La Presidencia afirma que el proceso de paz está siendo saboteado por elementos extranjeros

MADRID, 18 (EUROPA PRESS)

La Presidencia de Afganistán ha afirmado este domingo que el proceso de paz está siendo saboteado por elementos extranjeros, y ha puesto como ejemplo el asesinato en las últimas fechas de alrededor de 18 talibán que habían expresado su deseo de negociar con el Gobierno.

El portavoz de la Presidencia, Aimal Faizi, ha indicado que "el proceso de paz está siendo saboteado y seguirá siendo saboteado". "Algunos países no quieren que el proceso avance", ha agregado, según ha informado la cadena de televisión afgana TOLO.

Las declaraciones de Faizi llegan en un momento en el que Hamid Karzai ha elevado el tono crítico de su discurso con el Gobierno estadounidense, al que ha acusado de mantener conversaciones secretas con los talibán en Qatar y de explotar en su propio beneficio las minas del país.

Por su parte, el Alto Consejo de Paz ha indicado que las muertes y arrestos de los talibán que se han mostrado dispuestos a negociar son una muestra de la confusión del proceso, al tiempo que ha advertido de que esta situación acabará dañando a sus causantes.

"Pueden sabotearlo, pero deberían estar preocupados porque el fuego que se está azuzando en Afganistán les pueda quemar algún día", ha dicho el alto cargo del organismo Mohamad Ismail Qasimyar.

Sin embargo, el exlíder del grupo talibán Jaish al Muslimin Sayed Akbar Agha ha acusado a Kabul e Islamabad de no ser honestos en sus esfuerzos de cara a la paz y ha dicho que hay gente en ambos gobiernos que solo busca satisfacer intereses personales.

El Gobierno de Karzai ha estado presionando a Pakistán para que liberara a miembros de los talibán que podrían ayudar a promover la reconciliación en Afganistán antes de que las tropas de combate de la OTAN se retiren del país a finales de 2014.

En los últimos meses, Islamabad ha liberado a varias decenas de dirigentes talibán de rango medio en un intento por facilitar el proceso, al tiempo que ha abogado por convertir la insurgencia talibán en un movimiento político.

PUBLICIDAD