El Premio Nobel de la Paz sudafricano, Desmond Tutu, será enterrado el 1 de enero en Ciudad del Cabo

·5 min de lectura

El arzobispo emérito y activista por lo derechos humanos sudafricano, Desmond Tutu, murió este domingo 26 de diciembre. “La voz de los que no tienen voz”, como fue descrito por Nelson Mandela, fue diagnosticado años atrás de un cáncer de próstata y sufrió varias recaídas.

El día que murió Desmond Tutu ha sido uno de los más tristes para Sudáfrica. Así es como lo ha expresado el presidente de la nación africana, Cyril Ramaphosa.

En un discurso dirigido a la nación el domingo por la noche, el mandatario lamentó la muerte de Tutu, a quien definió como “un icono global de la paz y la libertad” y adelantó que el país observará “un período de duelo durante el cual la bandera nacional ondeará a media asta” en edificios públicos y en las embajadas sudafricanas en el extranjero.

Por su parte, la fundación del Premio Nobel de la Paz anunció que el funeral del arzobispo emérito se oficiará el próximo 1 de enero en Ciudad del Cabo, al suroeste de Sudáfrica. “Los preparativos para una semana de luto aún están en ciernes”, señaló la organización a última hora del domingo.

Además, las campanas de la Catedral Anglicana de San Jorge en Ciudad del Cabo sonarán durante diez minutos al mediodía durante cinco días para honrar a Tutu.

Adiós a Tutu

“El fallecimiento del arzobispo emérito Desmond Tutu es otro capítulo de duelo en la despedida de nuestra nación a una generación de sudafricanos destacados que nos han legado una Sudáfrica liberada”, dijo este domingo 26 de diciembre el presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa.

El país africano ha perdido a uno de sus mayores defensores de los derechos humanos. Desmond Tutu fue un luchador por los oprimidos durante el 'apartheid' (1948-1992), el brutal régimen de opresión de la minoría blanca contra la mayoría negra en Sudáfrica.

Ganador del Premio Nobel de la Paz en 1984 por la justicia racial y los derechos LGBT y arzobispo anglicano retirado de Ciudad del Cabo, Tutu falleció a los 90 años.

Desmond Tutu, el rostro del movimiento contra el apartheid

Sudáfrica está de luto por la partida de aquel hombre de risa amable y guía espiritual y moral de la nación africana. Junto al líder Nelson Mandela se ocupó de la espinosa tarea de reconciliar a la nación tras la conquista de la democracia en 1994.

Tanto los sudafricanos negros como los blancos consideraban a Tutu la conciencia de la nación, un testimonio perdurable de su fe y espíritu de reconciliación en una nación que por muchos años estuvo dividida.

Gracias a su rol de alto perfil en la Iglesia Anglicana, pudo resaltar la difícil situación de los sudafricanos negros, hablando y viajando incansablemente a lo largo de la década de 1980, hasta convertirse en el rostro del movimiento contra el 'apartheid' en el extranjero. Por su lucha no violenta contra aquel sistema de segregación, el arzobispo emérito fue ganador del Premio Nobel de la Paz en 1984.

“Sus contribuciones a las luchas contra la injusticia, a nivel local y mundial, son igualadas sólo por la profundidad de su pensamiento sobre la construcción de futuros liberadores para las sociedades humanas. Fue un ser humano extraordinario. Un pensador. Un líder. Un pastor”, expresó la Fundación Nelson Mandela, poco después del fallecimiento de Tutu.

El líder espiritual del Tíbet, el Dalai Lama, también se pronunció. “La amistad y el vínculo espiritual entre nosotros fue algo que apreciamos (…) El arzobispo Desmond Tutu se dedicó por completo a servir a sus hermanos y hermanas por el mayor bien común. Fue un verdadero humanitario y un defensor comprometido de los derechos humanos”.

El primer ministro británico Boris Johnson expresó su pesar en Twitter: “Estoy profundamente entristecido por escuchar de la muerte del arzobispo Desmond Tutu. Él fue una figura crítica en la lucha contra el apartheid y en la lucha para crear una nueva Sudáfrica. será recordado por su espíritu de liderazgo y su incontenible buen humor.”, aseguró. Mientras que el expresidente estadounidense, y también ganador del Nobel de Paz, Barack Obama lo describió también en redes sociales como un mentor y un amigo, acompañando su mensaje de despedida con una foto donde ambos se funden en un abrazo.

El crítico del apartheid y los líderes demócratas

Desmond Tutu nació en 1931 en Klerksdorp, cerca a Johannesburgo. De niño soñaba con ser médico, pero la falta de recursos de su familia hizo que siguiera una formación como profesor, la profesión de su padre.

De 1954 a 1957 trabajó como maestro de escuela y no fue ordenado pastor anglicano hasta 1960, tras haber cursado Teología.

Tutu se consagró al estudio durante la década de 1960 y, en 1975, fue designado decano de la catedral anglicana de Johannesburgo, cargo al que por primera vez accedía un hombre negro. Durante aquellos años, fue testigo de una de las etapas más convulsas del 'apartheid', con las protestas estudiantiles de 1976 que dejaron más de 600 muertos.

“El apartheid, el desarrollo separado o como se llame, es malvado (...) Es anticristiano y antibíblico. Si alguien me demuestra lo contrario, quemaré mi biblia y dejaré de ser cristiano”, dijo Tutu ante los funcionarios del 'apartheid' en 1982.

Además de ser un duro crítico de la segregación, también lo fue con los líderes que nacieron cuando la democracia llegó a Sudáfrica. Nunca dejó de decir lo que pensaba, como cuando condenó al expresidente Jacob Zuma por acusaciones de corrupción.

Después de décadas de trabajo y luchas sociales, en 2010, Tutu anunció su retirada de la vida pública. Su estado de salud se debilitó tras padecer un cáncer de próstata.

Con Reuters y EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente