Presentan un ‘lazo volador tipo Spider-man’ que permite a policías sujetar a sospechosos sin violencia

Jesús Del Toro

Una empresa ofrece una singular herramienta para que policías y otras fuerzas del orden detengan a sospechosos o a personas que implican un riesgo para sí y los demás sin necesidad de utilizar fuerza letal. Se trata, como se comenta en Gothamist, de un artilurgio que a muchos recuerda la telaraña que Spider-man lanza para sujetar a sus enemigos y que su fabricante promociona ya como una herramienta que podría modificar de modo significativo los procedimientos de las policías al encarar a un individuo problemático.

El dispositivo BolaWrap 100, de la empresa Wrap Technologies, consiste en un lanzador, que puede portarse con la mano de modo similar a una pistola, pero que al ser disparado proyecta a gran velocidad –640 –pies por segundo, unos 700 kilómetros por hora– un lazo fino pero resistente hecho de kevlar (el mismo material de los chalecos antibalas). Ese lazo se enrolla rápidamente en torno de los brazos o las piernas de la persona que fue blanco, con lo que le reduce drásticamente su movilidad.

Un ejemplo de cómo un sujeto es retenido por el lazo disparado por el artilugio BolaWrap 100, promovido como alternativa no violenta para la detención de personas por la policía. (YouTube/Wrap Technologies)
Un ejemplo de cómo un sujeto es retenido por el lazo disparado por el artilugio BolaWrap 100, promovido como alternativa no violenta para la detención de personas por la policía. (YouTube/Wrap Technologies)

La idea es que, con ello, la policía puede evitar el uso de fuerza letal al lograr contener a un individuo con el que tiene interacción –en un rango de entre 10 y 25 pies, pues a más distancia no resultaría efectivo– sin necesidad de utilizar armas de fuego o pistolas eléctricas táser. Cada BolaWrap 100 cuesta 800 dólares, su cartucho de lazo disparable unos 30 dólares y es un producto concebido, según se comenta, para contener a “personas con enfermedades mentales” o, en general, a los “malvados” con los que un oficial se tope y deba controlar, según Gothamist.

La alusión a “personas con enfermedades mentales” suena punzante, pero se ha constatado que las policías tienen severos problemas al interactuar con personas que, por sufrir algún tipo de padecimiento psiquiátrico, resultan agresivas o simplemente no responden a las órdenes de las autoridades. El uso de la violencia y la falta de capacitación de los oficiales para contener a estas personas son ominosamente frecuente y, en ese sentido, recurrir a alternativas “no violentas” resulta ciertamente pertinente.

Cifras de Wrap Technologies al respecto estiman que su artilugio podría someter de modo exitoso y sin causar daño al 70% de las 150,000 personas alteradas por un padecimiento mental que son encaradas cada año por la Policía de Nueva York.

El fabricante del BolaWrap 100 así lo entendería y en general, como comentan en su sitio web, plantea que la contención que la policía hace de agresores o sospechosos por lo general se realiza con medios que provocan dolor: desde armas de fuego pasando por tásers, aerosoles de pimientas o macanas. El BolaWrap 10, en cambio, no causa pena o lesión a la persona que es impactada por su lazo volador, como se ha mostrado en videos promocionales. Ciertamente suena como un arma de fuego al ser disparada, lo que puede causar crispación y reacciones adversas en quienes lo escuchan en una situación de crisis (la empresa ya trabaja en una que no produce ese sonido para ser usada, se dice, en la vigilancia de universidades), pero en principio su uso resulta sustancialmente menos violento que otros recursos, al menos en lo que hasta ahora ha sido presentado.

Por otro lado, posiblemente tampoco pueda ser usado en todas las situaciones y algunas requerirán acciones de fuerza considerable, pero al menos en Nueva York y otras ciudades se ha visto al BolaWrap 100 con buenos ojos tras demostraciones realizadas por la empresa a autoridades. “Siempre estamos buscando nuevas tecnologías”, habría dicho previamente el Comisionado de Policía de esa ciudad, James O’Neill.

Y para probar que el lazo volador que proyecta su BolaWrap 100 no es peligroso ni provoca dolor, el propio presidente del Distrito de Brooklyn, Eric Adams, se sometió a una prueba y vio como sus piernas quedaron sujetas por una cuerda que las envolvió súbitamente. Los fabricantes dicen que incluso si el lazo acabara en torno al cuello de una persona, el impacto y la presión no serían suficientes para estrangularla.

Con todo, aún está pendiente que policías y fuerzas del orden se decidan a incorporar el BolaWrap 100 en sus actividades. Algunos lo ven propicio, como una forma de minimizar la violencia oficial en ciertos casos, pero ciertamente aún queda trecho por andar. Por lo pronto, la empresa contó ya ha recibido un pedido de Asia y le está tirando un lazo a muchas entidades policiales en Estados Unidos.

Sigue a Jesús Del Toro en Twitter: @JesusDelToro