'Predator 2' y el cariño al cine de los 80 más casposo en un solo vídeo

·4 min de lectura

Cuando pensábamos que a la saga de Predator no le quedaba nada nuevo por contar después de tres secuelas y dos crossovers que fueron de mal en peor, van y nos sorprenden con Predator: La presa. El reboot disponible en Disney+ no ha dejado de generar conversación desde su estreno el 5 de agosto, y no es para menos. No solo es de los lanzamientos más recomendables que actualmente podemos encontrar en el universo streaming con una apuesta de acción efectiva, solvente y original, sino que también se ha coronado como la entrega mejor calificada por la crítica de toda la franquicia. Incluso por encima del clásico original de Arnold Schwarzenegger de 1987.

El buen recibimiento ha despertado un interés renovado por la saga, sobre todo por Depredador 2 (1990), que ha pasado de ser la secuela peor valorada y menos rentable de todas a ser recordada con el cariño asociado al poder de la nostalgia cinematográfica. Y un vídeo viral lo está demostrando.

Cartel de Predator: La presa (Disney+) e imagen de la película (Photo by David Bukach. © 2022 20th Century Studios. All Rights Reserved.)
Cartel de Predator: La presa (Disney+) e imagen de la película (Photo by David Bukach. © 2022 20th Century Studios. All Rights Reserved.)

Que el público prendado a Predator: La presa esté hablando de Depredador 2 en redes sociales tiene truco. Y es que la nueva película, que cuenta la historia de Naru, una indígena comanche que se enfrenta al alienígena asesino en el año 1719, incluye un Easter Egg que la conecta directamente con aquella secuela protagonizada por Danny Glover. Se trata de una pistola que lleva el nombre ‘Raphael Adolini’ y el año 1715 grabado. En Predator: La presa, Naru toma posesión del artefacto para usarlo contra el Yautja (nombre biológico de la criatura) pero, aquellos que recuerdan Depredator 2, han reconocido enseguida que es la misma pistola que otro alienígena le entrega al Detective Mike Harrigan (Danny Glover) en la secuencia final.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Con este nexo de fondo, el público ha vuelto a hablar de aquella secuela que sirve como un ejemplo claro del cine más casposo de los 80 pero que ahora, con el paso del tiempo, le tenemos cierto cariño por eso mismo que representa: el cine de una era que nos marcó para siempre. Hablo de ese cine de acción ochentero de tipos duros, personajes acartonados e historias sin profundidad alguna, pero que estaba diseñado para sacar a relucir la acción más extrema como protagonista absoluta. Es decir, frases malotas, tiroteos en exceso, sangre por doquier y estereotipos a mansalva. Depredador 2 es el ochenta casposo en su máxima potencia. Confieso que he vuelto a verla a raíz de la conversación en redes y es tan mala como la recordaba, con la diferencia de que ahora la redescubres con los ojos del niño de los 80 que llevas dentro.

Por eso, gracias a ese cariño repentino que nos ha provocado por pura nostalgia, ha surgido un vídeo que precisamente resume ese amor por el cine ochentero casposo. Porque es verlo y sentir cómo vuelven esos recuerdos por aquella era, con películas como Depredador que nos llevaban a pasar horas en los videoclubs, con esas estanterías repletas de ejemplos del cine de acción más ridículo pero entretenido.

El vídeo forma parte de las tomas falsas en lo que parece ser un momento distendido en el set, el mismo día que filmaron la secuencia final. Aquella que mostraba al detective protagonista entrando por accidente a la nave extraterrestre, topándose con varios yautjas mientras descubría que se trataba de una especie que se dedicaba a cazar a otros depredadores de la galaxia (vemos un esqueleto de dinosaurio, del Xenomorfo de Alien -de ahí que luego hicieran el crossover entre sagas- y una calavera humana).

En el vídeo, mientras los extras disfrazados de depredadores empiezan a bailar aparece Danny Glover pasándoselo pipa en una especie de ‘dance off’ por ver quién se mueve mejor. Lo más divertido del asunto es que algunos de esos extras eran jugadores de Los Angeles Lakers de la NBA.

Danny Glover es fan del equipo de básquet y al saber que necesitaban extras de alta estatura para meterse en la piel de los alienígenas, llamó a los jugadores enseguida. El resultado fue la secuencia más costosa del filme, con nueve trajes adicionales hechos a medida aunque solo aparecían unos minutos en pantalla. Se trata de la primera escena de la saga que confirmaba que los depredadores eran una especie variopinta, cazadores en general que vivían y viajaban juntos.

Otra curiosidad: al terminar el rodaje nadie sabe qué pasó con los nueve trajes, literalmente desaparecieron.

Todas las entregas de la saga están disponibles en Disney+.

Más historias que te pueden interesar: