Las preguntas sobre volcanes que la ciencia aún no puede responder

·5 min de lectura
<span class="caption">Tras una semana de actividad, la erupción del nuevo volcán de La Palma ha atravesado un periodo de baja intensidad.</span> <span class="attribution"><a class="link rapid-noclick-resp" href="https://rtvc.es/en-directo/" rel="nofollow noopener" target="_blank" data-ylk="slk:RTVC">RTVC</a></span>
Tras una semana de actividad, la erupción del nuevo volcán de La Palma ha atravesado un periodo de baja intensidad. RTVC

Vivir en las faldas de un volcán implica, obviamente, un riesgo muy alto. Los habitantes de las áreas afectadas por las coladas y piroclastos de la espectacular erupción en la preciosa isla de La Palma han vivido con congoja la pérdida de sus casas.

Ante esto, es la ciencia la que debe echar una mano. Una mano informativa. Porque la ciencia sólo puede aspirar a entender para poder explicar los procesos de la naturaleza, porque no puede detenerla; ni un sistema volcánico como éste, ni la dinámica atmosférica que genera un tifón, ni la dinámica litosférica que acerca y aleja unas placas tectónicas respecto a otras. Siempre podremos estudiar y entender para reaccionar mejor, pero nunca detener.

Explicar la erupción

Poco se puede añadir ya a todo lo mencionado y descrito hasta el momento de este episodio eruptivo. Se ha explicado mucho en entrevistas a bote pronto (algunas sobre el mismo terreno) por parte de técnicos y científicos. Se han esforzado por atender también este frente informativo, en cualquier nivel de conocimiento, desde la divulgación para chavales de colegio (qué es un volcán, la diferencia entre magma y lava…), hasta el detalle científico más avanzado (composición química, mecanismos de desgasificación, imágenes satelitales, actividades de monitoreo…). Pero todo esto parece no ayudar lo necesario.

La erupción por definición en Geología ha sido de efusiva a poco explosiva porque el magma que la nutre es de composición básica, es decir, pobre en sílice y poco viscosa y, por tanto, de emanaciones de lava fluidas. Esta composición química del magma puede alimentar erupciones de tipo estromboliano como en el caso de La Palma, o de tipo hawaiano –las que todos reconocemos como “de grifos abiertos” de lava que fluye con rapidez en las islas de Hawái–.

Las estrombolianas comparadas con las de tipo hawaiano son sólo ligeramente más explosivas, y con capacidad de fragmentación y dispersión de material expulsado y altura de columna eruptiva un poco mayores. Están lejos de la capacidad explosiva de las erupciones de tipo vulcaniano, pliniano o peleano por ejemplo, con lavas viscosas y erupciones muy violentas (como las del Vesubio, Santa Helena, Pinatubo, etc). O incluso de aquellas erupciones hidromagmáticas en las que la interacción agua-magma puede generar erupciones muy explosivas.

De hecho, si La Palma fuese una isla deshabitada, habríamos simplemente disfrutando (ciencia y turismo) de las maravillas que la naturaleza nos regala de vez en cuando: una erupción volcánica “tranquila” al alcance de la mano (o del selfi). Sin embargo, habiendo vidas humanas en peligro, esta información y detalles ofrecen poco consuelo y no ha satisfecho la curiosidad (¿necesidad?) de la sociedad sobre cuándo, qué día, cesará el volcán de rugir definitivamente.

La explicación científica del especialista pretende proporcionar las herramientas de conocimiento suficientes para que la sociedad encuentre el equilibrio entre mantenerse alerta y conservar la suficiente serenidad para reaccionar de manera eficiente, siendo conscientes de un escenario tan particular (hablamos de un volcán que afecta a municipios habitados).

Preguntas sin respuesta

Lamentablemente, la ciencia aún no tiene respuesta a las dos cuestiones clave en vulcanología:

  • cuándo y cómo ocurre el cebado de la cámara magmática en profundidad que genera y alimenta la erupción en superficie,

  • y en qué momento cesa la actividad eruptiva, fundamentalmente de material sólido.

Para la primera pregunta la ciencia dispone de los detalles estudiados en erupciones previas junto a herramientas de monitoreo que, en el caso de La Palma, han funcionado a la perfección para alertar a la población de que el volcán se estaba poniendo nervioso.

Hasta 15 cm de deformación (abombamiento) del terreno y ocho días de seísmos han desembocado en la erupción. Honesta y humildemente, debemos reconocer que no sabíamos si 4, 15 o 40 cm, así como 5, 8 ó 100 días de seísmos serían los precisos antes de la erupción. Es aquí donde debemos continuar nuestros esfuerzos científicos todos los grupos de investigación a nivel mundial.

Como ejemplo cercano, la aportación de nuestro grupo del Departamento de Geología de la Universidad de Salamanca a esta deseada predicción se concentra en comparar la llegada de la señal geofísica (terremotos y deformación) con la señal geoquímica (liberación de gas mantélico cuando se desestabiliza la cámara magmática antes de que la erupción esté ya en marcha). Comprobamos en el caso de Tagoro (isla de El Hierro) en 2011 cómo la señal geoquímica avisaba con antelación a la geofísica de la llegada de la que fue la última erupción (submarina) en el archipiélago.

Para la segunda inquietud, no es necesario ser científico para asumir que la actividad volcánica termina cuando el reservorio magmático se vacía lo suficiente para relajar la presión interna que lo desestabiliza. Y la ciencia no ha llegado aún a predecir este punto de control.

Un parón puntual en la emisión de lava en La Palma puede indicar el principio del fin de la erupción, o el principio del fin de este actual pulso eruptivo a la espera de la llegada de uno nuevo. Podría también estar ligado a un taponamiento en el conducto de salida por el propio derrumbe del edificio cónico, aunque parece improbable ya que tendrían que bloquearse todas las bocas emisoras abiertas estos días. Si el magma está migrando en profundidad (debe indicarlo la posición de los seismos), podría “reaparecer”, “reabrirse”, en otra nueva apertura. No hay explicación hasta que se consigan más datos de medida.

A partir de ahora la primera urgencia será atender y compensar lo máximo posible a las familias damnificadas. Después, cuando el material haya enfriado un poco, leer con esmero la información que el interior del planeta nos ha escrito en el material expulsado por esta erupción.

Las rocas (piroclastos y lavas solidificadas) y sus componentes (minerales y volátiles incluidos) son los testigos de lo ocurrido en profundidad, antes y durante la erupción. Estudiándolos, seremos capaces de comprender mejor el proceso eruptivo bajo La Palma, de manera que la ciencia siga avanzando y acercándose a constreñir mejor las condiciones en las que ocurrirá la próxima erupción, conscientes de que llegará sin que el hombre ni la ciencia puedan detenerla. La naturaleza inexpugnable.

Cuando todo esto termine, tendremos más herramientas de conocimiento para afrontar la próxima erupción, en general, y en La Palma, en particular: un paisaje, así como un mapa topográfico-geológico, nuevos o modificados, pero igual de bellos.

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

Antonio M. Álvarez Valero no recibe salario, ni ejerce labores de consultoría, ni posee acciones, ni recibe financiación de ninguna compañía u organización que pueda obtener beneficio de este artículo, y ha declarado carecer de vínculos relevantes más allá del cargo académico citado.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente