.

Un artículo publicado en el periódico Granma sobre el caso calificó de "puras mentiras" de Washington y su embajada las referencias a la presunta desaparición física, maltrato físico, tortura o a que Ferrer recibe insuficientes alimentos en la prisión.

Por su parte, la familia de Ferrer sostiene que el delito que se le imputa es falso y asegura haber observado signos de malos tratos al visitar al activista en la cárcel.

NUEVAS SANCIONES DE EE.UU.

Las denuncias del Gobierno cubano coinciden con las nuevas sanciones anunciadas este martes por el Departamento del Tesoro de EE.UU. contra la Corporación Panamericana -con sede en La Habana-, acusada de ser utilizada por la empresa estatal Cubametales como intermediaria para la compra de petróleo venezolano.

El Gobierno del presidente estadounidense, Donald Trump, impuso sanciones en julio a Cubametales, la empresa responsable de garantizar el total de las importaciones y exportaciones de combustibles desde y hacia Cuba, cuyo principal suministrador es Venezuela.

El Tesoro dijo hoy que desde entonces Cubametales se ha ofrecido "de manera repetida" a través de la Corporación Panamericana como intermediaria para "continuar sus operaciones y esquivar las sanciones" y ha trasladado empleados de una empresa a otra.

Como consecuencia de esta medida, quedan congelados los activos que la empresa pueda tener bajo jurisdicción estadounidense y quedan prohibidas las transacciones financieras con entidades estadounidenses.

En los últimos meses EE.UU. ha aplicado nuevas sanciones contra la isla que han impactado con dureza en la economía cubana, en represalia por la supuesta injerencia de Cuba en la crisis venezolana y su apoyo sin fisuras al presidente Nicolás Maduro.

Desde que llegó a la Casa Blanca en enero de 2017, el presidente Donald Trump ha endurecido la política hacia Cuba con reducciones del personal diplomático, el aumento del embargo comercial, restricciones a los cruceros y limites a los viajes de estadounidenses a la isla.