La presión de EEUU atenaza a Irán en el 40º aniversario de la Revolución Islámica

Marina Villén / Agencia EFE

El triunfo de la Revolución Islámica hace hoy 40 años estableció en Irán un sistema teocrático que resiste en el poder pese a las presiones de Estados Unidos y algunas potencias regionales y al descontento de parte de la ciudadanía.

Las protestas contra el Sha Mohamad Reza Pahlaví (1941-1979) se recrudecieron en enero de 1978 en la ciudad santa de Qom, después de que el periódico Etelat publicara un artículo denunciando que el ayatolá Ruholá Jomeiní no era de origen iraní y llevaba un estilo de vida libertino.

Los estudiantes de los seminarios de Qom se lanzaron a las calles y se produjeron enfrentamientos con la policía en los que murieron dos personas, según el régimen de Sha, y unas 70, de acuerdo a sus opositores.

"Qom representa el origen de la revolución y sus seminarios son la columna Espiritual del movimiento que sacudió al mundo", afirmó el mes pasado el líder supremo de Irán, Ali Jameneí.

Al clero se unieron pronto los dueños de los comercios de los bazares, fundamentales en la economía de la época, lo que supuso un gran impulso al levantamiento contra la monarquía, encabezado también por partidos izquierdistas como el Frente Nacional, Tudeh y Fedayín.

El siguiente baño de sangre se registró en septiembre de 1978, el llamado "Viernes negro", cuando las fuerzas de seguridad abrieron fuego contra los manifestantes que gritaban en Teherán "el Sha tiene que irse".

Según un informe de la Fundación de Mártires de Irán, más de 2.700 manifestantes murieron entre octubre de 1977 y febrero de 1979, la mayoría en la capital.

Mohamad Reza Pahlaví huyó finalmente del país el 16 de enero de 1979 y el 1 de febrero de ese año regresó a Irán Jomeiní, quien logró la renuncia del Gobierno de Shapur Bajtiar, nombrado por el Sha.

Esta es la voz del verdadero Irán, la voz de la Revolución Islámica

El 11 de febrero de 1979, después de que las tropas se retiraran de las calles, la radio de Teherán anunció en un...

Sigue leyendo en El HuffPost