PP y Vox intentan arremeter contra el derecho al aborto en Castilla y León

AFP - JAVIER SORIANO

En España se despenalizó el aborto en 1985 y se legalizó en 2010. Ahora el gobierno de Castilla y León, gestionado por PP y Vox, quiere aplicar una nuevo protocolo, inspirado en las medidas que existen en Hungría, por el que se ofrece a la madre gestante apoyo psicológico y acceso a escuchar el latido del feto a partir de la sexta semana de embarazo.

El sistema de salud de Castilla y León estrena este lunes su nuevo protocolo para mujeres embarazadas, que tiene como objetivo reducir las interrupciones voluntarias de embarazos en la Comunidad, y que ha estado rodeado de polémica desde que el pasado jueves lo anunciara el vicepresidente del gobierno de esta región española, Juan García-Gallardo, del partido ultraderechista VOX.

"La finalidad de este protocolo es que no ejerzamos el derecho que ya tenemos conseguido, el derecho al aborto. Estas medidas son restrictivas de derechos", denuncia a RFI la vicepresidenta del Foro Feminista de Castilla y León, Nina Infante.

El presidente de esta región española, Alfonso Fernández Mañueco del derechista Partido Popular, negó por su parte este lunes que su Gobierno vaya a adoptar ningún protocolo con las mujeres embarazadas que "pueda suponer coacciones directas", aclaró en una comparecencia.

"No se obligará a nada a los médicos ni a las mujeres embarazadas", aclaró el presidente autonómico. Esto es, ni deberán oír el latido del feto ni someterse a una ecografía anticipada en 4D, como dijo el jueves su vicepresidente y aliado de Vox, Juan García-Gallardo, desautorizándole.


Leer más sobre RFI Español