PP y Vox defenderán su veto a penalizar el acoso a mujeres que abortan

·3 min de lectura
Una imagen de una manifestación contra el aborto frente a la sede del Tribunal Constitucional en Madrid. (Photo: Óscar González/NurPhoto via Getty Images)
Una imagen de una manifestación contra el aborto frente a la sede del Tribunal Constitucional en Madrid. (Photo: Óscar González/NurPhoto via Getty Images)

La polémica sobre el derecho de las mujeres a abortar regresa este jueves al Congreso, como viene siendo habitual, de la mano de la derecha. La proposición de ley del PSOE que contempla penas de cárcel para quienes acosen a las mujeres que acuden a las clínicas abortivas vuelve este jueves al Pleno del Congreso de los Diputados con el debate de las enmiendas a la totalidad de PP y Vox, que previsiblemente serán rechazadas.

El pasado mes septiembre el Pleno dio luz verde a la propuesta socialista de reformar el Código Penal para añadir un nuevo precepto que castigue a los acosadores y hostigadores que se concentran a las puertas de esas clínicas con una pena de prisión de tres meses a un año o con trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 80 días.

Todos los grupos apoyaron entonces la iniciativa salvo PP y Vox, que han presentado sendos vetos al texto, y todo apunta a que no saldrán adelante por lo que la proposición de ley continuará su tramitación parlamentaria.

El PP califica la reforma de “utilización sectaria de las instituciones”

El Partido Popular argumenta en su enmienda que la inclusión de un nuevo artículo, el 172, que plantea el grupo socialista, es “innecesario y reiterativo” porque el Código Penal ya protege frente a las amenazas y coacciones.

Para los ‘populares’ esta reforma supone una “utilización sectaria de las instituciones y del ordenamiento jurídico” y, además, “limita” el ejercicio de derechos fundamentales de libertad de expresión y de reunión.

En la enmienda, se pregunta por qué no “regular también un tipo específico a quienes padecen hostigamiento intimidación o violencia por su filiación política o a quienes quieren usar en sus negocios el idioma oficial de nuestro país sin por ello ser amenazados o violentados, o considerar actos de hostigamiento las concentraciones frente a los lugares de culto o religiosos”, entre otros.

Y denuncia que mientras se despenaliza a los piquetes de las huelgas se pretende penalizar a “los voluntarios” que están a las puertas de los centros y cuya función, sostiene el PP, es “informar y atender” a las mujeres que acuden a las clínicas abortivas.

Vox quiere acabar con “la criminalización del hombre”

La enmienda de Vox también considera que la proposición de ley del PSOE es “profundamente perturbadora” de derechos fundamentales y “censura” las libertades de reunión, expresión e ideológica de personas “cuyo pensamiento y discurso sobre el aborto difiere del considerado aceptable por el Gobierno y los grupos políticos que lo sostienen”.

Según Vox, las personas que acuden a las puertas de estas clínicas, ofrecen oraciones, consejo y apoyo de diversa naturaleza a las mujeres que estén interesadas en recibirlo en un contexto “absolutamente pacífico y exento de coacción”.

Además, critica que la reforma se haga a través de una proposición de ley eludiendo el estudio preceptivo de los órganos constitucionales “que alertarían sobre la inconstitucionalidad de la norma”.

Como texto alternativo, la formación de Santiago Abascal propone la supresión de varios apartados del artículo 172 del Código Penal para acabar con “la criminalización del hombre operada por la legislación de género”.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente