El PP ve a Vox descolocado y dañado tras la crisis con Olona

·2 min de lectura

Madrid, 19 sep (EFE).- El Partido Popular cree que el principal adversario a su derecha, Vox, se ha quedado descolocado tras el resultado en Andalucía y puede quedar dañado por su primera crisis interna con Macarena Olona como protagonista, según apuntan diversas fuentes populares.

El partido de Alberto Núñez Feijóo ha evitado ahondar en público en la situación de la formación de Santiago Abascal después de que Olona, una de sus principales caras visibles, anunciase en julio que dejaba la política y la portavocía de Vox en el Parlamento de Andalucía por motivos de salud para reaparecer un mes más tarde y no descartar su vuelta.

Preguntado este lunes al respecto en rueda de prensa el coordinador general del PP, Elías Bendodo, ha señalado que no se meten en cuestiones internas de otros partidos, al tiempo que ha dado a Vox la bienvenida a la "política orgánica real". "Se va haciendo uno mayor conforme pasa el tiempo", ha agregado.

En los últimos días, los populares han reivindicado que son la única alternativa a Sánchez y han hecho gala de la unidad de la que gozan tras la llegada de Feijóo al liderazgo del partido, que oponen a la descomposición que ven en el Ejecutivo de coalición.

En privado, son varios los dirigentes que apuntan que el ruido en las filas de los de Abascal beneficia al PP. Además, extienden el problema más allá de Olona y ponen el foco en la estrategia: criticar al PP y exigir la entrada en el Gobierno andaluz no les sirvió para lograr el resultado esperado en Andalucía, donde la mayoría absoluta de Juanma Moreno les dejó sin influencia.

Ahora, Vox se enfrenta al dilema de cómo relacionarse con el PP para no perder apoyos entre sus simpatizantes y en la formación de Feijóo piensan que apenas tienen margen para adaptar su mensaje, pues tampoco les funciona apostar por una mayor radicalidad ideológica.

Creen además en las filas populares que los comicios municipales evidenciarán la debilidad de Vox, del que esperan que se enfoque en las grandes capitales, al carecer del músculo municipalista del que sí gozan PP y PSOE.

En el PP admiten que las encuestas que dan una mayoría al bloque conservador cuentan con Vox, pero no renuncian a conseguir una mayoría "suficiente" como las de Juanma Moreno o Isabel Díaz Ayuso que impida a este partido bloquear la formación de un Gobierno unicolor. Tampoco se cierran al pacto con los de Abascal.

En este contexto, sigue pendiente el encuentro entre Feijóo y Abascal al que se comprometieron en abril. La agenda del líder del PP ha evitado este domingo una foto de ambos, pues Feijóo no pudo acudir a la marcha que pedía que el español sea lengua vehicular en Cataluña, lo que provocó las críticas de sus adversarios. En el PP ven estéril esta polémica.

(c) Agencia EFE