Prepárate para uno de los inviernos más caros de las últimas décadas

·8 min de lectura
Supermercado, regalos, costo de la energía... Este invierno tu bolsillo se va a quedar helado. Foto: Getty Images.
Supermercado, regalos, costo de la energía... Este invierno tu bolsillo se va a quedar helado. Foto: Getty Images.

La recuperación económica tras el impacto de la pandemia comienza a ser una realidad en muchos lugares del mundo, pero las circunstancias, lejos de invitar al optimismo, parece que traen preocupación a los consumidores, con una subida generalizada de los precios que amenaza con golpear fuerte sus bolsillos. 

El supermercado no va a ser el único lugar en el que veremos que todo es más caro. Justo ahora, que llega el frió para la mitad del planeta, los precios de los combustibles que más se utilizan para las calefacciones se disparan. Todo ello parece que va a convertir en este invierno en uno de los más caros en mucho tiempo, según los expertos. 

Los hogares en Estados Unidos que utilizan el gas natural para la calefacción gastarán durante los próximos seis meses un 30 % más de lo que destinaron el año pasado a este rubro, según la Administración de Información Energética del país.

El problema también se ha hecho ya patente en otros países como en China, con apagones que han afectado a 21 de sus 31 provincias continentales, o en España, donde el precio de la luz está en récords históricos

También te puede interesar:

KAMPEN, NETHERLANDS - OCTOBER 11: A photo illustration of a hand adjusting a Google Nest smart thermostat to adjust the temperature in the living room on October 11,2021 in Kampen, Overijssel, The Netherlands . Energy prices are rising fast over Europe causing financial problems for businesses and households. (Photo by Sjoerd van der Wal/Getty Images)
En Europa, Estados Unidos y China ya se siente el efecto de las elevadas cotizaciones de las materias primas energéticas provenientes de los combustibles fósiles, provocando dilemas financieros a sus habitantes (foro Sjoerd van der Wal/Getty Images).

¿Por qué están subiendo los combustibles?

Mauricio León, oficial de Asuntos Económicos de la División de Recursos Naturales de la CEPAL, explicó a Yahoo Finanzas que los precios de los combustibles fósiles en las últimas semanas de octubre alcanzaron niveles "máximos" respecto a la última década, lo cual obedece, en su concepto, a una combinación de factores que involucran a la oferta y la demanda. 

"Los factores transversales al aumento de precios de todos los combustibles fósiles son: una recuperación económica mundial excepcionalmente rápida (este año registraría el crecimiento más rápido después de una recesión en ochenta años); un invierno frío y largo en el hemisferio norte; y un aumento de la oferta menor de lo previsto, según cálculos de la Agencia Internacional de Energía", dice León. 

Para el profesor Oswaldo Felizzola, coordinador del Centro Internacional de Energía y Ambiente del Instituto de Estudios Superiores de Administración (IESA) en Caracas, Venezuela, tal parece que no hay forma de escapar de uno de los inviernos más caros de las últimas décadas y los efectos ya son visibles en países desarrollados como Estados Unidos, China, Europa o India.

"En el caso de los países desarrollados, donde sus productos energéticos se pueden conseguir a precio de mercado, vemos que los costos han aumentado en proporciones inimaginables a comienzo de año. Más del 200 % en algunos casos", acota Felizzola, por lo cual los consumidores tendrán que hacer un sacrificio de disminuir sus consumos en otros ámbitos para poder mantener sus calefacciones o movilizarse de forma habitual e, incluso, reduciendo su frecuencia. 

Pero mientras para los consumidores es una noticia magra, para los productores es todo lo contrario, afirma Claudia Vasquez, economista senior de Energía del Banco Mundial a Yahoo Finanzas. 

"El incremento de los precios internacionales de los combustibles favorece a la industria de estos mismos. Los países productores también se beneficiarán a través de mayores ingresos por concepto de impuestos y regalías. Sin duda, este incremento tendrá un impacto en los gastos de los consumidores, aunque este impacto dependerá del sistema de subsidios a las energías fósiles que estén en vigencia en esos mismos países. En América Latina, muchos países todavía siguen subsidiando la gasolina, GLP, entre otros", sostiene Vásquez.

¿Hasta dónde llegarán los precios de los combustibles fósiles?

Pese a los avances recientes en la penetración de las fuentes renovables en la generación de energía, el petróleo, el carbón y el gas natural aún representaban en 2019 el 81 % del suministro global de energía primaria, de acuerdo con cifras de Statista. Por tanto, cualquier variación en los precios de estas materias primas, así como de su oferta y demanda, seguirá impactando a los mercados. 

Mauricio León, de la Cepal, aseguró que en relación con petróleo, uno de los factores que ha incidido en el incremento de los precios es "el sistema de cuotas de producción de los países de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP). Los cortes de producción acordados durante 2020 y primeros meses de 2021 se han ido levantando lentamente por lo que todavía hay un desbalance entre la oferta y la demanda". 

La fuerte subida del precio de la energía es un problema global. Foto: Getty Images.
La fuerte subida del precio de la energía es un problema global. Foto: Getty Images.

El oficial mencionó que la Agencia Internacional de Energía aún no ha entregado sus proyecciones de precios en el corto plazo después de las alzas comentadas de las últimas semanas, pero asegura que la entidad ha destacado que la ausencia de inversiones en el sector energético, tanto en los recursos fósiles como en los renovables, podría ser un obstáculo para el escenario de lograr cero emisiones netas, y de paso la escasez de oferta y la creciente demanda haría que los precios sean muy volátiles y con tendencia al alza. 

"Las proyecciones de Capital Economics (CE) prevén que los precios de los hidrocarburos se ajusten a la baja a partir del último trimestre del 2021 (cerraría a US$ 75 por barril (b) en el caso del Brent). Este ajuste continuaría paulatinamente durante 2022, llegando en el cuarto trimestre a reducciones en los precios, en promedio, de US$ 60/b de crudo (Brent), US$ 3 por mBTU de gas natural y US$ 80 por tonelada de carbón (Newcastle). Esto es, una reducción del precio del crudo de alrededor de 29 %, del gas natural de 46 % y el carbón del 67% respecto a los valores alcanzados el 15 de octubre (USD 85/b, USD 5,58/mBTU y USD 240/t respectivamente para cada combustible)", explicó Mauricio León.

Entre tanto, la visión de Claudia Vásquez, del Banco Mundial, es que los precios del petróleo se mantendrán en promedio alrededor de US$ 74 el barrio en 2022, esto después de que se presentara un incremento de alrededor de 70 % en el 2021. Lo anterior, dice, es gracias a una recuperación de la producción mundial. 

"De la misma manera, se espera que los precios de gas natural y carbón se estabilizarán e incluso se reducirán en el 2022 gracias a una recuperación de los niveles de producción, según los datos del último informe del Banco Mundial sobre las Prospectivas de los Mercados de las Materias Primas", agregó.

El profesor Oswaldo Felizzola, del centro de IESA, espera que los commodities de energía sigan con precios al alza en el invierno del hemisferio norte por la demanda estacional, y que se mantengan al menos durante los nueve primeros meses del año que viene, ya que habrá una oferta restringida que impactará en las cadenas de suministros de energía en esta región.

"Muchas, por no decir que casi todas las cadenas de suministros se vieron afectadas por la abrupta disminución del consumo el año pasado por culpa del COVID-19, por lo que, al apagar plantas o cerrar pozos, causaron una interrupción de tal magnitud, que la industria tardará varios trimestres en alcanzar los niveles producción que teníamos previos a la pandemia", señaló Felizzola.

¿Qué tendría que pasar para que el panorama mejore?

Algunos factores que pudiesen brindar un escenario más optimista a los consumidores del hemisferio norte respecto a sus gastos en invierno podrían ser, justamente, que esta temporada estacional en 2021-2022 no sea tan fuerte como se prevé. 

De hecho, el 14 de octubre el Servicio Metereológico Nacional de Estados Unidos informó que, por segundo invierno consecutivo, el país sufrirá los efectos del fenómeno de La Niña, modificando algunos de los patrones climatológicos de esta temporada, en especial en regiones del oeste, donde se anticipa un invierno más seco de lo normal.  

Mauricio León, de la Cepal, advierte que en el corto plazo "el panorama podría cambiar rápidamente ante determinados eventos. Existe incertidumbre en el mercado energético dado que todavía hay capacidades productivas ociosas en varios países productores de hidrocarburos y, a la vez, riesgos de sobreoferta ante los planes actuales y perspectivas de la demanda. Por otra parte, aunque las interrupciones en la oferta causadas por la pandemia y por eventos climáticos extremos han sido mayormente superadas, el ritmo de crecimiento de China pospandemia podría ser más lento y el invierno en el hemisferio norte podría no ser tan frío como se espera".

En el largo plazo, el experto sostiene que todo dependerá de que el desarrollo de fuentes de energía limpias y renovables sea suficiente para atender la creciente demanda energética en el planeta, y en este contexto es fundamental saber cuánto y cómo invertirá en propio sector en las fuentes bajas de carbono, por tanto la incertidumbre es muy alta. 

Para Felizzola, del Centro Internacional de Energía y Ambiente de IESA, el fenómeno que afecta a las cadenas de suministro es "pasajero" y estima que en menos de un año las industrias fósiles alcanzarán sus cuotas normales, al tiempo que las renovables expandirán las suyas. 

"El futuro energético es mucho más complejo que esta crisis temporal. Ya que, en general, todos los países que son principales consumidores de energía están buscando cómo diversificar su matriz energética para no tener más fuentes fósiles. En parte para cumplir con los objetivos del COP26 y alcanzar la meta de cero emisiones para el 2050, aunque países como China han indicado que sería para el 2060. Además, estados como California han indicado que esperan para el 2030 eliminar la venta de nuevos automóviles a gasolina. Por lo que la ventana de oportunidad para la industria petrolera se está acortando de una manera acelerada", expresa el profesor.

A prepararse para un invierno más caro de lo habitual y, probablemente, una primavera aún con un costo más elevado de lo habitual. 

También te puede interesar | VIDEO: Así puedes prolongar la vida útil de los electrodomésticos

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente