¿Prefieres que te amputen una mano o vivir con una esvástica tatuada en el rostro?

Enemigo. (Imagen creative commons vista en Pixabay).

Esta pregunta tan contradictoria forma parte de un estudio sobre la reputación realizada por un equipo de investigadores de la Universidad Estatal de Florida, cuyos resultados acaban de publicarse en la revista Social Psychological and Personality Science. En realidad, el estudio tiene algo de metaestudio, pues combina datos de investigaciones previas mezclados con nuevos datos experimentales relacionados con preguntas cuya respuesta hace elegir entre dos escenarios posibles.

La pregunta del titular sobre los nazis y la amputación arrojó resultados sorprendentes. En una encuesta realizada a 166 estudiantes de la citada universidad, tanto hombres como mujeres, el 70% de los participantes respondió que preferirían que les amputaran la mano directora antes de ser etiquetado permanentemente como nazi.

En otra pregunta del test, los voluntarios se veían obligados entre morir ahora mismo o vivir hasta los 90 años en una comunidad en la que se te considerase un pedófilo. De los 115 voluntarios, el 53% prefirió elegir la muerte en ese instante. Para uno de los coautores del trabajo, Andrew J. Vonasch, los resultados sugieren que la motivación de las personas para proteger su reputación es mucho mayor de lo que se pensaba. ¿La razón? Para Vonasch esto se debe a que el ‘yo’ sirve fundamentalmente en fines sociales.

La investigación se centró en un concepto manejado en psicología y sociología que afirma que la supervivencia de un individuo en una sociedad cooperativa depende enormemente de su reputación. Citando estudios anteriores, el nuevo trabajo sostiene que los individuos con una reputación moral pobre han sido historicamente castigados o exiliados por su comportamiento, lo cual da a la gente un incentivo enorme a la hora de proteger su reputación.

En palabras de Vonasch: “una buena reputación es como una llave que abre las puertas de los beneficios que aporta la sociedad. Tener mala reputación es como perder la llave, ya que la estrategia de superviviencia de la humanidad se basa en la coperación. Para la mayoría de la gente, verse apartado de la sociedad significa la muerte”.

Para poner a prueba hasta donde llegarían los voluntarios con el fin de proteger su reputación, los investigadores crearon un experimento trampa. Este experimento falso estaba destinado supuestamente a sacar a la luz actitudes inconscientes de “racismo implícito”. Con independencia de las respuestas, algunos alumnos fueron etiquetados como racistas, tras lo cual se les comunicó que los resultados se harían públicos entre el resto de estudiantes de la universidad.

Más tarde, se les comentó a los estudiantes que podrían participar en un nuevo experimento que requeriría que sumergiesen sus manos en un cubo lleno de gusanos. Se les comentó que todos los alumnos que participasen en este nuevo experimento podrían ver su nombre “salir” de la lista de racista del experiment anterior. Lo que sucedió fue que casi un tercio de los estudiantes decidieron proteger su reputación aunque para ello tuviesen que enfrentarse a una buena dosis de repulsión.

Vonasch cree que este trabajo podría tener implicaciones significativas en las teorías existentes sobre el altruismo y la motivación. Por ejemplo, lo que puede parecer un comportamiento altruista podría en realidad ser un esfuerzo encaminado a proteger la reputación.

Me enteré leyendo Livescience.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines