El príncipe Guillermo cierra una visita a Kuwait marcada por el medioambiente

El príncipe Guillermo de Inglaterra, duque de Cambridge, concluyó este martes una visita a Kuwait donde se reunió con el emir Sabah al Ahmad al Sabah. EFE/ Abir Sultan

El Cairo, 3 dic (EFE).- El príncipe Guillermo de Inglaterra, duque de Cambridge, concluyó este martes una visita a Kuwait que en los últimos dos días le llevó a observar a las aves migratorias e incluso a sumarse a las tareas de limpieza de una playa, además de reunirse con el emir Sabah al Ahmad al Sabah.

El duque de Cambridge, que llegó al país árabe el 1 de diciembre, partió este martes por al anochecer hacia Omán, la otra parada de su gira por los países del golfo Pérsico, informó en su cuenta oficial de Twitter el Palacio de Kensington.

Durante su estancia en Kuwait, se desplazó en un vehículo por la Reserva Natural de Jahra, donde observó el paisaje con prismáticos y aprendió más "sobre los ambiciosos planes de Kuwait" para proteger la naturaleza de los "desafíos humano y medioambiental", según Kensington.

En el marco de los esfuerzos del país árabe para combatir la polución creada por los plásticos, el príncipe incluso se aventuró a unirse a la limpieza de una playa en la reserva y a identificar aves en este espacio natural.

También tuvo tiempo para empaparse de la cultura rural kuwaití en un desierto a las afueras de la ciudad de Kuwait, donde pudo ver de primera mano cómo se pone en práctica la cetrería o visitar una tienda de campaña tradicional, según fotografías difundidas por el Palacio.

En el plano militar, Guillermo participó en un ejercicio de entrenamiento conjunto entre las tropas británicas y las kuwaitíes, y, finalmente, se reunió también con el emir del país en el Palacio de Bayan, como ya habían hecho en su momento su abuela y su padre.

Al Sabah, de 90 años, se encuentra delicado de salud y regresó a su país el pasado octubre procedente de Estados Unidos, donde sufrió una dolencia que le obligó a posponer una reunión con el presidente Donald Trump.