Por qué el precio de los coches eléctricos va camino de caer en picado

·4 min de lectura

¿Cuándo va a bajar el precio de los coches eléctricos? Aunque no está claro con qué rapidez bajará el coste medio de los vehículos eléctricos, una cosa es casi segura: el coste de los coches eléctricos sí que bajará.

La pregunta clave para la adopción del coches eléctricos puede ser: ¿Cuándo los coches eléctricos tendrán aproximadamente el mismo precio que los coches de gasolina? Una vez que eso ocurra, es probable que la industria del automóvil dé un vuelco.

Por qué el precio de los coches eléctricos va camino de caer en picado REUTERS/Toby Melville
Por qué el precio de los coches eléctricos va camino de caer en picado REUTERS/Toby Melville

¿Cuánto cuestan los vehículos eléctricos?

La diferencia de precios entre los vehículos eléctricos y los de gasolina no es tan elevada como cabría esperar, sobre todo porque los precios de los vehículos eléctricos han ido disminuyendo mientras el precio medio de los coches de gasolina ha ido aumentando.

El vehículos eléctrico menos caro disponible en Estados Unidos, el modesto Kandi NEV K27, costaba 15.499 dólares, mientras que el vehículo de gasolina menos caro en 2021 era el Chevrolet Spark, con un precio de venta al público de 13.600 dólares. Aunque los costes de propiedad de un vehículo eléctrico son, por término medio, más bajos que los de un coche de gasolina, su mayor precio de compra es una de las razones por las que las ventas de vehículos eléctricos siguen siendo bajas en Estados Unidos: sólo un 2% en 2021.

Diferentes modelos de negocio, diferentes precios

Como señaló recientemente Elon Musk, CEO de Tesla, las empresas emergentes de vehículos eléctricos no tienen el lujo que tienen los fabricantes de automóviles tradicionales de vender sus coches a bajo precio.

Según la Asociación Nacional de Concesionarios de Automóviles, las ventas de coches nuevos representan el 58% de las ventas totales de un concesionario, pero sólo el 26% de su beneficio bruto total, lo que significa que sus vehículos se venden a su coste de producción o cerca de él. Los beneficios proceden principalmente de los servicios y las piezas, así como de los intangibles, como los seguros y la financiación, especialmente en el caso de los vehículos más antiguos que han superado sus garantías.

Esto se conoce como el "modelo de negocio de las hojas de afeitar", llamado así por Gillette, la primera empresa de maquinillas de afeitar que vendía sus maquinillas a bajo coste y obtenía beneficios con las hojas de recambio. Los vehículos eléctricos tienen menos requisitos de servicio, garantías más largas y menos vehículos fuera de garantía, por lo que los beneficios brutos de los fabricantes de vehículos eléctricos deben provenir principalmente de las propias ventas de vehículos. Esto se traduce en mayores costes iniciales para los clientes.

Predicciones sobre la paridad de precios

Los expertos en automoción son casi unánimes en sus expectativas de que los precios de los vehículos eléctricos disminuirán y alcanzarán la paridad de precios con los coches de gasolina en los próximos años.

El director general de Volkswagen, Herbert Diess, prevé la paridad de precios para 2025, mientras que Bloomberg NEF predice que los vehículos eléctricos serán más baratos que los de gasolina "en unos cinco años, sin subvenciones". Es decir, en 2027.

Una vez que la paridad de precios llegue a la mayoría de los tipos de vehículos, los expertos predicen una alteración del mercado a gran escala, con las ventas de coches eléctricos superando las de los vehículos de combustión interna.

Hay una razón principal para el continuo declive de los vehículos eléctricos, y una serie de razones secundarias. La primera y más importante es el coste de las baterías que alimentan los vehículos, que cada vez son más económicas.

Algo más de la mitad del coste (51%) de un vehículo eléctrico corresponde a la cadena cinemática: la batería, el motor o los motores y su electrónica asociada. En cambio, el motor de combustión de un vehículo convencional constituye aproximadamente el 20% del coste total del vehículo. Del coste de la batería, el 50% corresponde a las propias celdas de iones de litio, mientras que la carcasa, el cableado, la gestión de la batería y otros componentes constituyen la otra mitad.

Reducción de la ansiedad por la autonomía

Sin una red de recarga suficiente para satisfacer la ansiedad por la autonomía de los potenciales compradores de vehículos eléctricos, los fabricantes se han centrado en aumentar el tamaño de las baterías (y, por tanto, la autonomía) de sus vehículos, con muchos coches eléctricos que prometen más de 200 millas de autonomía, muy por encima del total de 40 millas de viaje diario de los estadounidenses.

Las mejoras en la eficiencia de las baterías y la reducción de los costes sólo han llevado a baterías más grandes y a una mayor autonomía, pero no a una reducción de los precios. Esto podría cambiar pronto.

China ha dado un gran impulso a la expansión de su red de recarga de vehículos eléctricos, con más de 112.000 estaciones de recarga instaladas sólo en diciembre de 2020. En Estados Unidos, Biden también ha lanzado un ambicioso plan para que haya estaciones de carga cada 50 millas. En Europa seguimos esperando...

Más noticias que te pueden interesar:

VIDEO | El descenso a la estación de metro más profunda del mundo: un andén a 105 metros bajo tierra

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente