El PP suspende las negociaciones con el Gobierno sobre el Poder Judicial

Sánchez y Feijóo, en Moncloa. (Photo: Europa Press News via Getty Images)
Sánchez y Feijóo, en Moncloa. (Photo: Europa Press News via Getty Images)

Sánchez y Feijóo, en Moncloa. (Photo: Europa Press News via Getty Images)

El PP ha decidido suspender las conversaciones con el Gobierno por el Poder Judicial tras reafirmar el presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, su intención de reformar el delito de sedición.

Tras una conversación entre el líder de la oposición, Alberto Núñez Feijóo, y el jefe del Gobierno, el PP ha decidido que “las conversaciones quedan suspendidas a la espera de que el PSOE decida si en el ámbito institucional quiere avanzar con un partido constitucionalista como el PP o quiere seguir de la mano departidos que buscan debilitar el Estado de derecho y romper la unidad constitucional”.

Según informa el PP en un comunicado de 12 puntos, en la charla entre ambos líderes Feijóo le ha ofrecido a Sánchez “abordar juntos cualquier reforma del Código Penal que afecte a la rebelión, a la sedición y a la tipificación de delito de convocatoria de un referéndum ilegal”. “Tal y como el propio presidente Sánchez prometió a los españoles cuando se presentó a las últimas elecciones”, añaden.

Feijóo ha trasladado a Sánchez "su extrañeza" porque el PSOE quiera reformar el delito de sedición porque Bolaños había dicho que "no estaba en sus planes esa modificación"

En dicha conversación, Feijóo “ha trasladado su extrañeza ante el cambio de posición del PSOE en lo relativo a la reforma del Código Penal para rebajar las penas del delito de sedición”.

Dicen en el PP que el ministro de Presidencia, Félix Bolaños, al que los populares se refieren en el comunicado como “el interlocutor designado por el presidente Sánchez para abordar las conversaciones”, había trasladado “que no estaba en sus planes acometer esa modificación”.

Sin embargo, Sánchez ha confirmado a Feijóo que sí, que quiere modificar este delito para, como ha dicho en numerosas ocasiones, homologarlo al resto de Europa.

Para el PP es "una incongruencia insalvable pactar el reforzamiento del Estado de derecho al mismo tiempo que se pacta con otros partidos desprotegerlo"

Algo que para el PP es “una incongruencia insalvable” ya que implica “pactar el reforzamiento del Estado de derecho al mismo tiempo que se pacta con otros partidos desprotegerlo”.

“Reformar la ley para mejorar la independencia judicial no es compatible con reformar la ley para decirle a los jueces que han de ser condescendientes con aquellos que se levanten contra la unidad de España”, alega el PP.

Los de Feijóo señalan que “para aquellas personas con causas abiertas por delito de sedición, actualmente las penas ya pueden verse reducidas con la única condición del arrepentimiento y el compromiso de no reincidir”.

Según el PP, “el único propósito del PSOE con esta modificación es un compromiso unilateral con el independentismo”.

Los populares consideran que “la decisión de incorporar a la agenda política la reforma del Código Penal en este momento sólo puede obedecer a dos motivos: o exigencias del independentismo o vocación de paralizar un acuerdo para despolitizar la Justicia que estaba muy avanzado y que parece no convencer al Gobierno”.

En el comunicado, el PP dice ser “un partido de Estado que antepone el interés general a ningún interés personal o partidista” y por ello consideran que no pueden “seguir avanzando mientras el presidente Sánchez no aporte garantías suficientes de que no seguirá usando todos los poderes del Estado para facilitar el camino a aquellos que quieren combatirlo”.

El PSOE responde: “A Feijóo le han temblado las piernas”

“A Feijóo le han temblado las piernas, el acuerdo estaba hecho”, aseguran fuentes del PSOE cuya respuesta, a través de un comunicado más corto, ha sido durísima.

Los socialistas acusan al líder del PP de poner “una nueva excusa” para bloquear la renovación del Poder Judicial y de “no resistir las presiones de la derecha más reaccionaria”.

Los de Sánchez señalan que el PP ha roto la negociación “con un acuerdo listo y preparado para ser firmado”, algo que los populares negaban que fuera así.

Según el PSOE, ha sido Sánchez quien ha telefoneado a Feijóo “para formalizar un acuerdo que ya estaba negociado y listo para ser firmado” por ambos partidos pero, a juicio de los socialistas, el líder del pP “ha utilizado una nueva excusa” para romper la negociación e incumplir con la Constitución “una vez más”.

"Feijóo no resiste las presiones de la derecha más reaccionaria que, en todo momento, ha estado boicoteando esta negociación para que no llegue a buen puerto", dicen en el PSOE

“El señor Feijóo demuestra una absoluta falta de autonomía política al no resistir las presiones de la derecha más reaccionaria que, en todo momento, ha estado boicoteando esta negociación para que no llegue a buen puerto”, aseguran desde el PSOE.

Los socialistas acaban su comunicado afirmando que “el cumplimiento de la Constitución no admite condiciones ni chantajes” y que “la agenda legislativa del Gobierno no ha sido modificada en ningún momento a lo largo de la legislatura ni tampoco durante la negociación de las últimas semanas”.

“Y desde luego”, concluyen, “no puede ser objeto de intercambio con el obligado cumplimiento de la Constitución”.

Las reacciones del arco parlamentario

Los socios de gobierno del PSOE, Unidas Podemos, ven a Feijóo “bajo presión” , como ha expresado su portavoz parlamentario. Pablo Echenique ha tirado de ironía para señalar que el actual líder popular hace caso a la “derecha mediática” para no acabar “decapitado en 48 horas” como Pablo Casado.

Yolanda Díaz, por su parte, ha utilizado términos muy parecidos al comunicado socialista, acusando a Feijóo de no ser “creíble” tras agarrarse a la “enésima excusa”.

Para la vicepresidenta segunda, el “bloqueo permanente” que, a su juicio, practican los dirigentes del PP con la renovación del CGPJ “degrada nuestra democracia”.

En sentido contrario se ha manifestado la presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, que ha celebrado la suspensión del “infame pasteleo” entre los dos partidos mayoritarios, una negociación que, dice, mancha “el nombre de la Justicia y la democracia”.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TE PUEDE INTERESAR